“La mayoría de los gineco obstetras está de acuerdo con interrumpir embarazos de fetos incompatibles con la vida”

2-

El doctor Alex Anich, especializado en la materia y quien además es vice presidente del Colegio Médico Regional, está a favor del proyecto de despenalización del aborto en las tres causales. Sobre las cartas en contra de la iniciativa, las que fueron firmadas por colegas de la zona, dice que parte de ellos no conocía la profundidad de estas misivas.

 

Marcela Catalán

 

El 15 de septiembre pasado, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó despenalizar el aborto en la causal de violación. Era el último aspecto por votar luego de que, en la sesión anterior, la instancia diera el visto bueno a la interrupción del embarazo por inviabilidad fetal y riesgo de vida de la madre. Es así como el proyecto pasó a la Comisión de Constitución, donde todavía se encuentra, y de tener la venia de dicha instancia, llegará a la Comisión de Hacienda y más tarde a la Sala de la Cámara Baja.

Diversos actores han querido pronunciarse sobre el tema, particularmente para decir no a la misma. En esta línea es que en enero de este año y mediante una carta publicada en un diario de circulación nacional, 120 médicos de Rancagua expresaron su rechazo, en una misiva liderada por el cardiólogo local Rafael Castillo. No era la primera vez que lo hacían, pues 101 facultativos de la ciudad ya habían firmado otro documento a mediados de 2014.

De este modo, surgen las preguntas: ¿dichos insertos reflejan el pensamiento de todos los profesionales de la salud de la zona? ¿Habrá especialistas a favor del proyecto? Es lo que intentó responder diario El Rancagüino en entrevista con el gineco obstetra Alex Anich, vicepresidente regional del Colegio Médico y quien está a favor de la iniciativa impulsada por el Gobierno. Y aunque hoy atiende en una clínica privada, fue director del Hospital Regional, del Servicio de Salud Regional y trabajó por años en el sistema público. Actualmente está por cumplir sus cuatro décadas de carrera, tiempo en el cual ha visto de cerca la realidad que conlleva la gestación de un tercero.

Al respecto, dice que la mayoría de las mujeres con intenciones de cometer los llamados abortos criminales -los que no están involucrados en la propuesta de Bachelet- son casadas, cuyo propósito es no aumentar su cantidad de hijos. También cuenta que ahora, las más jóvenes son mucho más responsables con su sexualidad, por lo que toman pastillas anticonceptivas para prever embarazos no deseados.
En dos oportunidades, médicos de Rancagua han enviado insertos a un diario nacional, para demostrar su descontento con este proyecto de despenalización del aborto. De alguna u otra forma, da la sensación de que casi todos los facultativos de la ciudad se oponen a la iniciativa. ¿Es real o no?

Al conversar con médicos que aparecen en la lista, algunos están absolutamente indignados por su inclusión. No sabían la profundidad de esta carta. Entonces, ya no son 100, son bastante menos. Segundo, yo revertiría esa carta. Autoricen a las mujeres a tomar pastillas anticonceptivas y nos evitamos el aborto.
Desde lo que ha podido escuchar, ¿cuál es la opinión de los médicos de Rancagua sobre la despenalización de aborto en estos casos?

Diría que la mayoría de los gineco obstetras está de acuerdo con la interrupción del embarazo con fetos incompatibles con la vida. También con el aborto por riesgo de muerte materna, cuestión que he visto dos veces en 40 años de carrera. En cuanto a la violación, siempre hay dudas. Ahora, si lo hacen o no, es un tema demasiado personal.
¿Por qué apoya la aprobación de estas tres causales? ¿Qué lo lleva a manifestarse a favor, desde la Medicina?

