En Colchagua: Con pintorescas medidas comunas saturadas enfrentarán episodios críticos de contaminación

Uso de banderas rojas en plazas, copas de agua y edificios públicos es la acción que primara en comunas como Chimbarongo y Placilla ante episodios críticos de contaminación del aire. A pesar de los esfuerzos locales, municipios y vecinos piden más presencia y fiscalización de parte de las autoridades regionales.

Por: Irene Padilla.

El frío ya comenzó, y con la llegada de un invierno que se prevé más duro que en años anteriores, se espera que la contaminación del aire sea un tema central durante los cinco meses restantes. Hace solo unas semanas la seremi de Medioambiente anunció una mayor coordinación para el proceso informativo de los episodios críticos de contaminación, situación que tuvo en vilo a la región durante todo el 2014 debido a la falta de coordinación en la entrega de datos por parte del gobierno central que no permitían anunciar con tiempo suficiente las jornadas de premergencia y emergencia.

En abril se lanzó la campaña 2015 que busca mayor coordinación a nivel local reforzando el trabajo de las comunidades en cuanto al Plan de Descontaminación Ambiental (PDA). Y es en este sentido que las tres comunas saturadas de la provincia de Colchagua -Placilla, Chimbarongo y San Fernando- ya tienen listos sus  planes de alerta, que entre otras medidas, usaran rústicas pero efectivas formas de alertar a los vecinos.

 

PLANES DE ALERTA

Katherine Opazo, encargada de Fomento Productivo de Placilla explica que el uso de banderines que reflejen el estado del ambiente, serán claves durante las jornadas invernales. “Nosotros vamos a colocar una bandera de color rojo o verde dependiendo de la situación ambiental en que nos encontramos.  La bandera verde cuando tengamos buenas condiciones y las banderas rojas en caso de un episodio crítico, estas banderas va a ir puestas en lugares altos  estratégicos de la comuna como las copas de agua de los APR de sectores rurales, algunos postes, en el municipio y eso va a ser coordinado por una persona encargada de cada uno de estos lugares”.

Opazo asegura que ésta es una forma rápida y clara de avisar  a los vecinos que está prohibido el uso de leña, especialmente de las zonas rurales, pero que unido a ello se usaran otros métodos más tecnológicos como whatsapp y redes sociales.

Medida similar que se usará en Chimbarongo, según lo informó la encargada de Medioambiente municipal, Nathalie Duarte quien detalla que en el caso de la capital del mimbre se usaran tres banderas que irán indicando todos los días el estado del aire. “Una verde cuando el aire este normal, una amarilla para dar alerta y la roja en episodios críticos, esto se va a hacer todos los días colocándolas en la plazuela y el municipio; también va a sonar la sirena de bomberos a las 09:00 hrs. cuando haya  un episodio crítico”.

Duarte explica que a diferencia del año pasado, las alertas desde el gobierno llegan antes pero aun así  solicita más apoyo en cuanto a fiscalización: “Ahora estamos más coordinados con la seremi de Medioambiente, por lo menos nos envían el tema directamente a nosotros, la información llega a las 6 de la tarde  lo que nos da espacio de tiempo para dar aviso a los vecinos. Pero falta fiscalización, porque no sacamos nada  con prohibir el uso de calefactores esos días  sin fiscalización. La idea es que venga otra  autoridad para que no tengamos nosotros solamente que entendernos con los vecinos y que la gente sepa que hay varias autoridades que están preocupadas del tema y no solo el municipio y así lo tomen en serio”.

La encargada de medioambiente chimbaronguina subraya que su comuna es eminentemente rural, que la gente está tomando de a poco conciencia y que uno de los sectores que más preocupan son los artesanos del mimbre los cuales usan leña para preparar su materia prima. “Los artesanos cuecen mimbre con leña, aun no tenemos reuniones con ellos, y sabemos que les va  a molestar cuando tengamos que fiscalizarlos, este es su trabajo  y la gente culturalmente todavía no adopta esta cuestión de no usar leña, no lo tienen incorporado”.

En el caso de San Fernando, la capital de Colchagua optó por métodos más tradicionales para alertar de episodios críticos de contaminación a sus habitantes. Daniela Rojas encargada del PDA en el municipio explica que “A través de los gestores territoriales se ha informado a grandes rasgos a la gente de los episodios críticos; también se hace a través de radios locales y páginas web  municipal y página del ministerio, y si quieren pueden llamar directamente a la municipalidad y cualquier funcionario debe estar en condiciones de dar la información correspondiente”.

Al mismo tiempo la encargada del PDA en San Fernando destaca la buena actitud de los habitantes respecto al tema, “esto se viene trabajando hace muchos años, y de a poco la gente está tomando conciencia,  las directivas de juntas de vecinos vienen a informarse, la gente está preocupada, y siempre están preguntando sobre qué resguardos tomar, sobre todo quieren saber qué tipo de leña se puede usar y así  cumplir con las normas”, sentenció la funcionaria.

 MÁS INFORMACIÓN DE LAS AUTORIDADES

 Iris Ortiz  es presidenta de la Junta de Vecinos Las Canchillas de Placilla, un sector plenamente rural. Explica que algo saben del Plan de Descontaminación y del trabajo del municipio en el área, pero aún no tienen claridad al respecto. Además la dirigente subraya que localidades rurales como la suya, donde viven principalmente adultos mayores,  son difíciles de manejar  en cuanto a las medidas de prevención.

“Sabemos que van a poner una banderas para avisar, no se ha concretado aún, yo no he sido informada de reuniones pero sé que hay un encargado responsable de este tema en la municipalidad. Yo vivo en un sector donde las casas están alejadas y la gente no quiere apagar las estufas ni siquiera mi mamá que mi familia está más consciente de ese tema, ella no se convence de que la situación está grave”.

En esta línea Ortiz repara en la poca presencia de autoridades de medioambiente o de salud en la zona: “Vivimos en un lugar donde no hay vecinos muy cerca, cuesta más que la gente se comprometa, especialmente la gente mayor, porque aunque se les explique o le entreguen folletos ellos lo ven como un problema de otros, pero también pasa por tener información de autoridades, ojalá que vinieran autoridades regionales a la comuna”, subrayó.

Por su parte, el presidente de la Unión de Juntas de Vecinos de San Fernando, Jorge Jofré,  asegura que la información  entregada a su organismo se reduce a cero. “A nosotros no nos ha llamado nadie de la municipalidad, yo sé más o menos que hay una  comisión medioambiental. Creo que el alcalde citó a una reunión pero con autoridades de Carabineros, la Onemi pero a nosotros en esa parte no hemos tenido ninguna conversación. La gente tiene dudas con respecto a la contaminación pero como las autoridades no llegan, acá el alcalde es un fantasma que uno no sabe con quién hablar. Hace poco tuvimos una reunión donde estaban la Gobernadora y el director de Salud y ninguno de ellos hablaron de este tema”, sentencia el dirigente vecinal.

Top