Profesionales del SAG participan de capacitación en terreno sobre manejo sanitario de colmenas

1abejas

Ximena Mella Urra

Fotos: Nico Carrasco

 

Continua con éxito desarrollándose el proyecto FIC “Manejo sanitario apícola integral para la Sexta Región”, ejecutado por el Centro para el Emprendimiento Apícola de la Universidad Mayor (CEAPIMAYOR), innovadora iniciativa que se extenderá por tres años gracias al financiamiento del Gobierno Regional de O’Higgins y el apoyo de Fedemiel.
Prueba de aquello es una de sus últimas actividades realizadas la semana pasada en Mostazal en el marco de esta intervención regional. Esta consistió en una capacitación práctica en terreno a una veintena de profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) provenientes de comunas tales como San Vicente, Santa Cruz, Rancagua, San Fernando, entre otras. Dicho encuentro es parte de la segunda fase de la formación entregada a este Servicio la cual partió con curso teórico a mediados de este año.
Los participantes fueron recibidos por Patricia Aldea, médico veterinario coordinadora del proyecto y directora de CEAPIMAYOR. “Con esta actividad se podrá aunar criterios entre los profesionales aquí presentes en cuanto a la inspección sanitaria en los colmenares, consideraciones epidemiológicas de los agentes infecciosos y toma de muestras para su envío al SAG Central ya sea por sus actividades de vigilancia activa o pasiva”. Razón suficiente para resaltar esta formación la cual pretende que los representantes del SAG usen el mismo lenguaje apícola y afiancen vínculos con los apicultores, “para que éstos lo vean como un colaborador y pueda así optimizar su producción”.
Rodrigo Sotomayor, director regional del SAG, del mismo modo destacó la iniciativa por reunir el sector público, el privado y el académico, convirtiéndose en un triángulo virtuoso que siempre han querido. “El país está libre de plagas de importancia agrícola y nuestras abejas son tan saludables que se pueden exportar sus productos y disfrutarlos en Chile a muy bajo costo. Incluso exportamos abejas reinas por su buena genética, son productivas y con muy buena sanidad, según el análisis del director.
“Aquí actualizamos nuestros conocimientos técnicos para estar a la altura de las expectativas. Para la vigilancia y fiscalización necesitamos de esto porque queremos que los usuarios nos vean como un aliado, y con esto lo estamos logrando en el sector apícola”, recalca el representante regional del SAG.
Para la médico veterinario analista María Constanza Vidal, del Laboratorio de Parasitología Pecuaria del SAG en Lo Aguirre, esta formación gratuita les permite tener una mejor llegada por parte del veterinario sectorial con los apicultores, además de ampliar su conocimiento, “el cual muchas veces se limita a la toma de muestras sin tener un conocimiento más integral de las enfermedades para guiar al productor.
“Ha sido un curso muy integral. La idea es que a través de estos cursos los veterinarios SAG nos vayamos actualizando y conociendo lo que están usando en otras partes del mundo, o cómo es la vigilancia sanitaria y toma de muestras en otros países que realiza la Institución Sanitaria equivalente, porque la situación apícola en el mundo está cambiando y hay desplazamiento de patógenos a nivel mundial para lo cual los profesionales del SAG debemos irnos preparando”, asegura. En el caso de la Universidad Mayor-prosigue- ellos están al día con lo que ocurre en el extranjero al estar siempre en contacto con expertos internacionales “y como SAG no tenemos mucho contacto en manejo de colmenas” , añade Vidal destacando la mirada regional que este proyecto está implementando, incorporando al SAG y a todos los sectores público-privados involucrados en la apicultura.

 

 

 

PISOS SANITARIOS

Patricia Aldea nos presentó además los pisos sanitarios que mandaron a fabricar con el fin de repartir al menos tres de ellos por cada apicultor participante activo de este proyecto. Estos pisos han sido modificados agregándoles un marco de madera, incluyen una malla de acero sobre él junto con una bandeja móvil, son instalados reemplazando el piso tradicional de cada colmena con el beneficio de ser un complemento necesario para la control y/o tratamiento efectivo contra la varroa.
“Lo ideal es que el apicultor los utilice en todas sus colmenas, sobre todo aquellos que quieren ser productores orgánicos” porque aumenta la efectividad de estos, agrega la especialista. “Esperamos que al constatar en la práctica sus beneficios, comenzarán a invertir en ellos e integrarlos en sus colmenas”.
A estos pisos se agregará la repartición de trampas para polen las cuales apoyan en materia de nutrición especialmente en la invernada, así como también mallas para extracción de propóleos, desde el próximo año.

Deja un comentario