Arquitecta Beatriz Valenzuela: “Sería una maravilla para Rancagua detener la demolición de las casas antiguas”

4casa cultura

– El alcalde Eduardo Soto comparte la idea de preservar el centro histórico y el municipio adquirió recientemente una antigua casona que será restaurada.

Flor Vásquez Gómez
1acle
El Consejo de Monumentos Nacionales aprobó el proyecto de restauración de la casona en que funcionó el ACLE.

La arquitecta Beatriz Valenzuela dice que tiene un gran sueño: que Rancagua dé valor a su patrimonio histórico, que se terminen las demoliciones de casas antiguas y que éstas sean recuperadas y restauradas.
“Estoy convencida que Rancagua debe frenar la destrucción. Año a año se destruye ese patrimonio, a lo que se agrega la pérdida causada por los terremotos. Así, cada vez se pierde más del patrimonio histórico existente en el polígono Freire, avenida Viña del Mar, Alameda y Millán, incluido un apéndice del pasaje Trenova”.
Subrayó que todo ese cuadrante está vinculado “a más de 200 años de construcciones de viviendas que le dan el sentido histórico a la ciudad, absolutamente”.
El alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, comparte la idea de preservar el centro histórico y en esa línea ha impulsado desde el municipio la recuperación de fachadas de viviendas y construcciones de calle Estado y la restauración de la Casa de la Cultura.
En esa tarea se ha contado con la asesoría técnica de la oficina de arquitectura que integra Beatriz Valenzuela, la que ahora tendrá la tarea de restaurar la hermosa casona que perteneció a la familia Nahuel, en calle Almarza con Mujica, y que recientemente fue adquirida por el municipio rancagüino.
Otro desafío, para el cual hay que conseguir financiamiento, es la restauración de la antigua casona ubicada en calle Mujica con Estado, donde funcionó el ACLE (Actividades curriculares de libre elección).

Además, se está haciendo un estudio para elegir 120 casas en que se recuperará sus fachadas y están las ideas de restaurar otras casas históricas, como la que perteneció al escultor rancagüino Samuel Román.
Beatriz Valenzuela resaltó que hay un patrimonio relacionado con la fundación de la ciudad, “que tiene que ver con el dominio de la propiedad de los españoles y el dominio del territorio. Hay muchas casas que están tapadas, no se ven, pero están”.
“Y la otra parte de la historia de Rancagua, muy importante, tiene relación con la llegada de dos ferrocarriles. Todo este polígono se constituyó por dos vértices, el primero era la construcción colonial del gran canal que iba por la calle Freire y bajaba por la Cañada que era la Alameda. Eso fue en los años 1700. Luego, a partir del año 1859 hasta los 1900 destaca la construcción de
dos líneas férreas, una, la del tren Rancagua-Curicó que consolidó Rancagua como una de las estaciones importantes. También está el desarrollo de la Braden Copper Company y la línea ferrocarriles que iba desde Millán hasta Sewell”.
Agregó que ahí se generó todo el desarrollo productivo que se inició antes de la fundación de Rancagua con los obrajes (talleres artesanales) y posteriormente con la producción agrícola. Destacó que “son 200 años de construcciones de casas antiguas de adobe que están ahí, mal conservadas, pero que se pueden rescatar, como lo han hecho otros países latinoamericanos, por ejemplo Guatemala, con la ciudad Antigua que hoy día es un lugar protegido, un centro de turismo, un patrimonio que se ha conservado y la gente lo valora”.
La arquitecta manifestó tener la esperanza de que los rancagüinos puedan valorar toda esta área. “La recuperación de fachadas de calle Estado ha sido valorada por la gente. Tiendo a pensar que si se van mejorando otras áreas de este polígono histórico de 200 años de la ciudad, la comunidad también lo va a valorar. Hoy no lo hace porque sólo ven casas viejas. Sin embargo, ese adobe añoso en Europa es un tesoro, son las ruinas históricas de los europeos”.
Añadió: “Por qué nosotros en Rancagua no podemos también reconvertir este proceso de demolición paulatino que ha tenido a lo largo de décadas el centro histórico; recuperarlo y que la comunidad vea que es posible ponerlo en valor. Eso creo, absolutamente”.

