Rector Rafael Correa: “Hay que construir infraestructura para la Universidad Regional sí o sí”

La autoridad universitaria afirmó que los edificios existentes en Rengo y San Fernando “no son aptos para la universidad que estamos pensando”. Al mismo tiempo, en su primera entrevista con El Rancagüino, el académico se refirió a la gratuidad universitaria, el sistema de admisión del plantel y la relación de la institución con su tutora, la U. de Chile.

 
IRENE PADILLA
FOTOS. MARCO LARA
Hacía solo una hora que había tomado posesión de las oficinas que ocupará en la Casa de la Cultura de Rancagua , cuando el rector Rafael Correa Fontecilla recibió a El Rancagüino para una primera entrevista formal. Correa, relajado comenta con humor que casi fuimos los que inauguramos su sala de reuniones, pero un encuentro con una organización de mineros nos había precedido. Hacía solo un rato el rector había participado de una ceremonia en Coya donde la minera El Teniente le donó una de las casas de la empresa estatal para ser utilizada por su equipo de trabajo, una muestra más del interés de la comunidad de la Sexta Región para que el proyecto funcione, entusiasmo que Correa no deja de recalcar y agradecer.
La idea de este primer encuentro del diario regional con el rector Correa, fue conocer su punto de vista respecto a diversos temas que marcarán el desarrollo de la Universidad de O’Higgins en los próximos años.

 

Rector, uno de los temas más cruciales del momento es la gratuidad que el Gobierno está ofreciendo a los alumnos más vulnerables de la educación superior y que se definirá por Ley de Presupuesto para el 2016. ¿Cómo es que esta política puede afectar el éxito o fracaso de la Universidad Regional?

R: “El tema de la gratuidad en general me interesa mucho, como chileno, como persona y como rector de la universidad de esta región, pero para la Universidad de O’Higgins, en este momento, la gratuidad no es la preocupación inmediata. Lo que sí es importante, es saber cómo una universidad que está abriendo sus puertas el 2017 va a acceder a la gratuidad; yo tengo la esperanza que siendo nosotros la primera universidad pública que se crea desde cero y que nacemos junto con la gratuidad, el Gobierno se ponga de acuerdo para que un 100% de los estudiantes de esta universidad tengan gratuidad”.

 

¿Pero se puede concebir esta universidad cobrando aranceles? Se lo digo porque fue creada en un marco legal que le exige mantenerse económicamente a través del cobro de aranceles a sus estudiantes..

R: “No, yo creo que ya olvidemos a las universidades públicas sosteniéndose cobrando aranceles, y eso es una suerte increíble que tenemos nosotros de nacer junto con la gratuidad . Si usted me dice, sí, las universidades pueden sobrevivir cobrando aranceles, pero esta ( universidad) no.

 

Respecto a la relación con la entidad tutora que es la U. de Chile. ¿Cómo es que define usted la relación vinculante que tendrá con esa institución?

R: “La U. de Chile fue designada como universidad de tutela, y eso significa que la U. de Chile debe estar dispuesta a colaborar en absolutamente todo lo que nosotros le solicitemos. En las próximas semanas, noviembre más o menos vamos a formar un primer equipo central que es el que va a diseñar cuáles van a ser los temas por los cuales se va a preocupar esta universidad, cuáles serán los temas de investigación, docencia y extensión, y ahí vamos a ver lo mejor de tiene la U. de Chile dentro de los temas que a nosotros nos interesen y le vamos a pedir colaboración. Pueden ser también temas de organización, curriculares, incluso algunos convenios de intercambio que en un comienzo para la U. de O’Higgins será muy importante”.

 
No habrá una relación de supervisión, se lo comento porque fue una mirada que se planteó durante la discusión del proyecto en el Congreso…

R: “No, nada, la U. de Chile no nos va a imponer absolutamente nada a nosotros y lo he conversado con el Rector, con la Vicerrectora Académica y ellos tienen la total voluntad de colaborar con lo que nosotros le pidamos y tienen absolutamente claro que no hay ninguna relación de supervisión, o de imponer”.

