Desafíos con la primera infancia

Seremi Claudia Diaz MoralesLas últimas semanas nos han estremecido con noticias que duelen el alma, pues Molina, Arica y playas de Turquía han sido testigos de hechos que como sociedad nos avergüenzan, y que dan cuenta de los múltiples desafíos que tenemos con la primera infancia, en Chile y el mundo entero.
La mayoría de quienes tenemos el privilegio y bendición de ser padres, vemos a nuestros hijos en cada niño y niña, que son ángeles llenos de inocencia, alegría, y más que pertenecernos son parte de un mundo que los contempla. Todo lo iluminan, pero con su llanto y sufrimiento estremecen hasta al más fuerte, es por eso que nuestros niños son responsabilidad de TODOS, cuidarlos, protegerlos y amarlos.
Nelson Mandela en una de sus tantas frases celebres nos señaló: “No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en la que trata a sus niños”, entonces cabe preguntarnos ¿de qué forma estamos tratando a nuestros niños? Sin duda tenemos una deuda pendiente con cada niño agredido, maltratado, no respetado en sus derechos y no hablo necesariamente de hijos propios, sino que el ser testigos nos hace cómplices de la vulneración de seres inocentes, que merecen que todos y cada uno de nosotros vele por su bienestar y sobre todo por su felicidad.
En septiembre se cumplen seis años de la promulgación de la ley que da inicio al Chile Crece Contigo, subsistema que se crea en el primer mandato de nuestra Presidenta Michelle Bachelet, promoviendo la equidad desde el comienzo de la vida y cuyo principal objetivo es que todos nuestros niños y niñas puedan alcanzar su máximo potencial de desarrollo, siendo una de las políticas públicas más exitosas de las últimas décadas, entregando prestaciones garantizadas y de carácter universal.
Con esto quiero dar cuenta que desde el Gobierno, ha existido la visión y genuina preocupación por la primera infancia, camino que se fortalece en este segundo mandato de la Presidenta ampliando la cobertura del Subsistema Chile Crece Contigo de los cuatro a los nueve años y desde el Ministerio Desarrollo Social dando pronto origen a la Subsecretaria de la Infancia, pero todos estos esfuerzos se disipan en la medida que no nos hagamos responsables de nuestros pequeños gigantes, como sociedad en su conjunto, promoviendo el buen trato, una crianza respetuosa y haciendo gestos cotidianos como apoyar a una madre o padre desbordada, que necesita a veces solo de un buen consejo o un abrazo con empatía.
¡¡Hoy es cuando!! los niños no son el futuro, se cuidan y aman en el presente, revelemos nuestra alma como país con sonrisas permanentes, llena de juegos y cariño, llena de besos y abrazos para quienes son los tesoros más valiosos de nuestra humanidad.



CLAUDIA DIAZ MORALES, SEREMI DE DESARROLLO SOCIAL

Top