Minagri presentó máquina que detecta porcentaje de agua en el vino

En el Complejo de Laboratorios y Estaciones Cuarentenarias del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) fue presentada una sofisticada máquina que permitirá establecer con certeza los porcentajes de agua que contienen los vinos que se producen en territorio nacional, en una actividad encabezada por el Ministro de Agricultura, Carlos Furche, y el Director Nacional del SAG, Ángel Sartori, y que también contó con la presencia de representantes del sector vitivinícola.

El equipo, que tuvo un costo de US$ 300 mil dólares y es de origen alemán, lleva por nombre “Espectrómetro de masas de relaciones isotópicas” y de ahora en adelante dotará al SAG de una nueva herramienta de fiscalización de última tecnología y que es de uso habitual en naciones como Alemania, Francia y España.
Al respecto, el Secretario de Estado dijo que esta iniciativa se inscribe en un proceso un poco más amplio de modernización del SAG para cumplir de mejor manera, de forma más eficiente, el conjunto de funciones que son cruciales para el desarrollo de la agricultura de Chile. El equipo contribuirá incrementar el prestigio y solvencia de la industria vitivinícola, explicó el Ministro Furche, quien agregó que “esta es una aspiración de larga data, sobre todo de los productores de uva, que el SAG con un esfuerzo significativo del punto de vista presupuestario ha conseguido dar respuesta”.
Además, la autoridad destacó que “Chile exporta el 70% del vino que produce, entonces esto es muy importante de cara a los mercados internacionales, que son cada vez más exigentes en su normativa”.
En tanto, el Director Nacional del SAG, Ángel Sartori, se mostró muy satisfecho con la nueva adquisición, señalando que “para nosotros constituye un importante salto tecnológico en la fiscalización de los vinos, ya que podremos evitar fraudes al realizar un análisis actualmente único en el país para el área vitivinícola, permitiendo cumplir con la última modificación al reglamento de la Ley de Alcoholes, que incluye certificar si el vino excede o no el 7% de agua máximo permitido por prácticas enológicas”.

Top