 
Respecto al gobierno interno que deberá ser definido en los estatutos, en su opinión ¿cabe la posibilidad de que sea una institución triestamental?

R: “Pienso que la mayoría de las universidades deberían tener algún tipo de participación triestamental y pienso que las universidades públicas deben tener participación triestamental y esta universidad la va a tener. Ahora qué tipo de participación triestamental, es algo que vamos a estudiar (…) para mí la participación de los estudiantes y de los funcionarios es fundamental”.

 

En ese sentido, la elección del rector por parte de los estudiantes es uno de los temas más polémicos. ¿Para usted es una posibilidad viable?

R: “Existe en muchos una especie de rechazo a la participación de los estudiantes en la elección del rector, yo en principio no tengo ese rechazo a la participación de los estudiantes, creo que cuando las universidades llegan a niveles de politización muy elevados, eso se pone complicado, pero también se pone complicado con la participación de los profesores, entonces no lo veo así. No le puedo decir si van a participar o no en la elección del rector, pero yo no lo rechazo”.
UNIVERSIDAD MULTIDISCPLINARIA CON INGRESO VIA PSU

 

¿Cómo piensa consolidar la participación de la región en la universidad, no solo en los primeros años sino también a futuro?

R: “La región tiene que participar mucho en las actividades de esta universidad, yo pienso en temas como medioambiente, equidad, energía , sustentabilidad que son temas que si los sectores productivos más importantes de la región son el sector agrario y la minería, esta universidad tiene que estar en mucha colaboración con ellos. Estoy pensando de alguna manera en un gran centro de innovación, esta será una universidad moderna, multidisciplinaria donde la innovación va a estar muy presente y para que esté muy presente, la institución debe estar muy cerca de lo que sucede en la región porque esta innovación nace a partir de lo que ocurre en la región; del sistema productivo, educativo o de salud de la región. Creo que en educación y en salud esta universidad debería hacer todo lo posible por estar muy cerca de lo que se está haciendo en esos sectores en la región”.

 
En ese sentido usted planteó que no concibe una universidad si no tiene Pedagogía. ¿Hoy habla también de salud?

R: “A mí me cuesta imaginar una universidad pública sin salud y sin educación”.

 
Cuando se anunció el proyecto de ley la academia afirmó que esta nueva universidad debía ojalá cambiar la forma de enseñar y de diseñar las carreras . ¿Cuánta innovación habrá en ese sentido?
R: “Está la idea de hacer de esta universidad una institución moderna. Por eso un primer concepto de la universidad es la multidisciplina: No debería ser una facultad con unas carreras del área de la salud por un lado, otras de ingeniería, otras del agro, no, aquí se va a mezclar y yo tengo ideas muy claras en el tema educación de cómo hacer un instituto o facultad de educación muy conectado con otras facultades. Lo que hoy se habla mucho es de STEM en educación, una sigla que conjuga “S” de ciencia en inglés, “T” de tecnología, “E” de ingeniería y “M” de matemáticas y algunos le agregan una “A” de arte y lo dejan como STEAM”.

 
Respecto al sistema de admisión, la Sexta Región por lo general no presenta buenos resultados en la PSU. ¿Cómo piensa enfrentar este problema?

R: “Es un tema con respuesta un poco complicada, el problema es que hoy estamos frente al fenómeno de entrenamiento de la PSU, que lo tienen quienes tienen el dinero para someterse a entrenamientos brutales que son entrenamientos automáticos, que no son entrenamientos que los hagan evolucionar mucho en su manera de pensar o reflexionar , es terrible eso. De manera que si usted me pregunta si soy partidario de algunos sistemas complementarios, alternativos a la PSU para ingresar a la universidad mi respuesta es sí, soy partidario. Hay universidades que aplican eso y vamos a tener que estudiar en esta universidad si vamos a incorporar algunos sistemas alternativos a la PSU para algunos estudiantes más vulnerables”.

