La Florida: Una máquina dejó en cero a un O’Higgins carente de ideas

Audax Italiano fue enormemente superior al conjunto rancagüino y lo goleó por 3-0. Eso sí, el marcador pudo ser mucho más abultado.

Vapuleado, superado, dominado. Hay una serie de palabras para calificar el cometido que tuvo ayer O’Higgins en su visita a La Florida. Audax Italiano fue más, tuvo la pelota, el dominio del juego y anuló por completo del equipo de Sánchez.

La goleada de 3-0 y que perfectamente pudo ser mayor, evidenció una serie de falencias en la escuadra rancagüina y dejó en claro que la clasificación a la liguilla de Copa Sudamericana sigue ahí, dependiendo de los propios celestes.

En el arranque del juego, disputado con más de cinco mil espectadores en el estadio característico por su piso sintético, los audinos mostraron que quería más. Con un esquema osado y que le dio resultados, el elenco de Jorge Pellicer tuvo a hombre que mostraron lo mejor de sí para dejar sin opciones a los jugadores rancagüinos. Desde la zaga con el excelente Sebastián Vegas, pasando por el medio campo con dos perros de presa como Iván Vásquez y David Droco, y más arriba con el empuje de Felipe Mora, la fuerza de Diego Vallejos y la velocidad de Brian Carrasco. No citamos a la figura excluyente de los locales, el lateral Juan Cornejo, constante preocupación de la defensa del Capo y autor de un golazo en el segundo lapso.

Por su parte, el cuadro celeste no vio una literalmente. El verse superados en el juego, los obligó a replegarse y a aguantar los embates audinos. Jorge Carranza, evitó un par de acciones de riesgo sobre la media hora de juego y con la colaboración de un siempre atento Albert Acevedo, algo se pudo hacer. En el centro de la cancha, Braulio Leal intentaba jugar pero, nadie lo acompañó. En delantera, Sebastián Pinto, Pablo Calandria y Fabián Hormazabal se vieron perdidos ante la acertada marca de los verdes y aquello significó nulas acciones de riesgo en la portería de Jaime Bravo.

Así, con aquel dominio pero sin concretar en el marcador, los locales se fueron al descanso con un injusto 0-0 pero que, en la segunda parte, encontraría el premio a su insistencia.

UNA MÁQUINA

Un calificativo que podría atribuirse a este Audax Italiano de ayer podría ser una “máquina”. Los tanos no bajaron los brazos, siguieron en lo suyo y, como el partido se abrió en la zona defensiva rancagüina, aparecieron los espacios y eso aprovechó el conjunto de Pellicer.

Corría el 7′ y cayó el 0-0. Un certero pase profundo a la espalda de los centrales celestes hizo que Felipe Mora ingresara en solitario para definir. Desde atrás llegó Nicolás Vargas y nada que hacer: penal. Eso sí, en aquella oportunidad el árbitro Cristián Andaur no marcó de inmediato, le mostró tarjeta amarillla a Vargas pero, en virtud del reglamento, lo que correspondía era la tarjeta roja. Así se lo hizo ver su asistente Eduardo Araya y el cuarto árbitro Angelo Hermosilla. Por ello, tres minutos más tarde y ante la serie de reclamos locales, Andaur expulsó al oriundo de Cuenca, en Malloa. Tras toda la discusión, Bryan Carrasco batió a Carranza y puso el 1-0.

El marcador registrado en los 55′, puso en relieve el mayor riesgo que tomó Audax y que seguía siendo predominante.

O’Higgins intentó una reacción y Vitamina Sánchez debió meter mano al banco para ordenar el sistema. Sin Vargas, Bastián San Juan ocupó su lugar y el perjudicado fue Fabián Hormazabal. El duelo pasó por una pequeña laguna de poco juego colectivo pero siempre los locales era más.

Hasta que llegó el 72′. Una gran jugada colectiva itálica culminó por la punta derecha con un centro que conectó en el segundo palo Diego Vallejos. El linarense controló, se acomodó y con un tiro cruzado  fusiló a Carranza.

Así, el encuentro ya se le había escapado a O’Higgins pero quedaba la joyota. La figura itálica, Juan Cornejo, ganó metros por la izquierda en el 75′ y cuando llegó a 30 metros del arco celeste, sacó un zapatazo de otro partido para batir la portería. 3-0 y el partido se terminó.

El equipo de Rancagua no reaccionó y solo se dedicó a evitar que los floridanos aumentaron la cuenta ya que, tuvo al menos tres ocasiones más para incrementar la goleada.

El término del partido puso fin a la pesadilla que vivió el Capo de Provincia en Santiago y los obliga a trabajar fuertemente durante la semana para meterse en la liguilla en la última fecha cuando reciba a Deportes Antofagasta en El Teniente, duelo que seguramente irá en simultáneo de otros duelos porque, los nortinos, están hoy descendidos y solo un triunfo los salvará.

De momento, el cuadro de Sánchez está ahí, a un paso de lograr el primer objetivo de la temporada pero, para lograrlo, deberá mejorar mucho, muchísimo.

Related posts

Top