Con un detenido por receptación termina fiscalización a chatarrerías de Rancagua

– La actividad de fiscalización se enmarcó dentro de la labor de la mesa de prevención de robo de conductores eléctricos de la Región de O’Higgins. A través de esta instancia se coordinan acciones de prevención y control de este delito, teniendo en cuenta el impacto que puede causar en la comunidad.

Fiscalizar las principales chatarrerías de las comunas de Rancagua y San Fernando para detectar la comercialización de cables de cobre de alta tensión, fue el objetivo del operativo de fiscalización que realizó la Policía de Investigaciones en conjunto con el Servicio de Impuestos Internos, la Coordinación Regional de Seguridad Pública y la Seremi de Energía.
Producto de la fiscalización, en una de las casas de compra y venta de metales fueron decomisados 27 kilos de cables de cobre de alta tensión, cuya venta en este tipo de locales está prohibida.
“Encontramos cables de alta tensión que estaban ocultos al interior de esta compra y venta de chatarra. Estaba picado con la finalidad de poder ocultar que se trataba de ese tipo de material. Ellos, a pesar de estar en conocimiento de que es una especie prohibida, lo mantenían ahí oculto con la finalidad de poder, posteriormente, venderlo. A raíz de eso están cometiendo el delito de receptación, al tener especies que fueron robadas o hurtadas de algún lugar por lo que el propietario del negocio será puesto a disposición de la justicia”, señaló en la ocasión el comisario Marcelo Urrea, jefe del Grupo Especializado de Bienes Robados de la PDI Rancagua.
La coordinadora regional de Seguridad Pública, Verónica Leyton Rubio, destacó la importancia de estas labores preventivas. “A través de estas actividades buscamos crear conciencia en la comunidad sobre las implicancias de la compra y venta de cables de tendido eléctrico y alta tensión. Además de que arriesgan penalidades por el delito de receptación, causan un gran daño a la comunidad al dar cabida al material que está siendo robado o hurtado de las líneas eléctricas. El llamado es a denunciar este tipo de ilícitos a través de las policías, Fiscalía o por medio del fono Denuncia Seguro al 600 400 0101”.
La actividad de fiscalización se enmarcó dentro de la labor de la mesa de prevención de robo de conductores eléctricos de la Región de O’Higgins, en la que participan las empresas eléctricas, las policías, Fiscalía, SEC, SII, la Seremi de Energía y la Coordinación Regional de Seguridad Pública. A través de esta instancia se coordinan acciones de prevención y control de este delito, teniendo en cuenta el impacto que puede causar en la comunidad.
El Seremi de Energía, Jaime Smith, sostuvo que el robo de cables, además de producir un daño importante a las empresas eléctricas, produce graves perjuicios a la ciudadanía, pues una parte importante de la población se queda sin suministro por tiempos prolongados, con todos los inconvenientes que ello significa para la ciudadanía.
“Nos interesa de sobremanera, combatir este delito pues atenta contra nuestra misión ministerial, que es trabajar para que la ciudadanía reciba un servicio eléctrico seguro y de calidad, es por ello que este actuar un hecho inédito, en el cual tantas instituciones del Estado, y las empresas afectadas por el robo de cables de cobre, se unan y generen estrategias conjuntas para disminuir este delito que afecta de manera importante a la ciudadanía. Para ello generaremos un Convenio de Cooperación para evitar el robo de cables eléctricos, el cual nos permita establecer estrategias, gestión y colaboración entre otros servicios públicos y por las empresas del sector, con el objetivo de reducir el delito de robo y tráfico de cables de cobre” afirmó Smith.
Las autoridades presentes indicaron que el trabajo coordinado de la mesa de robo de conductores eléctricos continuará en la Región de O’Higgins a través de acciones investigativas y de prevención, apoyados por la campaña “Mucho depende de una simple cable”.

 

Top