Como obstetra, atiendo 44 pacientes al día. De las 44, 40 están embarazadas. Por ende, tengo experiencia escuchándolas en cualquier circunstancia. Y me centraría en los tres puntos de estas causales, aunque son completamente distintas entre sí. Por ejemplo, está el aborto inducido, producto de una malformación fetal incompatible con la vida. Lo anterior significa que al nacer, morirá o fallecerá dentro del útero. Algunos parlamentarios decían, en relación a los fetos incompatibles con la vida, que la madre debe aprovechar y disfrutar el embarazo. ¿Cómo lo harás, sabiendo que a la hora o minutos de nacer, o dentro del útero, morirá? Para disfrutar con eso, la mujer tendría que ser un extraterrestre.

Y desde el punto de vista de la madre, es lo mismo. Lo único que muchas quieren es embarazarse, pero les muestras con ecografías, con una certeza del cien por ciento, que el feto es incompatible con la vida… Toda madre quisiera terminar con esto para reiniciar un nuevo embarazo. La opinión de las mujeres es ésa. La de los políticos o administradores, es otra. No obstante, ninguna mujer quiere tener dentro a una guagua que morirá. Llegan llorando, diciendo “por favor, acabemos con esto”. Pero insisto, hablamos de incompatibilidad con la vida. Es decir, niños sin cráneo, anencéfalo, sin cerebro.
Algunos grupos o fundaciones en contra de esta iniciativa, alegan que incluía a futuros niños con síndrome de Down…

No, por ningún motivo. Un niño Down es un excelente pequeño. Es sano y cualquiera lo quisiera tener. Yo lo veo, porque he sacado a niños Down. En primera instancia, cuando le dices a la madre “tu guagua será Down”, o al nacer, es un shock. Pero después, la ves con su hijo de la mano.
Y con el riesgo para la vida de madre. ¿Por qué está de acuerdo?

Es un asunto médico, no legal. Se trata de una enfermedad. Si sé que tienes un cólico de vesícula y que, si no te opero, se te rompe o te da una peritonitis, debo operarte, me guste o no. Sea o no ley, debo salvarte la vida. En mis 39 años de ejercicio, (esto) me ha tocado en una o dos oportunidades, considerando que he atendido más de 10 mil partos… Por eso es una causal que casi no incluiría, porque es un tema médico, no legal o de despenalizar, porque estás tratando la vida de una persona, debido a una enfermedad. Hablamos de un cáncer terminal, cérvico uterino severo o cualquier tipo de cáncer, donde no puedes administrar droga, quimioterapia o radioterapia (por mantener el embarazo). Es posible que ella muera por no tratamiento a los cuatro meses y por supuesto que también fallecerá la guagua. O sea, morirá a los ocho meses de embarazo, le sacan la guagua y ésta queda viva, pero sin madre. Entonces, ahí, ¿qué vale más?
“No hay ninguna enfermedad que se cure con el aborto”, alegaba el cardiólogo Rafael Castillo. ¿Concuerda con este planteamiento?

No, lo tomo al revés. Tiene que ver con mantener o no el embarazo de una mujer, a quien no puedes tratar para no morirse… Si la trato, evito su deceso. Pero insisto: para mí, ese punto ni siquiera estaría en discusión, porque es obvio.

No creo que un cardiólogo tenga idea del porcentaje de mamás en cuya vida podría influir el tener un embarazo (de este tipo). Los parlamentarios tampoco lo saben. Y esto lo digo con 40 años de experiencia: a mí me ha tocado (verlo), en dos partos de 10 mil.
Médicos en contra del aborto de un feto con gestación inviable dicen que esta condición depende de su madurez fisiológica, la que se alcanza a las 24 semanas, o de la presencia de malformaciones, dependiendo de su gravedad. ¿Es cierto que todo ello es relevante para establecer si hay o no inviabilidad?

