Se rompió la historia: ¡¡¡Chile Campeón de América!!!

p[1]

En una infartante definición, que tuvo que llegar hasta los penales, La Roja sacó todo lo que tenía y, desde los doce pasos, venció a Argentina en una gran jornada en el Estadio Nacional.

Ricardo Obando

Cuesta iniciar una crónica con algo que, por 105 años, millones de chilenos debieron esperar. Festejos contenidos por más de un siglo, explotaron con el tiro penal de Alexis Sánchez en el arco sur del Estadio Nacional. El “Niño Maravilla”, que no había parecido en los últimos partidos de la Copa América, fue quién pasó a la historia con un suave tiró que descolocó a Sergio Romero. El 4-1 en la tanda del infarto, puso el broche de oro a una jornada que culminó con un grito que se hizo esperar demasiado: ¡¡¡CAMPEONES!!!

EL PARTIDO

En la primera mitad del juego, poco y nada. Claro que, La Roja fue más futbolísticamente hablando pero las más claras ocasiones de gol fueron Albicelestes. En los 10’, el equipo apareció por primera vez en el arco de Romero. Un centro de Alexis Sánchez quedó en los pies de Arturo Vidal que impactó la pelota haciendo trabajar a “Chiquito”, quien tuvo que manotearla a un costado.

El fútbol entró siempre en los pies de Valdivia que estuvo metidito pero, cuando la perdían en el medio campo, le daban la opción a los trasandinos para avanzar. En los 20’, un tiro libre de Lionel Messi luego de una falta inexistente cobrada por Wilmar Roldán (foul de Beausejour sobre Zabaleta) le permitió a Claudio Bravo mostrar sus credenciales. La pelota la tocó el Kun Agüero y el guardameta evitó lo que era la apertura de la cuenta.

Chile seguía siendo más pero se complicaba a través de la pelota parada. Eso sí, dos minutos más tarde, Eduardo Vargas aprovechó una descoordinación defensiva para gatillar sobre la salida de Romero. Un par de centímetros más abajo y era gol.

Tras ello, el juego entró en un vaivén de disputas de fútbol en la mitad del campo donde el árbitro colombiano sacó a relucir el pésimo nivel que mostró. Amarillas para Francisco Silva, Gary Medel y Marcelo Díaz que irritaron a más de alguno, teniendo en cuenta faltas similares argentinas no sancionadas de la misma forma.

Recién sobre el final de la etapa inicial, nuevamente hubo emoción en los arcos. Primero fue Alexis que tiró débil tras una gran jugada de Arturo Vidal y, luego, Javier Pastore armó un parque de diversiones en la defensa roja para ceder a Ezequiel Lavezzi (que había reemplazado a un lesionado Di María) quién hizo trabajar de sobremanera a Bravo que nuevamente evitó la conquista. Sin goles la primera mitad con predominio nacional pero con el peligro más eficiente por la visita.

DE POCO Y NADA

Chile quizás no tuvo mucho fútbol en el segundo tiempo pero Argentina tampoco. Los Rojos intentaron cuando pudieron pasar una línea defensiva trasandina que se adelantó un par de metros en la cancha.

Claro está que, al minuto, Alexis Sánchez fue bien arriba para anticipar a Nicolás Otamendi y, tras ello, sacó un centro para Arturo Vidal que remató de cabeza, tiro a las manos de Romero.

De ahí, nada de nada. La disputa del balón se mantuvo en la mitad del campo sin profundidad en cada lado y con la escasa aparición de la creación. Ni Valdivia ni Messi sacaba lustre a su cartel de habilitadores.

Sobre los 70’ el encuentro se desordenó y ahí aparecieron las ocasiones. En los 81’, Charles Aránguiz dejó en posición de gol a Alexis quién definió cruzado. Cuando muchos gritaron el tanto, la pelota se fue por un costado. Cerca, muy cerca.

Pero, cuando todos sudamos hielo fue en el último segundo. Contra de Argentina liderada por Messi y que tuvo luego la participación de Lavezzi, la completó Higuaín por el segundo palo errando por nada.

Pelota fuera y Wilmar Roldán pitó el término del encuentro. Es decir, 30’ más para definir al campeón en cancha.

EL ALARGUE

Pasaron cuatro minutos y Sampaoli vio que necesitaba otro aire arriba. Desde el banco ingresó Ángelo Henríquez (por Vargas) y se notó. El hombre del Dynamo de Zagrev entró prendido. Ayudó en el quite, llegó arriba y en los 97’ pudo armar una jugada combinada por Marcelo Díaz que estuvo muy cerca de convertirse en el primer tanto de la noche.

Pero, la gran ocasión, en los 105’ la tuvo Sánchez. Mascherano equivocó un control y el “Niño Maravilla” arrancó solo en demanda del arco pero, Biglia se cerró rápidamente y lo obligó a definir desde fuera del área. Muy cerca otra vez y cambio de lado, había terminado el tiempo del primer suplementario.

En los últimos 15’, nuevamente el fútbol decayó. El esfuerzo fue enorme por parte de ambos planteles y, sin goles, no quedó otra que definir todo desde los doce pasos: penales.

EL FESTEJO

Arco sur del Nacional, Matías y Romero enfrente. El chileno fue el primero en lanzar y gol: 1-0. Luego, Messi y Bravo. El trasandino no falló, fuerte y cruzado abajo: 1-1. Enseguida, Vidal y Romero los protagonistas. La pelota entró pidiendo permiso pero entró, 2-1 arriba.

Tras ello, Higuaín y Bravo; Pipita tomó carrera, más de la cuenta, y lo mandó a las nubes. El 2-1 seguía favoreciendo a Chile y, Charles, era el encargado de apuntar aún más, golazo. 3-1 pasaba arriba La Roja.

Y, Ever Banega, presionado con todo el mundo encima, le dio mal y Claudio Bravo lo tapó.

Así, llegó el momento para Alexis Sánchez. El “Niño Maravilla” algún día dijo que tenía la ocasión de hacer historia y, anoche lo hizo. Tomó carrera, mente fría, cuerpo caliente, un tiro suave y a festejar. Al fin, tras 105 años de desilusiones, 105 años de finales perdidas, de finales robadas a mano armada, finales que no se pudieron cerrar, Chile pudo gritar campeón; ¡¡¡Campeón de América 2015!!!

La unión de las Selecciones que compitieron en el Preolímpico de 2004 y en los Mundiales Sub-20 de 2005 y 2007, y que llevaron a Chile a los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 se transformaron anoche, en la mejor generación de la historia.

Ficha del Partido

Chile 0 (4): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Francisco Silva, Jean Beausejour; Marcelo Díaz, Charles Aránguiz, Arturo Vidal, Jorge Valdivia (74’, Matías Fernández); Eduardo Vargas (94’, Ángelo Henríquez), Alexis Sánchez. DT: Jorge Sampaoli.

Argentina 0 (1): Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Martín Demichelis, Marcos Rojo; Javier Mascherano, Lucas Biglia, Javier Pastore (80’, Ever Banega); Lionel Messi, Sergio Agüero (73’, Gonzalo Higuaín), Ángel Di María (28’, Ezequiel Lavezzi). DT: Gerardo Martino.

Árbitros: Wilmar Roldán (COL); Alexander Guzmán (COL), Cristian de la Cruz (COL); José Argote (VEN).

Amonestados: Silva, Medel, Díaz, Aránguiz (CHI); Rojo, Mascherano, Banega (ARG).

Goles: no hubo.

Estadio: Nacional Julio Martínez.

Público: 45.693

Deja un comentario