“LA RUTA DEL POETA”
Beatriz indicó que en este polígono hay 955 casas que se pueden recuperar; enfatizando que “sería una maravilla para Rancagua detener la demolición de casas antiguas, ponerlas en valor, reconociendo la historia, su origen. Se puede generar un desarrollo turístico importante basado en el interés patrimonial. Acá llega gente que quiere conocer, viajeros interesados en la historia de Rancagua. Es un sueño grande”.
Agregó que la mayoría de la gente que habita el centro de Rancagua corresponde a adultos mayores, lo que debe ser un alerta, en el sentido de que no sólo hay que recuperar las fachadas, sino que también hay que recuperar los espacios públicos, de tal manera que genere el interés de familias jóvenes para que retornen al centro histórico, ofreciendo un lugar tranquilo, atractivo y seguro para vivir. “Eso se puede lograr, pero hay que juntar todas las voluntades. Se puede ir haciendo poco a poco, es un sueño grande. Sueño con un centro histórico recuperado, renovado, limpio, con lugares lindos para ir a comer, con cafés literarios, bazares bonitos”.
Otro proyecto es hacer la ruta del poeta. “Hemos hecho reuniones con el centro de alumnos del Liceo Oscar Castro, con el grupo Los Inútiles y con la Anef. Se va a hacer una propuesta a quienes se interesen en colaborar para contar la historia de la ruta del poeta Oscar Castro en el centro histórico de la ciudad, a través de los poemas que escribía y de los lugares que eran importantes en su vida, no sólo su casa natal, sino que también la librería que tuvo en calle Independencia, el restaurante donde creó el grupo Los Inútiles -El Quijote- y otros. La casa del poeta está en calle O’Carrol, detrás del Liceo Oscar Castro; es una casa pequeñita, hay una placa que señala que ahí nació”.

DOS ANTIGUAS CASONAS

La voluntad del municipio es conservar y restaurar esta casa que perteneció a la familia Nahuel.
La voluntad del municipio es conservar y restaurar esta casa que perteneció a la familia Nahuel.

Beatriz Valenzuela señaló que el municipio tiene un programa que se denomina Rancagua revive su centro histórico, en el que la oficina de arquitectura que integra la dado asesoría técnica.
Indicó que en el sector donde está ubicada la casa de la familia Nahuel, adquirida por el municipio, hay otras casas con valor arquitectónico desde la perspectiva de casas de la época de la colonia. “Y también ese sector fue muy conocido porque según la historia de Rancagua hubo una pequeña capilla de la orden de los jesuitas antes de la fundación de la ciudad, específicamente en la calle Zañartu hacia la Alameda”.
Explicó que la casona de la familia Nahuel tiene características peculiares, distintas de las construcciones de las grandes manzanas, con fachadas continuas. La casa que perteneció a Nahuel posee un elemento arquitectónico que es el pilar de esquina, “que no es un elemento arquitectónico utilizado masivamente en el centro fundacional de la ciudad. Esto la hace una casona única, tal como la Casa del Pilar de Esquina”.
Además, dicha casa tiene detalles constructivos en sus vanos de ventanas y puertas muy típicos de la época post fundación de Rancagua. “Es una casa de adobe que tiene un patio interior; es muy posible que haya sido una gran casona que por distintas sucesiones familiares fue dividida con los años. Eso es lo que ha ocurrido en general. El centro histórico fundacional originalmente era de grandes manzanas y de lotes muchos mayores a los que actualmente conocemos”.
Añadió que la casa de Nahuel fue adquirida por la Municipalidad por el alto valor patrimonial que tiene. “Hay una voluntad del municipio de conservar esa casa, restaurarla y darle un destino que permita que la comunidad la pueda disfrutar”.
Puntualizó que “el municipio en varias ocasiones nos ha pedido asesoría técnica respecto de poder poner en valor el centro

El municipio continuará con el programa de recuperación de fachadas.
El municipio continuará con el programa de recuperación de fachadas.

