Benjamín Vicuña sobre “La memoria del agua”
“Como director, Matías Bize me supo contener y llevar por zonas complicadas”

1-
  • El actor conversó con diario El Rancagüino acerca de su última película. A su juicio, su personaje fue “un desafío luminoso”, agregando que la concentración en el guión y su experiencia fueron suficientes para poder encarar esta historia. Esto, aludiendo a la muerte de su hija Blanca en 2012.

Marcela Catalán

En “La memoria del agua”, una joven pareja, Javier y Amanda, deben aprender a lidiar con la muerte de su pequeño hijo. Pero pese a seguir amándose, ambos batallarán contra el tema de manera distinta y transitarán por disímiles emociones. Ésa es la premisa de la última cinta del chileno Matías Bize (“La vida de los peces”), que tiene como protagonistas a la española Elena Anaya y a Benjamín Vicuña.

El rodaje fue estrenado la semana pasada, consiguiendo los elogios de la prensa especializada y la venia de los espectadores. “Es una clase magistral de buen cine (…) Un regalo que te conmueve hasta la última fibra del alma, transformándote, al salir de la sala, en un mejor ser humano”, comentó Ana Josefa Silva, dando cuenta de que el filme ha capturado a la crítica.

De ahí que diario El Rancagüino conversara con Benjamín Vicuña, para ahondar en el proceso de grabación de esta película, con la que comparte la vivencia de esta trágica situación. Sí, pues tal como el ficticio Javier, él perdió a su hija Blanca en 2012. Según han informado los medios, dicha experiencia lo motivó a pedir el papel que representa en esta propuesta.

De acuerdo con él, se trata de su proyecto más difícil de concretar. Sin embargo, asegura que Bize lo hizo todo más fácil. “Es un director con una gran capacidad y tremenda mirada acerca del cine, pero también un gran ser humano. Él me supo contener y llevar por zonas que son complicadas para el actor”, confiesa.

Respecto a si en algún minuto tuvo conflictos con el libreto, dado que pasó por una circunstancia semejante, Vicuña lo descarta. “Todo lo contrario. Para mí, es el mejor que he leído y desde todo punto de vista: es redondo, está muy bien narrado, además de no ser predecible, morboso o caer en lugares comunes. Es inteligente, porque hace que el público termine de completar la historia. Me fascinó el guión y eso fue lo que me convocó”, enfatiza.

No obstante, cabe señalar que en entrevista con el programa “Una nueva mañana” de Cooperativa, el actor expresó que si su rol hubiese sido diferente o que si le hubiese tocado el de Elena Anaya, “lo más probable es que no lo hubiera hecho”.

Consultado acerca de dichas palabras, el también protagonista de “El bosque de Karadima” explica que su papel de ahora significó “un desafío luminoso”. Esto, porque se trata de “un personaje que se aferra al futuro, a reconstruirse y a reconstruir la relación (con su pareja). A juntar los pedacitos rotos que tienen con su amor y a luchar por el amor… Es un tipo que va para adelante, con una visión positiva y hacia la vida. En el caso de Amanda, es un papel más melancólico y triste, atrapado por el trauma. Eso hace que le cueste mucho sobrevivir y sobrellevar el dolor”, observa.

En cuanto a cómo se alistó para interpretar a Javier y si debió hablar con otros padres que han perdido a sus hijos, Vicuña revela que se concentró en el guión, “en encontrar las preguntas y respuestas” en éste, como también en el trabajo con Bize. “Creo que mi experiencia era suficiente para poder encarar esta historia, que cada persona tiene su manera de vivirla. No se puede generalizar”, advierte. En ese sentido, desliza que se inspiraron en el libreto, “en los datos que éste entregó y en mi punto de vista”.

En relación a si debió predisponerse para no salir más herido de esta propuesta, responde: “Sí, o sea… Más que prepararme, fue un  trabajo bastante consciente. Matías (el director) jugó un rol clave, ayudándome a mí, a Elena y a todo el elenco, conduciéndonos por zonas seguras. En esa línea, es el líder natural de este proyecto y lo hizo muy bien. No sólo conmigo, sino que con todos los actores”, estima.

Deja un comentario