Tras años sin caminar Ingrid vuelve a ponerse de pie

1

Ingrid Farías nació afectada de Acondroplasia, que es un trastorno genético que afecta el crecimiento óseo de los cartílagos y que provoca enanismo, especialmente en las extremidades.
Fernando Ávila Figueroa
Después de años de espera y de recorrer distintos establecimiento médicos, Ingrid Farías Olguín, ha vuelto a ponerse de pie, gracias al traumatólogo del Hospital de Rengo, Julio Hernández, quien impactado por la historia de esta usuaria, decidió junto al equipo médico del Hospital de Rengo, efectuar la intervención con miras a mejorar su calidad de vida y lograr que nuevamente pueda movilizarse por sí misma.
Ingrid Farías nació afectada de Acondroplasia, que es un trastorno genético que afecta el crecimiento óseo de los cartílagos y que provoca enanismo, especialmente en las extremidades. Ella misma cuenta que a los 3 años dejó de caminar, hasta los 14 años en que la operaron de ambas extremidades, realizándole un tratamiento de fractura de tibia para ayudarla a crecer.
El doctor Hernández acota que en esa oportunidad se le colocaron clavos endomedulares, “pero posteriormente tuvo nuevas fracturas y hace 3 años se había fracturado la rodilla derecha, además de sufrir una luxación por sobre el pincho y otra anterior de rodilla, lo que definitivamente le impedía caminar, tenía que usar silla de ruedas y dependía de que su hijo la cargara”.
Agrega el médico que en noviembre del año 2014, el caso se lo presentó otro especialista “y se discutió en el servicio las alternativas de tratamiento, derivándola a otro establecimiento, donde le dijeron que no podían hacerle nada. Ella decidió continuar en el Hospital de Rengo y atenderse conmigo. En el mes de junio decidimos operarla y a los pocos días del alta se puso de pie por primera vez después de muchos años. Había ya perdido la esperanza de operarse y más en el servicio público, por lo que fue como un compromiso personal resolver su problema y logramos hacerlo después de muchos tropiezos”, afirmó el traumatólogo.
Detalla el doctor Hernández que la intervención consistió en sacarle el instrumental de la rodilla, reducir la luxación y fijar la rodilla “es decir, si bien ya no va a poder doblar esa rodilla, si podrá volver a caminar”. Para ello ahora, la paciente ha sido derivada a rehabilitación kinésica en el consultorio de Las Cabras, para que vuelva a movilizarse por sí misma.
Ingrid Farías enfatiza que está “mentalizada en volver a caminar. Todavía me cuesta, porque después de tantos años sin hacerlo siento dolor, pero sé que lo tengo que lograr. Ya lo hice una vez en el año 81 cuando me operaron de las piernas, después de casi 9 años sin caminar y aunque ahora es más difícil, pero sé que lograré ponerme de pie y volver a caminar”.
Además, entregó su agradecimiento al doctor Hernández “que se atrevió conmigo” y a todos los funcionarios del Hospital de Rengo. “Ellos me han tratado muy bien, siendo un hospital tan chiquitito, es tan completo y el doctor es lo mejor, tiene una preocupación constante. El trato del personal ha sido muy bueno, con una recepción muy humana y muy comprometido, incluso me he encontrado con médicos que me atendieron antes y aún me recuerdan”, dijo Ingrid Farías.

Deja un comentario