Experto advierte que pese al aumento de las precipitaciones la situación de sequía persiste en el país

Felipe Martin asegura que salvo un par de situaciones puntuales, la mayor parte de Chile continúa con déficit hídrico, que afecta gravemente a la agricultura.

Pese a las abundantes precipitaciones del último sistema frontal que afectó al país y que han dejado graves daños que lamentar, la situación de recuperación hídrica para el sector agrícola no es muy alentadora, dado que, de acuerdo a cifras de la Dirección Meteorológica de Chile, salvo en situaciones excepcionales, el déficit se mantiene. Así lo advierte el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego, y actual gerente general de la Consultora MAS Recursos Naturales, Felipe Martin, aun cuando en algunas zonas esto ha venido a aliviar la situación de sequía, no la resuelve en el resto del país ni tampoco da una solución al problema de fondo. Todavía se advierte un significativo déficit en zonas como Valparaíso, donde según el informe de precipitaciones de dicha repartición, correspondiente al lunes 10, han caído 181.8 mm., mientras que el normal a la fecha es de 282.1 mm. Algo similar a lo que registra Curicó, con 379.1 vs. 503.6 mm., y Chillán, con 612.8 vs. 778.4 mm., respectivamente.

“Debemos -prosiguió- tener en cuenta que, producto del cambio climático, las lluvias son más intensas que antes, pero no más abundantes. Luego, salvo las lamentables consecuencias que observamos por este efecto, ello no implica que efectivamente dispongamos de más agua; más aún, no podemos pasar de la sequía más extrema en los últimos años a las inundaciones que hemos tenido en el norte del país. Por otro lado, no podemos dejar de olvidar que, debido al notorio retraso que Chile evidencia en cuanto a disponibilidad de infraestructura de acumulación, la mayor parte de toda esa agua que precipita se sigue perdiendo o inundando ciudades. Es por ello que se debe continuar insistiendo en lo que, durante el Gobierno anterior, diagnosticamos y advertimos en el marco de la Estrategia Nacional de Recursos Hídricos, que fue llevada a cabo en conjunto con el Banco Mundial y la OECD, y que dio frutos como los Planes Nacionales de Embalses, Infiltración de Napas Subterráneas y control de crecidas como obras multipropósito”.

La ex autoridad resumió que, como país, debemos reconocer y asumir los problemas del cambio climático y de la sequía que afecta a buena parte del territorio nacional, así como el diagnóstico de un rezago de más de 50 años en obras de infraestructura. Todo ello, apuntó, “debiera impulsar una estrategia país, una política de Estado, que trascienda los gobiernos de turno y las necesidades electorales; ya que sólo así se construirán las grandes obras que se requieren y para las cuales el análisis ya está elaborado, incluyendo propuestas en base a experiencias exitosas desarrolladas por países que han solucionado satisfactoriamente este problema, como Australia e Israel”.

Seremi de Agricultura: “Estas lluvias tendrán un positivo impacto económico y social”

El seremi de Agricultura de la Región de O´Higgins, José Guajardo Reyes, realizó un balance del efecto de las lluvias en el sector agrícola tras el temporal que afectó a las tres provincias de la zona. “Existe un positivo balance del impacto de las lluvias para nuestro agro. Sabemos eso sí, que existe gente que lo está pasando mal, en especial en nuestro Secano, pero lo que estamos señalando es que las precipitaciones revisten mayor balance positivo que negativo, en especial para nuestra economía regional, que es principalmente agrícola.”, indicó. Agregó que el agua caída “ayuda a la recarga acuífera, que es ideal para la acumulación de agua en embalses y tranques de distintos tamaños”. Por ello, se espera que a partir de septiembre-octubre, a través de los deshielos, esto mejore mucho más, “asegurando agua para la próxima temporada agrícola, y así tener riego de manera normal o cercana a ello”. Además, permitirá la floración para el trabajo apícola y se acumuló una buena cantidad de nieve en la cordillera, lo que viene a refrendar las buenas perspectivas.

Más allá de que hubo una buena cantidad de agua caída en la región, Guajardo fue enfático en señalar que la sequía aún no finaliza. “La situación de déficit continúa. Recordemos que llevamos 7 a 8 años de sequía. Quizás, si continúa precipitando durante este invierno podamos acercarnos más al año normal, pero eso aún no podemos adelantarlo”, dijo.

El acumulado al 10 de agosto arrojó 255 milímetros a nivel regional, lo que entrega un déficit del 47% respecto a un año normal. El año pasado a la fecha, existían 325 milímetros.
Además, haciendo eco de las palabras del ministro del ramo, Carlos Furche, el seremi fue tajante al indicar que estas lluvias “no deben impactar en los precios. Las variaciones no han de ser significativas más allá de la propia estacionalidad de cada una de las producciones”.

Top