En O’Higgins se lanzó oficialmente la campaña contra Lobesia botrana 2015-2016

1

– Con la presencia del Subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier, del Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero, Ángel Sartori, del Seremi de Agricultura de la región de O’Higgins, José Guajardo, y del Director Regional (TyP) del SAG, Rodrigo Sotomayor, se dio inicio nacional a la temporada del Programa Nacional Lobesia botrana, en el Fundo Los Fresnos de Rancagua.
Las autoridades, en compañía de representantes del sector privado, recorrieron el predio ubicado al norte de Rancagua, en que él se estaban instalando confusores sexuales, una de las técnicas que se ha comprobado es más efectiva para controlar esta plaga agrícola que en nuestro país afecta a uvas, arándanos y ciruelos.
“El trabajo que hacemos como Ministerio es mancomunado con el sector privado. Concurrimos con acción y con recursos para poder hacer efectivo este programa de control oficial de Lobesia botrana, a través de los confusores sexuales, y todos, el mundo público y los productores y gremios, hemos concurrido con recursos para hacer la aplicación de esta técnica lo más extensivo posible”, indicó Claudio Ternicier, Subsecretario de Agricultura.
“Como muchas otras veces en Chile, para la liberación de plagas y enfermedades, el trabajo público privado nos da muy buenos resultados”, continuó la autoridad ministerial.
“Una de las novedades para esta temporada, es que el SAG está impulsando la modalidad 1+1 respecto de la confusión sexual. Esto significa que por cada confusor que pone el Servicio, el productor pone otro, duplicando de esta manera la cobertura. Esto refleja que el trabajo conjunto entre el sector y privado es la clave para controlar la Lobesia”, explicó el Director Nacional del SAG, Ángel Sartori.
Cabe señalar que el presupuesto del Programa de Control de Lobesia botrana aumentó de $7.000 millones en 2014, a $9.200 millones para la presente temporada, y de allí un 33% de los recursos se están utilizando en la instalación y supervisión de este dispositivo, con el objetivo de cubrir 30.000 ha productivas entre las regiones de Coquimbo a Biobío.
“La técnica de la confusión sexual permite controlar a la plaga Lobesia botrana al generar una nube de feromona sintética que causa desorientación al macho. De esta manera disminuyen los apareamientos, lo que se traduce en una menor descendencia y, por ende, menor daños en la fruta. Pero lo que se debe tener en cuenta es que para que la técnica funcione de manera óptima, los dispensadores que emiten la feromona deben ser dispuestos en campo antes del inicio del vuelo de los adultos, y por eso el plazo para esta temporada termina el 30 de septiembre”, señaló Grisel Monje, Directora Ejecutiva del Programa Nacional de Lobesia botrana.
“Pretendemos que en la región de O´Higgins se abarquen 347 predios con una superficie de 7 mil 257 hectáreas aproximadas. El 85 por ciento de los predios corresponden a vid, 2 por ciento a arándanos y 13 por ciento a ciruelos”, sostuvo Rodrigo Sotomayor, Director Regional (TyP) del SAG, quien llamó a los productores incorporados a esta iniciativa a completar las labores antes del 30 de septiembre, plazo que se ha puesto el SAG para la realización de la instalación de dispositivos.
También se está realizando un trabajo de control importante en las zonas urbanas -entre las regiones de Atacama a La Araucanía- mediante el uso de los confusores, aumentando de 6.200 ha en 2014, a 9.000 ha de cobertura en la actualidad.

Deja un comentario