EDITORIAL: ¿Qué remplazará al cobre?

Molestia, sorpresa y especialmente temor causó la noticia dada durante la semana pasada de que unas mil personas, la gran mayoría habitantes de Rancagua, perdían sus empleos al terminarse el contrato que Codelco tenía con Túneles Mineros.

Temor porque nada hace sospechar que este sea el único contrato que será cesado por lo que el fantasma del desempleo ronda en la montaña. Fuentes al interior de Codelco señalan que se calcula en 3 mil 800 los empleos que podrían dejar de existir para contratistas en diversas obras en El Teniente, especialmente en el Nuevo Nivel Mina.
Y es que el precio del cobre peligrosamente cercano a los costos de producción y las dificultades mayores a las proyectadas para la construcción de este nuevo nivel que le daría continuidad operativa a la minera, han golpeado fuerte. En palabras del presidente ejecutivo de la cuprera Codelco entra en economía de guerra.
Si bien la crisis no es terminal y tenemos cobre para mucho tiempo más, dada la coyuntura no está de más en pensar en que remplazará al cobre en nuestra economía tanto nacional como local sí es que sucediese una crisis mayor, al mismo tiempo que se hace necesario repensar el modelo exportador del material sin refinar para que no sucedan contradicciones tan absurdas como que en la zona donde se encuentra la mina de cobre más grande del mundo sea necesario traer cables eléctricos (de cobre) desde Brasil, lo mismo que el material necesario para hacer artesanía. Es que –más allá del precio- en Rancagua para nadie es posible comprar cobre con la intensión de realizar algún emprendimiento que permita industrializar o investigar nuevas propiedades del mineral. Salvo que se compre cobre robado.

Luis Fernando González V.
Sub Director.

Top