El diagnóstico de enfermedades fetales incompatibles con la vida, en un 100 por ciento, lo conoces antes de las 14 semanas. El resto de las malformaciones, llámese labio leporino o una cardiopatía, es verdad que se sabe más tarde e incluso no se diagnostica hasta el nacimiento. Sin embargo, estos últimos casos no están en discusión (en el proyecto).
Sebastián Illanes, médico de la Universidad de Los Andes, también dice que en los casos de fetos inviables con la vida extrauterina, no necesariamente existe una patología materna a tratar y que, por lo tanto, la interrupción del embarazo no tiene justificación médica…

No, la única justificación médica es la incompatibilidad con la vida. No influye en la madre. Pero más aún: la Universidad de Los Andes, la Católica u otros médicos, no dan ni usan métodos anticonceptivos, que están absolutamente aprobados en el mundo y también en Chile. Menos mal que hace 30 o 40 días se aprobó la venta de la pastilla del día después sin receta médica, porque era una locura pedirla. Menos mal que se aprobó, porque estás evitando embarazos no deseados. Pero ellos ni siquiera están de acuerdo con eso. Entonces, ¿de qué hablamos? No sólo defienden el feto malformado que es inviable con la vida, sino que acusan al usuario de anticonceptivos. Es una locura.

Ahora, ¿quiénes se hacen abortos en Chile? Las mujeres casadas con hijos, que se inducen abortos criminales. Más del 60 por ciento de las pacientes que acuden a tu consulta privada y están embarazadas, son niñas solteras. De éstas, un porcentaje mínimo solicita un aborto criminal o se lo hace. No así las casadas, con dos o tres hijos. El porcentaje de abortos criminales, es mucho más alto en mujeres casadas con hijos. Es por un tema de cantidad de hijos. A una señora adulta no le voy a aceptar un aborto por su cuarto embarazo, si tiene más de 30 o 35 años, es madre de tres hijos y no toma anticonceptivos. Las niñitas son mucho más responsables con sus embarazos.

 

Sobre la inviabilidad fetal, algunos hablan de aborto eugenésico, alegando que se apunta a dejar a los mejores. ¿Qué les respondería?

Yo estoy de acuerdo con la medicina del ser humano. Muchas veces no puedo evitar la muerte y, en estos casos, muchas veces tampoco evitaré la muerte y sólo cambio el día. No se selecciona a los mejores. Son casos incompatibles con la vida, absolutamente comprobados. No hay duda en ello.
CAUSAL DE VIOLACIÓN Y REALIDAD DEL SISTEMA DE SALUD

¿Por qué apoya la causal de violación?

Si bien estoy a favor del aborto terapéutico, en la violación entran en duda muchas cosas. El 90 por ciento de los embarazos por violación, son intrafamiliares. También se habla de violación por la edad de la niña, pero es violación igual, aunque ella tenga relaciones y esté de acuerdo. Si ella quiere tener la guagua, lo mismo. Y si ella demanda, es violación. Por lo tanto, el tema es sociocultural. Ahora, en cuanto a los casos que ocurren en la calle, no sé si es posible violar a una niña en Independencia a las cuatro de la mañana. Es imposible, a menos que te dejen inconsciente.

Por ende, estoy de acuerdo en que este tema conlleva más cosas: ver si la niña realmente se embarazó del padre, tío, abuelo o quien sea. Si es menor de 17 años, (legalmente) es violación, cualquiera sea (con quien hubiese estado), aunque se trate del pololo. Pero si la niña quiere un aborto porque la violó su padre, debemos ponernos en su pellejo. No debe ser nada simpático embarazarte de tu progenitor, si es que eso se comprueba. Sin embargo, en casos en que tú no (lo pruebas)… Quizá no fue así, a lo mejor durmió con el pololo. No le haré un aborto porque (supuestamente) la violaron en la esquina y en realidad durmió con la pareja. El asunto es más complicado, porque, ¿cómo lo certificas?.
Pero si se comprueba la violación con exámenes psicológicos y biológicos, ¿estaría de acuerdo?

Sí, en la medida en que la mujer lo pide, pero no porque la ley me diga “es obligación” (realizar el procedimiento). Ninguna de las tres causales es obligación. Efectuar el aborto depende de la mujer embarazada. Si ella tiene una guagua malformada (con inviabilidad fetal) y dice que quiere seguir, también. Cuando ella lo solicita y está certificada (la violación), debe despenalizarse.
En la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, cuando se discutió el proyecto, se incluyó la objeción de parte del médico. ¿Está a favor de que un facultativo se oponga a realizar el procedimiento?

