Cuestionario imprescindible

Pocos años atrás, en un magnífico ensayo, un alumno que no se atrevía a declararse a su amada, escribía: “Me gustaría conversar tantas cosas con ella: preguntarle qué piensa del amor, y si cree en él a primera vista; saber si se emociona con las columnas de Warnken o Mouat, o si le atrae la peculiar manera de razonar de Carlos Peña; le preguntaría si va por voluntad u obligación a Misa los domingos, si ama a Dios o si simplemente cree en El; me gustaría saber qué opina respecto de la virginidad y qué concepto tiene de la fidelidad en pareja; le pediría que me recitara un poema o que me recomendara una película o algún libro.”

Votar por un candidato presidencial, obviamente, no es cuestión de amor, pero está mucho más cerca de los grandes temas de la vida humana que de la ramplona preocupación por el bolsillo y el PIB con que algunos enfocan su búsqueda de postulante a la primera magistratura.
Por eso, cuando los opositores al actual gobierno se plantean a quién le confiarían esa tarea decisiva a fines de 2017, el listado de nombres que aparece, por su enorme diversidad, debe ser sometido a un escrutinio tan incisivo como amplio, en las grandes materias de la vida humana, del bien de Chile.
Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón, José Antonio Kast, Alberto Espina, Andrés Allamand y Francisco Chahuán deben ser los destinatarios de ese cuestionario. Y deben responder también Ricardo Lagos E. y Andrés Velasco, con quienes pololea parte de la oposición, sin que ellos hayan renunciado explícitamente a esa tentación.
¿Cuándo comienza la vida humana y cómo se la debe proteger? ¿Acepta alguna causal para el aborto? ¿Qué es una familia? ¿Qué medidas tomaría para eliminar el divorcio en Chile? ¿Cómo fortalecería la autoridad paterna y materna? ¿Qué derechos tienen los padres respecto de la educación de sus hijos? ¿Hasta dónde estima que deben existir derechos de los niños, en cuanto tales? ¿Qué regulación apoya para las uniones extramatrimoniales de hetero u homosexuales? ¿Incentivaría la natalidad? ¿Permitiría la adopción de niños por parejas homosexuales? ¿Cómo concibe la propiedad y cuáles son sus límites? ¿Cuándo termina la vida humana natural? ¿Se le puede poner término antes y de qué modo? ¿Qué espacio concede a la vida de fe en los ámbitos públicos? ¿Apoya los gobiernos triestamentales en la enseñanza superior? ¿Cree que es legítimo lucrar en educación? ¿Cuándo? ¿Cuál es su concepto de sueldo justo? ¿Cómo concibe la participación en la empresa? ¿En qué medida debe intervenirse la ciudad para hacerla más inclusiva? ¿Cuáles son sus políticas respecto de la droga? ¿Está a favor de algún tipo de legalización? ¿Estima que todos los chilenos somos iguales ante la ley o que debe haber etnias privilegiadas? ¿Estima que todos los chilenos somos iguales ante la ley o que debe haber grupos penalmente privados de derechos? ¿Debe existir una Historia oficial de Chile respecto de los años 60 en adelante? ¿Cómo concibe la relación entre delitos, policías y penas?
Contestado todo eso, además, si quiere, recite un poema o recomiende un libro o una película.

 

Gonzalo Rojas Sánchez

 

Deja un comentario