 
Pero ¿el ingreso será vía PSU ?

R: “Sí, por supuesto, la PSU será la manera normal de ingreso por el momento a esta universidad. Todavía no hemos evolucionado tanto, pero espero que en el futuro evolucionemos. Será la PSU, pero con algunas alternativas que tendremos que estudiar para sectores más vulnerables”.

 
En cuanto al cuerpo académico, se habló de la incorporación de profesionales que hayan participado del programa Becas Chile para conformar esta Universidad . ¿Eso está en sus planes?

R: “Para mí eso es fundamental, es una mina de oro, vamos a traer a esos jóvenes por decir una cifra, el 80% por ciento de los profesores de esta universidad deben ser jóvenes chilenos que hace poco hayan terminado sus estudios de postgrado en las buena universidades del extranjero . Y también, sin duda un porcentaje, digo un 20%, de profesores top que vamos a traer de las universidades de Santiago, ya sea la Chile o la Católica u otras. Estos profesores vendrán como part – time, porque la presencia de profesores muy top es fundamental, pero el trabajo importante lo van a hacer un ejército de jóvenes muy bien formados en las mejores universidades”.

 

INFRAESTRUCTURA: EDIFICIOS DE RENGO Y SAN FERNANDO NO SON APTOS PARA LA IDEA DE UNIVERSIDAD

 
Después de que ha recorrido la región, especialmente las ciudades interesadas en que se considere la infraestructura existentes. ¿Cuáles son sus conclusiones?

R: “Esto es muy complicado, no conozco, no me han mostrado infraestructura existente que yo piense que pueda ser apta. Para ser más concreto, el elefante blanco muy bonito que tenemos en Rengo es realmente interesante, me desvelo en la noche pensando que obvio que hay que hacer lo posible por incorporarlo a la universidad, (y pienso) qué hacemos ahí, pero son 6 mil m2 que no se pueden expandir, 6 mil metros cuadrados que dentro de las carreras que estamos pensando, (podrían acoger) 500 estudiantes a lo más 400. Entonces si estamos pensando, para hablar, en el lenguaje antiguo de facultades, sería para una cosa chica. Si bien creo que es muy interesante y hay que hacer algo con él , tendrá que ser algún centro importante de la universidad pero no para tener una facultad ahí porque es un poco pequeño.
El hecho que el edificio de Rengo tenga problemas estructurales no me preocupa para nada porque eso se repara fácilmente, que el de San Fernando tenga problemas de algún tipo no me preocupa, pero encuentro que son hechos con un concepto de universidad pequeña, y esta va a ser una universidad grande”.

 
Piensa algo como un campus universitario , como el Campus San Joaquin de la UC, por ejemplo….

R: “Esta universidad no digo que vaya a estar concentrada, pero es un error diseminarla en ocho lugares pequeños; por ejemplo si va a tener 7 mil alumnos de aquí a 8 años no la podemos diseminar en 12 lugares de 600 alumnos que son las cosas que hay”.

 
¿Y esta infraestructura existente para los primeros años por los menos, es factible que sea usada?

R: “Yo quiero empezar fuerte, si usted me dice claro si vamos a ingresar el primer año entre 400 y 800 alumnos, (aun así) son pequeños estos lugares que tenemos. Si no me equivoco San Fernando tiene 4.400 m2”.

 

¿Entonces la solución para usted es construir algo nuevo?

R: “Hay que construir, hay que construir sí o sí. Probablemente para el primer año vamos a tener que usar algo, pero tenemos que partir desde el primer día y tener el presupuesto. Ahora en San Fernando hay sitios para construir…. pero los locales existentes que me han mostrado no son aptos para la universidad que estamos pensando, y partir mal, partir con una cosa, no sé la palabra, “pichiruchi” no creo que sea bueno. Lo que pasa es que las expectativas, las ideas, la fuerza que tienen todos con los que me he encontrado en todas partes es para que partamos con algo bueno y no estoy hablando de cifras enormes tampoco, sino de cifras razonables de dinero. Sé que estamos en un momento difícil de restricciones en Chile, pero lo que se necesita para partir bien, no es mucho. Las cifras que me dieron a mí en el Ministerio, que estaban solicitando hace un mes cuando me llamaron me parecieron razonables para construir, para ampliar, para ir construyendo con tal que en un periodo de cinco o seis años ya tener la universidad lista”.

