EDITORIAL: El 2 de octubre

Terminadas las fiestas patrias, en Rancagua, comenzamos de inmediato a pensar en el 2 de octubre que está a la vuelta de la esquina, exactamente a 10 días para esta fiesta de la capital regional.
Una vez más este desfile será organizado desde la intendencia y se realizará –suponemos- en el Estadio El Teniente. Como cada año, otra vez en estas líneas establecemos nuestra posición de que esta fiesta rancagüina, precisamente por ser una fiesta de la ciudad y no de la región, debiese ser organizada por el municipio local, tal como tradicionalmente ocurría hasta el gobierno militar donde por conveniencia –ya que en la práctica el alcalde era un subordinado del intendente- la organización pasa por una simple orden al gobierno regional, mejor preparado para montar el escenario para las visitas de Pinochet.
Para este año esperamos que no se repitan errores anteriores al momento de repartir entradas, las que muchas veces han sido entregadas con un criterio más político que de buscar al público interesado en asistir, quedando miles de personas con el verdadero interés de ver el desfile fuera del estadio mientras se observan tribunas vacías al interior del coliseo. Un argumento para que el desfile vuelva a la calle.
Otra duda que tenemos es si nuestras autoridades habrán considerado para este año medidas especiales para evitar un colapso vial de la ciudad, esperemos que no se decida cortar la subida por la Carretera del Cobre, la misma innecesaria medida que tantos problemas ha traído en partidos de fútbol, más aun considerando que la seremi de Transportes autorizó hasta las 21 horas de ese viernes 2 de octubre el corte de tránsito en Av Membrillar. Receta segura para una Alameda colapsada.

Luis Fernando González
Sub Director

Related posts

Top