Actores de la educación opinan sobre los avances Universidad Regional

Roberto Villagra, dirigente Colegio de profesores  de la Sexta Región

Nos parece un error que el Gobierno haya cerrado las instancias de participación

Roberto Villagra, dirigente del magisterio regional fue el encargado de representar a los docentes en la Comisión Ejecutiva por la Universidad Regional. A casi medio año de la última sesión, Villagra explica que es necesario retomar los diálogos regionales. “A nuestro juicio el Gobierno dio por cerrada la participación ciudadana una vez que  se entregó el informe y nosotros les hicimos ver, que nos parecía un error, porque creemos que hoy,  lamentablemente, una discusión que  tuvo un origen participativo está en manos de instituciones que  están gravemente cuestionadas para resolver los problemas del país”. Según el dirigente los profesores no han sabido de los avances del proyecto en el poder legislativo. “Nosotros no tenemos ninguna información de cómo ha caminado el proyecto en el parlamento, nunca nos llegó un reporte nada, pero tenemos confianza en que este proceso nos lleve a una Universidad pública regional estatal, sin embargo hoy ese proceso se encuentra en el marco de una discusión en instituciones que hoy no dan el ancho en la educación por lo que es legítimo tener aprehensiones en cuanto hacia dónde va el proyecto”.

Es en este contexto que Villagra solicita con urgencia a las autoridades que la región retome los diálogos ciudadanos con tal de que la institución sea exitosa. “Es un proyecto que queremos  que tenga éxito, pusimos todo nuestro empeño en participar para ser un aporte y así lo hicieron todas las organizaciones convocadas  en la Comisión y nunca entendimos que se terminara  así una cuestión que debe ser una construcción colectiva hasta su propia ejecución, nosotros seguimos esperando que esa discusión retorne a las bases”, concluye el dirigente.

 Roxana Pérez, presidenta FIDE Sexta Región

“Nuestros alumnos no tienen muchas expectativas en la Universidad Regional”

La Federación de Instituciones de Educación Particular de O’Higgins, FIDE, reúne a decenas de colegios particulares pagados y subvencionados de la región. De sus aulas egresan la mayoría de los jóvenes del Libertador que quedan en la universidad, es por ello que la presidenta  del organismo no entiende cómo  es que el Gobierno no los  convocó a participar del proceso de creación de la Universidad Regional: “nuestra organización nunca ha sido invitada a nada. Desde que asumieron las nuevas autoridades regionales no hemos sido invitados nunca a ninguna mesa de trabajo que tenga relación con este tema. Y es complicado porque nosotros hemos hablado de este tema en asambleas internas, y es un tema muy importante para toda la comunidad; porque hemos visto históricamente como nuestros alumnos migran a otras regiones, con el costo que significa para ellos tanto  económico como  emocional. Además es en nuestros colegios  donde están los puntajes  más altos, donde por siempre  ha estado la necesidad de contar con una institución de educación superior que atraiga a nuestros alumnos”.

Según Pérez la posición de directivos, apoderados y sobre todo alumnos  es que esta nueva casa de estudios no respondería a sus proyecciones tal y como se tramita hoy la ley “lo que se ha visto es que nuestros alumnos no tienen mucha expectativa de que vaya a ser una universidad atractiva para ellos, esperaban que  pudiese ser un centro universitario  de una universidad prestigiosa, que fuera una sede de una universidad de prestigio y por lo que vemos nosotros, a partir  de la prensa que es donde nos informamos de este tema, es  que pareciera que el proyecto va por crear una Universidad Regional de cero, de lo cual tenemos malas experiencias en el pasado”, sentencia Pérez.

Estudiantes querían una sede universitaria que garantizara calidad

El Liceo Oscar Castro de Rancagua es uno de los más grandes de la región y de sus aulas salen los mejores puntajes PSU  del sistema municipal de Cachapoal por ejemplo, de la  generación 2014, un total de 60 jóvenes lograron superar los 700 puntos promedio. En este marco, Jorge Huerta, presidente del Centro de Alumnos de este establecimiento, quien al momento de la creación del Comité Ejecutivo para la Universidad Regional, fue uno de los dos dirigentes de la educación secundaria que estuvieron convocados a participar de esta instancia,  explica que tras  el fin de esta Comisión no se les ha informado del avance del proceso de esta ley  “no hemos sabido más del tema, después que terminó la Comisión todo quedó en nada, ni siquiera nos invitaron a la entrega del informe, y la verdad sentimos que nuestra opinión no fue influyente en lo que  se concluyó”.

El dirigente explica que  este año las preocupaciones de sus compañeros se centran más en temas del liceo y que la Universidad Regional no les preocupa  en demasía “este año los chicos están más preocupados de cuestiones internas, más que de la Universidad regional, de a poco se pasó el tema, se han olvidado y yo creo que por lo mismo, porque no tuvimos mayor influencia en la Comisión”. Aun así, Jorge Huerta asegura que la comunidad del Oscar Castro tiene delineamientos claros respecto a lo que aspiran de la nueva institución de educación superior: “Nuestra posición respecto a la Universidad fue que esta fuese creada como una universidad participativa, donde los estudiantes tuvieran derecho a opinión, sin autoritarismo, como  sucede en otras universidades. En cuanto al tipo de universidad,  si queríamos que fuese una sede o una universidad  de cero, las opiniones eran divididas,  por lo menos a la mitad del liceo  le parecía que una sede la Universidad  de Chile era lo mejor,  pero en eso ya no decidimos nosotros, dependerá de lo que haga el Gobierno, de los estatutos, y el nuevo rector, entre otros factores.”

En este sentido, María Jesús Moya, presidenta del Centro de Alumnos del Instituto O’Higgins coincide en que la participación de los jóvenes de este establecimiento ha sido mínima; la institución privada más grande de Rancagua estuvo presente solo en una asamblea convocada por el municipio, y los estudiantes no han podido tener el tiempo de analizar el tema y presentar una propuesta. “Para nosotros es un tema interesante porque sentimos que trae más movimiento a la región, pero no hemos tenido la oportunidad de verlo en profundidad. Como centro de alumnos  hemos analizado el tema y sentimos que preferimos una sede a una universidad completamente nueva porque obviamente trae más prestigio  y eso nos da más seguridad”, asegura la dirigente.

Top