Imputado por robo con violación quedó con prisión preventiva

2

Durante la audiencia, la Fiscalía Local de Rancagua presentó el video de una cámara de seguridad que mostraba el sórdido hecho. El sujeto arriesga una pena que va desde los 10 años y un día para arriba.

 
Felipe Alvear Silva
fotos: Marco Lara Silva

 
Formalizado por el delito de robo con violación y con la medida cautelar de prisión preventiva, quedó el imputado de 23 años, identificado con las iniciales L.I.C.R., que durante la madrugada del pasado sábado 31 de octubre fue detenido por personal de Carabineros tras ser identificado por la propia víctima como el presunto autor del robo de su teléfono, su cartera y el posterior ataque sexual.

La audiencia de formalización ampliada desde el pasado sábado se realizó durante la mañana de ayer en el Tribunal de Garantía Rancagua, ocasión en que el fiscal Jorge Mena formalizó investigación contra el acusado. Según el relato del persecutor, a eso de las 6:30 horas el sujeto de 23 años abordó a una mujer que había bajado desde hace poco del bus que la traía del sur del país a Rancagua, y que esperaba colectivo en el paradero de la pista norte de la Alameda para ir a la casa de su pololo. En el lugar le robó su teléfono, y por la fuerza la llevó hasta la esquina de calle La Cruz, frente a la CGE, lugar donde la violó tras unas mallas que protegen la construcción de la pista de asfalto. Afortunadamente el hecho fue visto por unos peatones, que llamaron de inmediato a Carabineros; al mismo tiempo, y mientras el violador se subía los pantalones, la afectada logró arrancar. Minutos más tarde la mujer se subió al vehículo de los policías para ir a buscar al sujeto. Tras unas cuadras de búsqueda, los carabineros lograron identificar al agresor, que fue reconocido por la víctima; la detención fue inmediata, ya que éste mantenía manchas del ataque sexual y portaba la cartera robada.

Después de leer los brutales hechos, el fiscal le solicitó a la jueza Andrea Urbina la medida cautelar de prisión preventiva, atendiendo a que los datos que poseían -la identificación de la propia víctima, la misma ropa que habían denunciado los testigos, incluso con las manchas, del hecho que portaba la cartera robada y del informe médico realizado en el Hospital Regional-, sumado al hecho que tenía antecedentes, eran contundentes para ello. La medida cautelar fue discutida por el abogado defensor, Óscar Ortega, que señaló que faltaban pruebas contundentes.

Pero antes de la deliberación de la magistrado, el fiscal Mena le mostró a la jueza el video de la cámara de seguridad de la CGE, que mostraba todo el sórdido hecho. Tras ello la jueza Andrea Urbina, decidió aceptar la medida cautelar sugerida por el Ministerio Público, y finalmente decretó un plazo de investigación de 120 días. Cabe destacar que la pena que arriesga el imputado, en el caso de ser encontrado culpable, va del presidio mayor en su grado medio a presidio perpetuo, es decir de 10 años y un día para arriba.

Deja un comentario