EDITORIAL: ¿Cuánto cuesta el 18?

Unos calculan en muchos miles de dólares las pérdidas que al país le significa la falta de producción industrial por los feriados.
Para los comerciantes detallistas el llamado Feriado Irrenunciable del comercio de Mall y Supermercados les significa utilidades nunca antes vistas por los pequeños negocios atendidos por sus propios dueños y parientes.
Para otros las cifras de personas que viajaron tanto dentro como fuera del país alcanzan también a cifras muy elevadas, el colapso que hemos visto en otros años en el aeropuerto de Santiago y en las carreteras que salen de la capital se mide en miles de vehículos por hora.
Las personas que van a ir a las ramadas suman miles en cada ciudad y pueblo.
Los fallecidos y accidentados también se trasforman en cifras comparables con las de otros años y pasan a formar parte de las estadísticas de estas celebraciones.
Todos ellos tienen razón. Estamos en un mundo donde todo hay que cuantificarlo y en lo posible traducirlo a platas para luego concluir si todo fue bueno o malo.
El problema es que el bien o el mal no se pueden medir con dineros. La felicidad no tiene precio.
El asado en familia, la reunión con los compadres a quienes vemos unas pocas veces en el año, el regreso a casa del estudiante universitario, el esquinazo en la Parroquia, en el trabajo o en la junta de vecinos no valen la pena reducirlos a pesos.
Son sentimientos, son alegrías en medio del stress cotidiano , son tradiciones que le dan identidad a nuestra tierra y que es bueno dejarlas fluir para que al día siguiente nos sintamos más chilenos que nunca y con ganas de ser mejores por el bien de nuestras familias de nuestra región y de todo el país.
Los días de fiesta se deben entender desde la emotividad y no desde la racionalidad, desde el corazón y el alma y no desde la inteligencia.
Cuando estamos de cumpleaños nos sentimos todo el día distintos vemos a las personas y a los seres queridos de otra forma es casi mágico y satisfactorio la mayoría de las veces, aunque en la “Realidad” sea un día como muchos otros .
El 18 es el cumpleaños de la Patria, el cumpleaños de todos sin importar si lo que celebramos es la Independencia o la Primera Junta de Gobierno o cuanta plata nos estamos gastando …

Alejandro González Pino
Director

Top