Fedefruta en Rancagua analizaron los beneficios en la asociatividad frutícola

 

La exportación, la reducción de costos y el manejo del agua, son los principales temas que los productores hortofrutícolas de la Región de O’Higgins quieren trabajar de forma asociada. Esa fue la conclusión que dejó el Encuentro Regional de Fedefruta, Frusexta y ProChile en Rancagua, para acercar la asociatividad y la ciencia aplicada a este importante sector económico de la zona.

La Universidad Santo Tomás, por medio de su director de Agronomía Álvaro Reyes, impartió durante el evento un taller en que los productores pudieron asimilar los principales beneficios de asociarse entre ellos para verse fortalecidos en la industria, al igual que plantear las principales barreras para lograr una verdadera asociatividad. En ese sentido, los fruticultores indicaron que entre las brechas más importantes en Chile se encuentran la falta de confianza de los agricultores para enfrentar juntos los problemas que se avecinan (como la sequía, las posibles heladas, desafíos fitosanitarios, etc.), la misma falta de unión entre los agricultores a causa de la idiosincracia chilena, que se traduce en no compartir ideas entre empresarios del rubro, la impaciencia en cuanto a la búsqueda inmediata de resultados sin considerar el largo plazo, y la escasez de liderazgo empresarial para fomentar la asociatividad como herramienta de desarrollo para el mundo rural.

“Lo que buscamos en incentivar, promover y esforzarnos en la construcción de redes de confianza en nuestro sector”, agregó Reyes. “No es un tema fácil pero hay que tratar, porque de lo contrario hay algo en el negocio que no estamos haciendo bien, equivalente a una producción sin poda, con mal manejo del agua o de fertilización… no alcanzaremos el máximo. Necesitamos dicho ingrediente, el formar equipos y trabajar asociativamente, buscando los temas que nos unan en la parte comercial o técnica”.

 

Acceso a la producción científica y tecnología aplicada

No solo la asociatividad entre fruticultores fue discutida en el Encuentro Regional de Fedefruta en Rancagua, sino también la que pueda existir entre la investigación y este sector productivo en participar, de cara a fomentar la innovación y la ciencia aplicada a la agroindustria.

Así, el académico del Instituto de Tecnología de Georgia, Juan D. Rogers, explicó que por la inserción en el medioambiente, el foco sobre material orgánico y su papel en la alimentación humana, hacen crítico el díalogo entre los científicos y el campo, a fin de buscar soluciones a los principales desafíos productivos por medio de la tecnología. Además, destacó la necesidad de políticas públicas que gestionen esta colaboración.
En relación a tecnología al alcance de los huertos, Crux Technologies dio a conocer la utilización de georradares con drones para mediciones de la humedad de suelo, mientras que la científica de la Universidad de Concepción, Patricia Gómez, mostró el proyecto de biotecnología microalgal que está proponiendo con Fedefruta.

Top