Tranquila jornada de terremoto para la Región de O’Higgins

4

La distancia con el epicentro provocó que la región no tuviese mayores problemas, a pesar del fuerte movimiento percibido. El tsunami que llegó a la costa no superó una marejada normal en Pichilemu.

Felipe Alvear Silva

Chile es un país sísmico, y durante la tarde del jueves la Tierra nos lo recordó. Cuando el reloj marcaba las 19:54 horas, un sismo de 8,4 grados en la escala Richter con epicentro a 42 kilómetros al oeste de Canela Baja (Región de Coquimbo) y con un hipocentro de sólo 11 kilómetros, afectó al Norte Chico, la Zona Central y la Zona Sur del país; además, y como es habitual con movimientos tan magnos como este, el seísmo vino acompañado de un maremoto que afectó la costa de gran parte del país.

El movimiento telúrico que es el sexto más potente de la historia de nuestro país, dejó una cifra de 10 fallecidos, principalmente en la Región de Coquimbo, y una cifra de al menos 600 damnificados. Además, el terremoto ocasionó cortes en la Ruta 5 Norte, cortes de energía eléctrica en varias ciudades y pueblos del Norte Chico y Zona Central del país, y ocasionó una ola de pánico que aumentó con el pasar de las horas, principalmente debido al corte de comunicaciones y las continuas réplicas.

La intensidad del terremoto varió según la cercanía y topografía de los lugares medidos, pero de acuerdo a lo señalado por Sismología de Chile tuvo intensidades de VIII en la escala de Mercalli para las ciudades y pueblos de la Región de Coquimbo. Más al sur, en las región de Valparaíso y Metropolitana, las intensidades variaron entre VII y VIII. Por disposición de la Presidenta Michelle Bachelet, en la jornada de ayer se decretó Zona de Catástrofe para la Región de Coquimbo.
REGIÓN DE O’HIGGINS

En la Región de O’Higgins el terremoto se sintió con mayor fuerza en el sector norte, es decir en las comunas del centro de la Provincia de Cachapoal, donde alcanzó VI a VII grados para Rancagua. Con menor intensidad se vivió en Colchagua, donde varió de IV a V; con respecto a la costa la comuna de Navidad fue la que más se movió con el seísmo, llegando a VI, muy superior a los IV que se registraron en Pichilemu. Afortunadamente no hubo víctimas fatales.

Las horas posteriores al sismo de alta magnitud fueron complicadas. En Rancagua se produjeron varios llamados a Bomberos por personas atrapadas en departamentos, principalmente por la traba de puertas; además, en la capital regional hubo un amague de incendio y una accidente en los minutos posteriores. Caso especial ocurrió en San Vicente, donde detectives salvaron a una familia de sufrir daños por un principio de incendio que afectaba su casa. Además de esto se vieron muchos automóviles en las calles lo que ocasionó accidentes menores, y las bencineras recibieron una cantidad inusual de clientes.

En cuanto a los daños ocasionados, la Onemi informó que casi 3 mil clientes quedaron sin energía en Mostazal, pero que fue normalizado a eso de las 22 horas; en Doñihue dos viviendas quedaron con daños menores, y además el pueblo quedó por horas sin alumbrado público; en Las Cabras la Villa Eduardo Frei quedó sin luz; lo mismo en Guacarhue de Quinta de Tilcoco; y El Huique de Palmilla corrió la misma suerte.

 

Cardenal Caro reaccionó en completa tranquilidad ante alerta preventiva de tsunami

 

De acuerdo con su gobernadora, Teresa Núñez, las cuatro comunas de la provincia con salida al océano -Navidad, Litueche, Pichilemu y Paredones- reaccionaron con tranquilidad frente a la alarma. Es así como los residentes de los sectores más bajos se alejaron del agua, sin generarse accidentes. “La gente cooperó bastante y por iniciativa propia, además de que tuvimos el apoyo de Carabineros, Bomberos y de personal municipal”, explicó la autoridad, respecto al modo en que avisaron sobre la situación.

“Acá, la evacuación fue sólo preventiva y evacuamos a alrededor de 2500 personas, dado que la alerta se dio a nivel nacional. No obstante, tuvimos olas pequeñas, de 50 centímetros” añadió. Del mismo modo, desde la Gobernación de Cardenal Caro contaron que Bomberos colaboraron en el despeje del Hospital de Pichilemu, sacando a ocho pacientes que se encontraban internados. Estos fueron llevados al Cerro de La Cruz y al Centro Cristiano Juventud con una Misión, para más tarde derivarlos a sus domicilios particulares.

Pero no todo fue perfecto, pues cinco antisociales aprovecharon de ingresar a viviendas para perpetrar delitos de hurto. Pese a aquello, fueron detenidos por Carabineros de Pichilemu y quedaron a disposición del tribunal local.

Cabe señalar que el movimiento telúrico registró una intensidad que fluctuó entre los 4 y 5 grados en la zona, por lo que en ésta no habría heridos ni damnificados. Aquello fue ratificado por la gobernadora, quien agregó que los vecinos de esta parte de la región apenas notaron el sismo. “Navidad fue la comuna donde tuvimos la mayor percepción, pero hoy (ayer) está todo en calma. No tuvimos clases por el dictamen presidencial, pero el lunes se vuelve a la normalidad”, sentenció Núñez.

Por su parte, el alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova, confirmó que los vecinos del sector dejaron las construcciones próximas a la costa en total tranquilidad y que, para advertir a la población respecto a la posibilidad de tsunami, contaron con la colaboración de Bomberos, Carabineros y funcionarios del municipio. Sin embargo, observó que, al momento de recibir mensajes en sus celulares, la gente que reside a pasos del mar se fue a los puntos más altos. Lo anterior, siempre “en un clima normal”

 

Deja un comentario