 
Por eso usted también quiere definir el lugar para construir lo antes posible …

R: “En noviembre lo quiero tener claro, para empezar a construir, no sé si en uno o dos lugares, pero empezar a construir, uno puede decir en este lugar vamos a construir para un tercio o la mitad y después vamos a guardar este otro lugar para dos años más, una cosa así porque este es un proceso de cinco años más o menos para llegar a la infraestructura que necesitamos”.

 
En ese sentido, ¿proyecta solicitar recursos al CORE para construir infraestructura?

R: “Ese es el gran tema, una vez que hoy se sepa el presupuesto para educación superior”.

 
Rector el 2017 es la promesa presidencial de que ingresen los primeros alumnos, pero ahora, con lo que usted dice, esto se conjuga con la construcción de un edificio, lo que toma tiempo. ¿Cree que podrá cumplir con los plazos dispuestos?

R: “Dependiendo del presupuesto que nos anuncien creo que debemos ingresar estudiantes el 2017, a lo mejor la próxima semana le voy a decir que creo que no. Hoy día estoy convencido de que podemos si nos dan los fondos adecuados. Yo no puedo creer que siendo esta universidad una meta presidencial, y con el anhelo y entusiasmo que he visto, que cometan el error político garrafal de recortarnos los fondos, sería un error mayúsculo”.

 

Y usted cómo se enfrentaría a un escenario difícil, sin el financiamiento suficiente, ya que asumió este inmenso desafío….

R: “Yo asumí este desafío y lo voy a seguir. Alguien me preguntaba usted va a renunciar, y le dije por ningún motivo. Si usted me hubiera preguntado hace cuatro semanas, yo le podría haber dicho, ‘si no me dan los fondos renuncio’; pero después de haber pasado dos semanas recorriendo la región completa todos los días desde temprano hasta tarde y de ver el entusiasmo y la cordura que hay, jamás renunciaría”.

Related posts

One Comment;

  1. Mario Enrique Contreras Silva said:

    Si el señor Rector designado, conversara
    con los Rancaguinos, el 80% de las preguntas y respuestas NO EXISTIRIAN.

    La Universidad de Rancagua, se debe construirse por etapa, en la comuna de
    Rancagua, en el sector rural, seguir considerando los ofrecimientos del Señor
    Soto, que en la practica y para los efectos finales, es como construir un
    kiosco en Independencia, o las casuchas de Brasil y Santa Maria, para
    desarrollar nuevas actividades comerciales en Rancagua.
    Los plazos en Rancagua, NUNCA SE HAN RESPETADO, creo que el proyecto Universidad
    de Rancagua, sea la excepción, en caso de duda, consulte sobre entrega del Hospital Regional, que este gobierno desea darle un apellido, un sistema similar al sistema de la Universidad de Rancagua, creo que han participado las mismas personas, con escasa representación.
    Funcionar al alero de El Teniente, no creo que sea una buena determinación, El estado debe dotar de los recursos necesarios para la ejecución correcta del proyecto Universidad de Rancagua, La empresa del Teniente debe resolver la modernización de Fundición, con un costo de muchas , pero muchas veces el presupuesto de la Universidad Regional.

    El señor Rector debe tener INDEPENDENCIA Y EXPERTICIA, EN PROYECTOS DE
    INSTALACIONES DE PROYECTOS DE EDUCACION SUPERIOR.

    Reitero, el modelo de la Universidad de Talca, con sus 90 hectáreas de superficie, es lo menos que la Universidad de Rancagua, debe aspirar y conseguir.
    Raya para la suma, se sigue entrampado en el formato “pichiruchi”

Top