La Roja trabaja en el Monasterio Celeste

seleccion_01[1]

La habitual tranquilidad en Las Mercedes cambió notoriamente desde el fin de semana. La Selección Nacional cumplió su primera jornada de concentración.

La habitual tranquilidad de Las Mercedes y Santa Lucila, en Requínoa, se ha visto trastocada desde la llegada de La Roja al Monasterio Celeste.

Una celosa guardia de Carabineros, sumado a funcionarios de seguridad privada recorriendo todos los rincones y además, un corte de tránsito en el camino de acceso al lugar donde solo puede pasar la prensa acreditada y vecinos con su respectivo salvoconducto, es el panorama que se vive en el lugar.

Más aún, los pocos hinchas que se dieron el tiempo de trasladarse los 15 kilómetros que existen entre Rancagua y el Monasterio, se quedaron con las ganas de ver a los seleccionados.

EL TRABAJO

13 jugadores de un total de 26 nominados. Esos son los que trabajaron ayer por primera vez en el Monasterio Celeste, donde la Selección inició su concentración previa a la Copa América Chile 2015.

En su primera jornada en Requínoa, el combinado de Jorge Sampaoli trabajó suavemente durante la mañana en las canchas ubicadas en el sector norte del complejo y, por la tarde, inició las labores más potentes con trabajo físico fuerte y también con algunas jugadas preparadas donde se sumaron también los sparring.

Durante las declaraciones en la jornada, los jugadores se refirieron a lo que dice relación con el que no todos los seleccionados estén presentes y si eso puede significar una desventaja en el trabajo futbolístico.

“Yo creo que no”, inició Ángelo Henríquez, delantero del Dynamo de Zagreb (Croacia). De momento, el único “9” en el combinado nacional expuso que “tengo que dejar lo mejor de mí para poder estar en la nómina final”.

“Mientras más jugadores mejor. Cada jugador que se integra al primer entrenamiento se da cuenta de la idea que tiene el profe y mucho mejor que lo puedan hacer antes. Quizás no nos afecta mucho para nosotros pero, para el equipo puede ser”, apuntó.

El ex jugador de la U, también se refirió al favoritismo que le dan a su gran campaña para quedar en la lista final. Sobre el tema, el jugador dijo que “solo queda trabajar”.

Por su parte, el volante Fernando Meneses recalcó que “uno acá viene a jugarse la opción y uno tiene que estar a la altura. Sabemos que quedan tres cupos y hay que pelear hasta el final. Me tengo que matar en los entrenamientos y si estoy en la lista final, me gustaría ser un aporte y si no, apoyar como lo he hecho hasta ahora”.

Sobre cómo llega, el ex O’Higgins sostuvo que “en mi caso me tocó jugar todos los partidos, me adapté bien al fútbol mexicano pero uno siempre tiene que estar preparado”, destacó.

Deja un comentario