Con emotiva ceremonia se despidió al pequeño Ángel Márquez

Con globos blancos y canciones infantiles de fondo se esperaba al pequeño Ángel Márquez en el Cementerio 2 de Rancagua. Hasta el Cementerio 2 de Rancagua llegaron los restos del menor de cuatro años Ángel Márquez, quién la noche del miércoles fue encontrado muerto en la comuna de Molina, en la Región del Maule.

Valentina Bustamante Espina 
Fotos Nico Carrasco

Durante la mañana del sábado se realizó una misa fúnebre en la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito de Molina, hasta donde llegaron cientos de personas a despedir al pequeño Ángel. Luego de la misa una caravana escoltada por Carabineros y un grupo de motoqueros, trasladó los restos del menor hasta el Cementerio 2 de Rancagua. La decisión de trasladar al menor fue tomada por el padre Freddy Márquez, ya que la madre biológica de Ángel, Sandra Zapata, reside en esta ciudad. En Rancagua, en tanto, cientos de personas aguardaban en el cementerio, esperando a Ángel con peluches, globos y flores blancas, además de canciones infantiles que sonaban en el lugar donde sería sepultado. Sin embargo a la entrada de la carroza fúnebre algunas personas gritaron insultos al padre de Ángel acusándolo de ser el responsable de todo lo sucedido. Con una emotiva ceremonia en el cementerio fueron enterrados los restos del menor, tras esto el padre dirigió unas palabras a los presentes, agradeciendo el apoyo que ha recibido de amigos y conocidos y aprovechando la instancia para pedir ayuda pues asegura no ser un mal padre y que hará todo por sus otros hijos, asumiendo que él tomó una decisión que creía correcta y se equivocó, pero que eso no lo hace un mal padre. La presunta desaparición del menor y posterior asesinato, causó gran impacto en la comunidad molinense y también a nivel nacional, dada la brutalidad del crimen, ya que según la autopsia aplicada al cuerpo se determinó que la causa de muerte fue “asfixia por sofocación de carácter homicida”, crimen que habría sido llevado a cabo por la madrastra de Ángel, Vanessa Trigari Torrejón, quién permanecía detenida tras confesar haber sido la responsable del traslado del cuerpo de Ángel. Paralela a la misa fúnebre, en el Juzgado de Garantía de Molina se realizaba la formalización de la mujer, la cual fue dejada en prisión preventiva por cuatro meses, tiempo que durará la investigación. La jueza Gloria Hernández Abarca acogió la solicitud de medida cautelar solicitada por el Ministerio Público al formalizar a la mujer como responsable de la muerte del niño, quien era hijo de su pareja.

Top