¡Bienvenido Señor Rector!

Domingo Soto Fuentes

Docente
En el transcurso de los últimos tiempos, hemos sido testigos directos del proceso de fundación de la universidad regional de O’Higgins, período que no ha estado exento de opiniones, dudas e incertidumbres; llegando incluso a escuchar a algunos escépticos que pensaban que la promulgación del decreto que establecía la creación de la universidad regional, nuevamente sería una promesa incumplida, como tantas otras promesas que ya se había escuchado y que siempre tenían el mismo fin, nada; pero en esta oportunidad, la realidad sería bien distinta, ya que desde hace algunos días se ha podido apreciar un trabajo exhaustivo para tal propósito, viéndose coronado, hace unos pocos días, con la tremenda y satisfactoria noticia del nombramiento del rector de la futura universidad estatal de nuestra región.

Don Rafael Correa Fontecilla, académico de la Universidad de Chile, viene a plasmar un sueño largamente acariciado por los habitantes de la región de O’Higgins, anhelo que muchas veces fue postergado y ocultado tras muchas y variadas promesas que se olvidaban mucho más rápido de lo que se demoraba en pronunciarlas, pero que hoy ya comienza a transformarse en una realidad.

Quienes hemos estado cercanos y atentos a la creación de nuestra universidad, nos hemos constituido en silentes testigos de las muchas decepciones generadas por ofrecimientos políticos, los que sólo servían para alargar la agonía de nuestros deseos hasta el punto de empezar a creer que ya nunca se harían realidad; hasta hoy, que por fin podemos visualizar como la materialización de nuestras ilusiones, cuando vemos que en el gobierno de la presienta Michelle Bachelet, la universidad regional ya es una feliz realidad.

Comienza de esta manera a renacer en nosotros todas las expectativas, sueños y proyectos que se vislumbraron por muchas décadas y que ya comenzaban a parecer olvidadas; por lo que ahora esperamos en la confianza y la certeza que esta institución cumplirá con las deseos e ilusiones que toda la comunidad espera, consolidándose como una universidad integradora y con presencia en toda la región, basando su compromiso en el desarrollo de la misma así como también en todos los sectores productivos, tales como Educación, Minería, Agricultura, pesca, turismo y servicio público.

En este momento tan trascendental, es importante hacer memoria que la comunidad, a través de los diálogos ciudadanos, planteo el deseo y la necesidad de tener en la región un plantel moderno y futurista, que desarrolle la investigación e innovación tecnológica, I &IT, a través de un trabajo mancomunado entre las autoridades académicas, gobierno y el sector productivo, los que deberán comprometerse en la consolidación de los principios fundamentales, mismos que son la base de una universidad moderna e integradora, contribuyendo con aportes reales para la instalación y posterior funcionamiento de los centros de investigación, los que estarán bajo el alero de esta universidad, nuestra universidad de O’Higgins.

Es importante además no olvidar la gran deuda contraída con las generaciones anteriores, hombres y mujeres de 30 a 45 años, que no pudieron acceder a una educación superior y que hoy se encuentran motivados y en plena capacidad productiva, para que y de la misma forma que he planteado en una columna anterior, “ojalá no pase la vieja” para ellos.

Tengo la certeza que el señor Rafael Correa Fontecilla, con la experiencia adquirida en el transcurso de su vida profesional y académica; en especial en el Centro de Modelamiento Matemático (CMM) y en el Centro de Investigaciones Avanzada en Educación (CIAE), lo que se ve potenciado y complementado con el compromiso de toda una comunidad que ha añorado por tanto tiempo esta casa de estudios, realizará su mayor esfuerzo en pos de satisfacer a cabalidad las aspiraciones de tantas familias de la región, de no tener que verse en la obligación de enviar a sus hijos a otras ciudades a estudiar.

De igual forma, satisfacer las necesidades de los trabajadores jóvenes de comenzar o retomar los estudios universitario, permitiendo en definitiva generar una política integral de investigación e innovación tecnológica, permitiendo que en un breve plazo nuestra universidad pueda preparar investigadores oriundos de esta región, así como repatriar a nuestra querida región a aquellos científicos e investigadores que emigraron por no tener oportunidad en sus campos de investigación

Es por esto que hoy no podemos más que sentirnos felices y orgullosos de ser testigos de la consolidación de nuestro más grande sueño académico, como es el de la fundación de nuestra universidad regional, razón por la cual decimos y repetimos con mucho énfasis y alegría,

¡Bienvenido Señor Rector!

Deja un comentario