Coronel don Arturo Ahumada un rancagüino en el olvido

Héctor González

Son incontables los rancagüinos que alguna vez tuvieron actuaciones destacadas, pero a quienes el tiempo los dejó en el olvido. Uno de ellos fue el Coronel don Arturo Ahumada Bascuñán, a quién he mencionado en otras ocasiones en esta columna.
Recordemos: nació en Rancagua en el año 1856. Cuando tenía 23 años Chile se vio envuelto en el conflicto bélico contra Bolivia y Perú. Su entusiasmo juvenil lo llevó a enrolarse en el Ejército como simple soldado. Después de su participación en acciones guerreras, fue ascendiendo hasta llegar a Sargento.
Peleó en las batallas de Tacna, Chorrillos y Miraflores, en las filas del “Esmeralda”, el famoso Séptimo de Línea, en el que estuvieron también otros rancagüinos.
Al término de la guerra continúo en el Ejército con el grado de Sargento Mayor, recibiendo dos condecoraciones por su valor.
En la Guerra Civil de 1891, estuvo en las filas gobiernistas y luchó en las batallas de Concón y Placilla.
Después de la guerra volvió a Rancagua, su ciudad natal y durante diez años se desempeñó como Prefecto de Policía, con gran acierto, en una época que fue muy difícil en el País.
Luego, fue Secretario de la Municipalidad de Rancagua, durante otros diez años. Fue uno de los fundadores de la Liga de Estudiantes Pobres y colaboró en varias instituciones Benéficas y especialmente en el Cuerpo de Bomberos.
Don Arturo Ahumada fue el creador de la primera librería que existió en Rancagua, llamada “Los Héroes” que estuvo ubicada en calle Independencia a media cuadra de la Plaza. Después de su fallecimiento continuó con la librería don Edmundo Calvo.
Don Arturo falleció el 23 de abril de 1922, a la edad de 66 años. En los funerales se le rindieron honore militares. Hablaron en el cementerio el Diputado don Jorge Silva Somarriva, el Rector de Liceo de Hombres don Enrique Sepúlveda Campos y don Lucio Zúñiga por el Cuerpo de Bomberos. Después de 92 años desde su muerte, ya nadie lo recuerda.

Deja un comentario