Los Celestes esperan que, esta vez, Yumbel sea Tierra Santa

– O’Higgins se medirá desde las 16.00 horas frente a Universidad de Concepción por la Copa Chile y para pasar de ronda, solo sirve la victoria.

Ricardo Obando

Esta tarde será la vencida y, de paso, la revancha de lo ocurrido en febrero pasado. Esa es la mentalidad con que el plantel de O’Higgins viajó ayer hasta la región de Bío-Bío para aguardar el partido de vuelta por los octavos de final de Copa Chile frente a la Universidad de Concepción en Yumbel.
Desde las 16.00 horas y con arbitraje de Rafael Troncoso, el Capo de Provincia buscará su paso a la siguiente ronda del certamen siempre y cuando supere al equipo del Campanil en una cancha que para el equipo rancagüino no ha sido benevolente, en especial este 2015.
Pero, en el actual plantel están confiando en el fútbol que están mostrando y quieren saltar la valla y seguir en carrera. Según declaró ayer el técnico y específicamente sobre los retornados por complicaciones físicas, “pudimos recuperar al cien por ciento a Albert Acecedo y Hugo Droguett, no así a Pedro Muñoz pero podemos decir que tenemos recuperados a todos los jugadores”.
Junto con ello, expuso que para el partido de hoy “vamos a una cancha complicada, el rival no se entrega y estamos hablando de un equipo muy práctico que sabe lo que quiere y que ejecuta bien”.
Respecto a las complicaciones con las que se podrían encontrar en Yumbel, Sánchez dijo que “la dificultad tiene más que ver con el equipo. Escuché declaraciones de jugadores de la U de Conce disconformes con el estado de la cancha de Yumbel. Ojalá ayude el clima”.
Finalmente, respecto a variantes en el once estelar, Vitamina argumentó que habrá “algunas, no muchas. Vamos a salir con el equipo que creemos es el más competitivo, vamos a salir con lo mejor”.
En tanto, el portero Roberto González sentenció que el equipo llega bien y que “esperamos jugar de buena forma y traernos la clasificación porque eso es lo que vamos a ir buscar”.

 

De dulce y de agraz en Yumbel

La historia dice que la cálida tarde del sábado 17 de enero, el equipo rancagüino cayó 1-2 en el municipal yumbelino y, aquella derrota, significó la posterior salida del entrenador Facundo Sava.
Ese día, el equipo llegaba muy presionado y si bien hizo un buen primer tiempo, en el segundo lapso se derrumbó y le pasaron por arriba. Ese fue la última visita a ese recinto.
Pero, el capítulo más feliz lo logró en la campaña que lo llevó al título del Apertura 2013. Con el solitario gol de Pedro Pablo Hernández, el 19 de octubre, O’Higgins ganó un ajustado duelo sobre el conjunto de “Vitamina” Sánchez y quedaba segundo en el campeonato. Lo que vino después es historia más que conocida.

Related posts

Top