Ex presos políticos van por su tercera semana en huelga de hambre

Dirigente David Quintana expresó que el sábado, personeros de Gobierno no les presentaron propuesta alguna. Era la cuarta vez que ambas partes se encontraban. Manifestantes piden que se homologue el monto de su pensión con la pensión Rettig.

Por: Marcela Catalán

 Son 16 días los que, este lunes, un grupo de ex presos políticos lleva en huelga de hambre. Es así como este 26 de abril van por su tercera semana esgrimiendo este método de manifestación, con el fin de que el Gobierno homologue el monto de su pensión Valech con el otorgado por concepto de la pensión Rettig. Lo anterior, pues arguyen que esta última es compatible con todas las otras existentes. También abogan por el envío al Congreso de un proyecto de indemnización.

 De acuerdo con David Quintana, dirigente de la agrupación, los funcionarios estatales “no trajeron ninguna propuesta” este sábado. Por tal motivo, recordó que su protesta ya ha tenido réplica en San Antonio, Valparaíso, Santiago, Chiloé, Puerto Montt, Osorno y Concepción, además de San Felipe, donde decidieron dejar todo tipo de líquidos. De tal modo, serían más de 100 a lo largo del país.

 En cuanto a los pasos que seguirán, indicó que analizan las diferentes posibilidades. No obstante, aseguró que uno de sus compañeros, en Rancagua, “sólo está tomando agua y no ingiere café, té ni azúcar”.  Es así como en la capital regional, 16 de ellos se mantienen en la huelga y dos se reintegrarían durante el día de ayer. Aquello, pues se encontraban descompensados a causa de las jornadas predecesoras.

 Respecto a las reuniones sostenidas para alcanzar un acuerdo, explicó que han venido funcionarios de  la Secretaría General de la Presidencia, un profesional especializado en derechos humanos y una abogada del Ministerio del Interior, además de personeros del Instituto de Previsión Social (IPS). “Ellos no entienden que éste es un problema político. Lo ven como un tema previsional. Cuando comprendan que no es así, llegaremos a una solución. Mientras tanto, no hay posibilidad de resolverlo”.

 En línea con la agrupación, las razones de la huelga se remontan a diciembre de 2014. Y es que ese año también recurrieron a este tipo de manifestación, logrando destrabar las negociaciones con la ministra de la Segpres, Ximena Rincón. En la oportunidad, la autoridad se habría comprometido a instalar una mesa tripartita para legislar el aludido proyecto de ley.

 “El gobierno no cumplió y nunca más convocó a la organización de esta mesa, ni tampoco aumentó nuestra pensión. Estas son las razones, que nos han obligado a retomar nuestro movimiento indefinidamente. Más de 9 de nuestros compañeros y compañeras han debido ser internados en los centros hospitalarios, producto de descompensación u otros efectos. Su edad media es de 70 años y el Gobierno conoce la situación médica de cada ex preso político huelguista, pues el Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos (Prais) los chequea dos veces al día. Al mantener el Gobierno su actitud de no entregar solución, estamos corriendo el riesgo de un desenlace fatal en las próximas jornadas”.

Top