El hecho de que se despenalice y ella quiera efectuarse un aborto, no significa que yo esté obligado a hacérselo. Al Hospital Regional llegará una niña violada, una niña con una guagua con malformación letal, pero el médico de turno puede decir “yo no estoy de acuerdo”. Ése es un gran tema: ¿quién le hará el aborto? Sabemos cómo es la salud pública y privada. En la privada, los médicos…
Y el sistema de salud público, ¿está preparado para proceder en estas causales?

Absolutamente. El servicio gineco obstetricio del Hospital Regional tiene de todo, con médicos de sobra. Hace 20 años atrás, éramos dos médicos de turno con 35 partos diarios. Hoy son dos médicos de turno, con doce partos diarios. O sea, créeme que tiempo tienen. Ahora, pacientes con abortos retenidos, con guagüita muerta, siempre existen… Abortos retenidos, abortos sin embrión, llamados huevitos anembrionados, eso no hay que penalizarlo o despenalizarlo. Hay que vaciarlo. Pero llega una paciente con un aborto retenido al Hospital Regional, ¿y qué le dicen en la maternidad? Váyase y vuelva cuando esté sangrando. Si sabes que tienes un embarazo de dos meses con una guagüita muerta, no puedes esperar un mes más para vaciar. ¿Cómo está tu psicología (la del profesional)? Pero en lo privado, se hace a las 24 horas.
La realización de los abortos en el sistema público, para estas tres causales, ¿dependerá de una mejor implementación, de contar con los profesionales idóneos o de la disposición de estos profesionales?

Del cumplimiento del trabajo, porque te pagan para atender urgencias y problemas. Si llegas con una apendicitis, te deben operar. Y si presentas un aborto retenido, te deben vaciar. Ahora, al hecho de que no lo hagan, ¿llámalo flojera? ¿Diferencias de delantales, como dicen muchos? ¿Delantales públicos unos y delantales privados otros? Porque esa misma paciente llega al hospital y la mandan a la casa hasta que sangre, por dos o tres semanas. Pero si va a una consulta, la internan en 24 horas, la raspan y al otro día se va a su casa. De todos modos, no todos los médicos de turno son así. Hay muchos cuya paciente ingresa (con eso), la hospitalizan, inducen el aborto, a las 24 horas la vacían y vuelve a su hogar. Entonces, es un tema muy personal, de conciencia, de trabajo y de ética.
En el debate de despenalización del aborto para tres causales, ¿la discusión está condicionada a la religión o ideología de quien habla, como también a la universidad de la cual proviene?

Debe ser. Piensa: si una señora va por su tercera o cuarta cesárea, en la Universidad Católica no le ligan las trompas, exponiéndola a una quinta cirugía, cosa riesgosísima. Pero después, esta señora llega a tu consulta para que la ligues en segunda instancia. Tampoco recetan anticonceptivos. O sea, se oponen al no embarazo, quieren que todo el mundo se embarace y tenga siete u ocho guaguas, como algunos.

Hoy, la cultura del país es diferente a 30 años atrás. En la actualidad, más del 95 por ciento tiene relaciones con su pareja. Es bueno o malo, no sé. Hoy es así y esas niñitas toman precauciones. Antes, los niños tenían relaciones con cualquiera, pero ahora están con la polola. Muchos no están de acuerdo, pero te lo digo desde mi experiencia: cuando los padres creemos que nuestras hijas siguen siendo como la Virgen María, se embarazan. Algunos creen que por dar pastillas anticonceptivas, están autorizándolas a tener relaciones. No, yo les digo así, en broma, es para regular la regla y para que no queden embarazadas. Eso no las autoriza a acostarse.
El cardiólogo Rafael Castillo decía que cualquier médico podría practicar un aborto, no siendo necesariamente un obstetra. ¿Es cierto eso?

