Alumnos oraron por la finalización de año escolar

2

 Escolares que asisten a colegios asociados a la FIDE llegaron hasta el corazón de la ciudad para participan en masiva misa.

 

Gisella Abarca
Fotos Héctor Vargas

 

Este martes por la mañana, ciento de jóvenes de diversos establecimientos educacionales asociados a la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE) se dieron cita en la Catedral de Rancagua para participar en una eucaristía presidida por Monseñor Alejandro Goic.
El oficio religioso, se realizó con el fin de dar gracias a Dios por el año escolar que ya finaliza, en el que están ya adportas de los exámenes finales y los que egresan de cuarto medio se enfrentarán a la temida Prueba de Selección Universitaria para que enfrenten este proceso con tranquilidad y finalicen esta importante etapa de su vida.
Así, estudiantes del Instituto Inglés, Instituto Sagrado Corazón, Colegio San Alberto, Niño Jesús de Praga, San Ignacio, Instituto San Fernando, Colegio La Cruz, Instituto O’Higgins, entre otros se dieron cita a las 12:00 hora en punto para dar inicio a la celebración oficiada por el prelado.
En su homilía, monseñor Goic recordó a los jóvenes “Seguramente recordarán cuando comenzaron en marzo un nuevo año. Ya han pasado varios meses y el año ya llega a su fin y cada uno de ustedes podrá evaluar que ha ido creciendo no sólo físicamente; sino que ha ido creciendo en su interior también con nuevos conocimientos, y por eso hay que dar gracias, porque hay mucha gente que está detrás de ustedes, sus familias, educadores, hermanos, amigos, los que de alguna manera les han ayudado en este año escolar que acaba”.
En este contexto el purpurado llamó a los jóvenes a escuchar a Dios en lo que viene para su futuro “la palabra de Dios que hemos escuchado, nos ayuda a hacer una sencilla reflexión. Qué importante en la vida es darle un sentido a mi existencia. Ustedes son jóvenes, yo ya soy viejo, pero un día fui joven y la gran pregunta que me hice en un tiempo cuando tuve su edad fue ¿Señor qué quieres que haga de mi vida? y él me fue guiando en los acontecimientos de la vida hasta recibirme de sacerdote, luego de obispo y ahora puedo decir que ¡he sido feliz!, porque creo que estoy en lo que Dios quería para mí. Eso es importante, junto con aprender los saberes humanos en la enseñanza, qué importante es descubrir lo que Dios quiere para uno, porque en la medida que descubran lo que Dios quiere para cada uno de ustedes van a ser felices, porque van a estar en el proyecto que Dios ha pensado para ustedes”.

 

Deja un comentario