histórico. De hecho, ahora estamos haciendo un estudio para elegir 120 casas para restaurar sus fachadas, tal como lo hemos hecho en la calle Estado, donde se han restaurado las fachadas de 50 casas. También nos solicitaron que nos hiciéramos cargo del proyecto de restauración de la Casa de la Cultura”.
Respecto de la casa en que funcionó el ACLE, Beatriz Valenzuela señaló que recientemente el Consejo de Monumentos Históricos y Nacionales aprobó el proyecto de restauración. Esa casona está ubicada en calle Mujica con Estado y tiene un alto valor patrimonial. “Hemos chequeado los antecedentes históricos y es de 1780. La casa conserva aún la quincha original del encielado de la techumbre amarrada con cuero. Sin embargo, no es la única casa en el centro histórico que tiene esta quincha amarrada con cuero. Está en mal estado, sufrió daños por el terremoto”.
Agregó que esa casa tiene ciertos elementos de la estructura colonial, “como las puertas atableredas originales, hecha con tableros gruesos de madera. Se puede ver un historial de puertas de esa época de la fundación. Entrando por el zaguán principal (especie de vestíbulo) se llega a un patio que es la primera parte de la construcción de la casa. Esta casa es importante además porque está ubicada en una de las tres zonas típicas declaradas y protegidas que están en el antiguo camino real de la frontera, hay conocido como calle Estado”.
Añadió: El diagnóstico está hecho. Se hizo un análisis crítico de cada espacio, de cada elemento, de las molduras, de las pilastras, puertas, ventanas, muros, suelos, techos. Es una casa que tiene más de 800 metros cuadrados de construcción. Tiene sectores con daños estructurales importantes, como es el lado del muro que colinda con los terrenos de la Iglesia de La Merced; ese muro hay que botarlo y reconstruirlo, reciclando el adobe. En los pasillos interiores hay suelos de madera, pero pudimos ver que debajo existen bloques de granito que antes se usaban ara los suelos”.
También, tiene elementos decorativos peculiares que son unos círculos ornamentales en las pilastras (pilares). Además, tiene varias puertas que dan a la calle, con rejas antiguas.
Beatriz Valenzuela indicó que tras la aprobación del proyecto de restauración, ahora el municipio debe postular a fondos públicos que permitan recuperar esta parte de la historia de Rancagua.
La restauración de la antigua casona tendría un costo de aproximadamente mil millones de pesos.

Alcalde Eduardo Soto: “Tenemos que mantener nuestro centro histórico”

La arquitecta Beatriz Valenzuela y el alcalde Eduardo Soto comparten el sueño de recuperar el centro histórico de Rancagua.
La arquitecta Beatriz Valenzuela y el alcalde Eduardo Soto comparten el sueño de recuperar el centro histórico de Rancagua.

El alcalde Eduardo Soto afirmó que el municipio hará todos los esfuerzos posibles para mantener y poner en valor el centro histórico de Rancagua. Indicó que esta ciudad, pese a su condición de ser histórica y heroica no se había preocupado de recuperar y preservar este patrimonio.
De esa inquietud surgió el programa Rancagua revive su centro. “Partimos la primera parte del programa en conjunto con el Ministerio de la Vivienda, que correspondió a la recuperación de fachadas”.
Agregó que la comunidad “está apreciando lo que estamos haciendo. Municipios de la Región Metropolitana envían de visita a delegaciones de adultos mayores y nos comentaban lo hermoso que están el Paseo Estado, al igual que la Casa de la Cultura”.
Sobre la casa que perteneció a la familia Nahuel, el alcalde señaló que “había interés de privados para comprarla, demolerla y hacer una nueva construcción. Nosotros pensamos en su valor arquitectónico y por eso decidimos adquirirla”.
Añadió: “Nos interesa nuestro patrimonio. La inmobiliaria Armas está desarrollando un proyecto en población Centenario y en su momento presentó la solicitud de demolición del castillo Butrón. Esa construcción es parte de la historia, es característica e identificatoria del sector. Logramos que la inmobiliaria, en un gesto generoso, donara esa construcción al municipio”.
En cuanto a la casa en que funcionó el ACLE, Soto dijo que ahora hay que conseguir los recursos para su restauración. Una vez restaurada, señaló que se puedes destinar a un centro cultural o a ser la sede de la casa central de la universidad regional.
El alcalde destacó otro proyecto que se está ejecutando en la Iglesia de La Merced. “Con la orden mercedaria estamos trabajando respecto de la recuperación de la fachada del tramo Estado, entre el Acle y la Iglesia La Merced. Ahí se puede desarrollar una cosa muy interesante, un circuito muy bonito”.
También, mostró interés en recuperar la casa del escultor Samuel Román, ubicada en O’Carrol con Lastarria. “Está bastante deteriorada. Hoy la tiene asignada Gendarmería, pero independiente de eso hay que hacer un esfuerzo de recuperar ese espacio, es lo que corresponde, la obligación de cualquier autoridad que quiere su ciudad es preocuparse del patrimonio”.

Deja un comentario