Es cierto. En Rancagua, tenemos la experiencia de varias matronas y médicos que se dedicaban a hacer abortos criminales. En eso tiene razón. Pero hoy no tengo conocimiento (de que se siga haciendo), porque hay otros métodos. Antes, cuando hacía turno en maternidad (del Hospital Regional), veía a mujeres que se habían practicado abortos con tallos de perejil o de cardenal. Algunas eran niñitas de 14 años, quienes presentaban una infección tremenda. Había que sacarles el útero para que no murieran por lo mismo.

Hoy existen pastillas, las cuales son ilegales y sólo están en las clínicas. Éstas inducen un aborto, en casos de aborto retenido, de una guagüita muerta o de inducción de un parto. En internet también se vende a $70 mil la pastilla de Misotrol. Compran tres o cuatro y abortan solas en sus casas. Es decir, el aborto provocado por externos bajó cualquier cantidad, disminuyendo la mortalidad materna producto de inducirse uno. Entonces, que hoy muera una señora por un aborto provocado, es mucho más raro que hace 20 años atrás.

 

Si se aprueba el proyecto, ¿el procedimiento será practicado por obstetras?

Sí, por supuesto.
¿Usted practicaría o ha practicado abortos?

Terapéuticos. No estoy de acuerdo con los abortos criminales. ¿Aborto terapéutico por una guagua malformada (con inviabilidad fetal)? Antes de 1989, por supuesto que sí, y estoy totalmente de acuerdo. Hoy lo haría, pero como no se puede, hay gente que se va no sé dónde, algunas a Brasil y otras a Argentina. De hecho, me tocan (en la consulta): van y vuelven, por guagüitas malformadas. Sin embargo, aún estando a favor, no puedo ingresar a una paciente, producto de un embarazo de quinto mes y con una guagüita acráneo. Sería ilegal. Quiero que se despenalice, para poder hacer el aborto de manera legal.
Cuando trabajaba en el sector público, ¿llegaban mujeres que habían intentado abortar?
Me tocó ver varias muertes de niñas y varias operaciones sacándoles el útero, ovarios, todo producto de eso, cosa que hoy no está (no ocurre).
¿Por qué razón esas mujeres habían tratado de inducirse abortos?

Aborto criminal, porque no querían tener guaguas. No se debía a ninguna de estas tres causales.

 RECUADRO
¿Usted está a favor del aborto a secas o sólo aprueba las tres causales del proyecto?

La iniciativa habla de tres causales. Por lo tanto, estoy absolutamente de acuerdo. Hasta 1989, no había problema con éstas. Pero fueron penalizadas antes del término de la Dictadura, razón que nunca entendí.
Y si a futuro se debatiera el aborto en su totalidad, ¿estaría a favor?

No podría contestarlo, porque no es tema. Lo único que puedo informar es que en dos países en el mundo está penalizado el aborto en criminal, sin causales. Imagino que eso dice de nuestra cultura, que es diferente y donde nunca se ha aceptado el aborto como tal. Porque de hecho sabemos, como dijo una ex ministra, es habitual que se hagan estos procedimientos, pero de otro tipo y que no tienen relación con las tres causales.

 

El cardiólogo Rafael Castillo decía que en la carrera de Medicina, en el curso de Anatomía, se habla de un ser humano “desde la unión de los gametos”. ¿Es cierto?

Es cierto. Sin embargo, no involucra en absoluto los tres temas que estamos exponiendo, porque en los tres casos habrá un embrión vivo, da lo mismo el día. Porque en el fondo, estamos hablando de aceptar el aborto terapéutico antes de las 14 semanas. Entonces, no será a los tres días.
¿Es un ser sintiente?

No te puedo decir, porque no se sabe. Pero eso no coincide para nada en este tema. Podría incidir en el aborto criminal, no en el terapéutico.
Cuando se estudia medicina, ¿desde qué minuto se habla de un ser humano?

Desde el minuto de la concepción. Y eso se produce entre los 14 y 21 días, cuando hay ovulación y fecundación. En ese minuto, por supuesto que ya hay un ser.

1 comments

Deja un comentario