Bettina Perut: “En Surire coexisten dos tiempos, el del progreso con el altiplánico”

1-

Junto a Iván Osnovikoff, los directores de “Surire” estuvieron en la capital regional, conversando acerca de su último documental. Éste promete trasladar a los espectadores hasta el citado salar, el cual se encuentra en la frontera con Bolivia. En vista de lo anterior, diario El Rancagüino entrevistó a la realizadora.

Marcela Catalán

1- 2- 3- 4-

 

Hasta Rancagua llegaron este sábado los directores de “Surire”, Bettina Perut e Iván Osnovikoff, con el fin de conversar con el público local acerca de esta cinta, la última que lanzaron y la cual es posible ver en la ciudad gracias a MiraDoc. Es así como jóvenes y adultos pudieron adentrarse en la trastienda de esta realización, grabada en el Salar de Surire. Éste se encuentra en el altiplano chileno, a 4300 metros sobre el nivel del mar, en la frontera con Bolivia. De tal manera, muestran el modo en que conviven diferentes personajes, algunos de estos aymaras, con un paisaje natural inhóspito y con las faenas de una minera.

 

El film ha sido laureada por la crítica especializada, recibiendo los premios a la Mejor Propuesta Artística en el Flahertiana Documentary Festival, en Rusia, como también la distinción a la Mejor Película en el Santiago Festival Internacional de Cine (Sanfic) 2015 -entre otros galardones-. De ahí que diario El Rancagüino aprovechara la oportunidad para hablar con los realizadores y ahondar en el trasfondo de este proyecto.

 

Al respecto, Bettina Perut parte aclarando que no se trata de un documental periodístico donde entreguen datos duros acerca del impacto de las empresas aludidas en este hábitat, sino que muestran cómo estos dos mundos, el de la población que allí reside, junto con su flora y fauna, conviven con estos trabajos.

 

“Los últimos dos ancianos que hay, ven a diario ir y venir a los camiones mineros en este salar. Al parecer, coexisten estos dos tiempos, el del progreso y la civilización, con el tiempo infinito, altiplánico y de esta etnia aymara, de estas personas que en algún minuto morirán y cuyos hijos y nietos no volverán. Es una coexistencia de la cual, al parecer, ni unos ni otros son conscientes”, observa.

 

En cuanto a cómo descubrieron este escenario, Perut recuerda que en 2008 buscaban un salar donde grabar su proyecto de aquel entonces, Noticias. En ese contexto, hojeando revistas turísticas, dieron con este sector y viajaron hasta allá. “Por determinadas circunstancias, no servía para lo que estábamos y haciendo y nos quedamos con el de Atacama. De todas formas, permanecimos por tres días. Es un sitio sobrecogedor. Es difícil expresar lo que se siente allí. Está la majestuosidad de su paisaje, el aire y los espacios abiertos. No es el ambiente sureño, que tengo la impresión te enseñan más. Esto es muy distinto, porque los colores son pocos, pero las gamas son infinitas”, revela.

 

Y aunque ya habían resuelto regresar para idear una propuesta, horas antes de marcharse percibieron algo que los dejó perplejos. “En la superficie blanca, vimos a lo lejos una hilera de bulldozer y nos dimos cuenta de que había una minera. Dijimos “acá hay un elemento a considerar”. Pero no para hacer una película de denuncia, sino que plásticamente era una imagen potente, con todo este paisaje casi virgen atrás”, subraya.

 

Sobre las personas que dan vida al documental, Perut cuenta que la figura central es Clara. Se trata de una anciana aymara de alrededor de 90 años, cuya relación con sus dos perros también se roba la atención de los espectadores. Igual relevancia tienen sus pies, pues son los de una adulta mayor que, desde pequeña, camina a diario varios kilómetros, en un lugar que reseca la piel. “Sus pies significan todo el esfuerzo, su vejez y se asemejan al entorno”, desliza la realizadora.

 

Además está Dardo, guardaparques de la Conaf que vive en Surire,  y una longeva pareja aymara. Estos últimos deben viajar a Arica para pasar la Navidad junto a sus hijos, permitiendo que el público conozca a un niño boliviano de 14 años, quien vive cruzando la frontera y el cual llega a Surire para encargarse de sus animales. A cambio, él puede aprender a andar en bicicleta.

 

Acerca de cómo ha sido la recepción de los espectadores, Perut relata que tenían inquietudes sobre si el formato sería acogido por los mismos. Esto, pues la cinta no posee un narrador que contextualice su trama, hay pocos diálogos y no incluyen entrevistas, en contraposición con los documentales periodísticos, donde todo está más explicado. “Haber conseguido que ese espectador permanezca en una sala durante 80 minutos y disfrute la película, sintiéndose como si hubiese estado allí, es un gran logro. Ellos comprenden, sin necesitar datos o que se les diga cómo se llama la minera y cuánto extrae”, asevera.

 

En relación a los proyectos en que se halla hoy la pareja de directores,adelanta que efectúan un documental en torno un grupo de adolescentes skaters de Santiago, quienes practican en el Parque Los Reyes. Sin embargo, advierte que lo central no es el elemento deportivo. “Hemos grabado poco, (pero) los conocimos hace un par de años. Todos están muy esperanzados con la utopía skater, de un día poder vivir de esto, convertirse en alguien reconocido a través de esto, (además de vivir con) todas sus problemáticas”, detalla.

 

En sus palabras, “ellos no tienen 13 años. Están entre la adolescencia y la adultez, sin mayores expectativas, porque es gente de estrato popular, aunque esta actividad es transversal a las clases sociales (…). En esto ven un lugar de encuentro y acogida. Son historias de desafío y esfuerzo, que no se sabe dónde terminan”. De acuerdo con Perut, próximamente presentarán la propuesta a un fondo holandés, para ver si obtienen financiamiento o un coproductor, entre otras alternativas.

 

Recuadrito 1:

Este miércoles 28 de octubre es la última oportunidad para ver “Surire” en Rancagua. La cita es en la Biblioteca Pública Nº 34 Eduardo de Geyter, ubicada en Avenida Cachapoal N°90, Rancagua, a las 19:30 horas. La entrada tiene un valor de $1000.

Deja un comentario