EDITORIAL: Alza del dólar

El precio del dólar rompió ayer nuevamente  la barrera de los 700 pesos, presionado por un negativo escenario externo y la caída en el precio del cobre, principal exportación del país.

Los efectos del alza de la moneda estadounidense son variados, para algunos sectores es negativo. Principalmente por el alza que significa en los precios de los bienes exportados. Necesitamos más pesos por dólar para todos aquellos productos o servicios que compremos y cuyo pago sea en dólares, es decir, al haber un tipo de cambio mayor, los dólares son más caros. Por ejemplo, se verían afectados los productos importados como automóviles, computadores y electrodomésticos de alta tecnología que si bien no suben de inmediato, lo harán en los próximos meses, pues un alza en el precio del dólar obliga al importador a cobrar más. Lo mismo ocurre con los viajes, donde la recomendación de los expertos es visitar países de la región y evitar ir a las economías desarrolladas. En el comercio se advierte preocupación, ya que ante un escenario de frenazo de la economía no siempre es posible traspasar los mayores costos a los consumidores, que simplemente dejarían de consumir.

Pero desde otro punto de vista, en el rubro exportador, existe bastante optimismo por los niveles que ha alcanzado la divisa. Es que los agricultores gastan en pesos y cobran en dólares. Por lo que por cada dólar recibido tendrán más pesos.  Efectivamente, el alza del tipo de cambio tiene la virtud de ayudar a la competitividad de nuestros exportadores, pero sirve solo si los costos se mantienen a raya. Mientras tanto, la inflación sigue en calma pero mostrando signos preocupantes con un IPC acumulado más alto de lo proyectado, sin embargo el escenario impone un especial cuidado en el diagnóstico y posteriores acciones de las autoridades económicas. Una depreciación excesiva de la moneda es capaz de despertar a la inflación y sus siempre negativos efectos, sobre todo en los sectores de más bajos ingresos que destinan la mayor parte de su presupuesto a alimentación y vestuario.

 

Luis Fernando González

Sub Director

Deja un comentario