Vecinos de Villa Triana y alrededores crean comité para oponerse a ampliación de calle Hernán Ciudad

3-

La iniciativa buscaría que automovilistas de Machalí se movilicen por esta vía, entre otras opciones que se analizan, en el contexto de la congestión vehicular que afecta el tránsito entre esta comuna y Rancagua.
Marcela Catalán

 

 

Están molestos. Dicen que su opinión no ha sido valorada en el desarrollo de la iniciativa, que ésta matará sus barrios, además de alegar que la realización de otra propuesta es la solución del problema. Se trata de los vecinos de Villa Triana y alrededores, quienes crearon un comité para oponerse formalmente al anteproyecto para ampliar calle Hernán Ciudad por su sector, en pro de aliviar la congestión automovilística reinante en los caminos que unen a Machalí con Rancagua.

En palabras de Sergio Shipley, dirigente de la instancia en contra de la iniciativa, ésta no se encuentra contemplada dentro del Plan Regulador de la última comuna nombrada, tampoco cuenta con la aprobación del Consejo Regional y carga con el rechazo generalizado de los residentes del área de impacto de la misma. Lo anterior, pues argumenta que su agrupación reúne a cerca de 15 mil habitantes. Entre estos, hay domiciliados de Villa Hermosa, San Joaquín, Coya y Pangal, aparte de Villa Triana y otros sitios circundantes.

“Esta propuesta afecta la calidad de vida de todos (los barrios) donde nace Hernán Ciudad”, agrega al respecto.

En cuanto a los detalles del anteproyecto, Shipley apunta a que aumenta de 25 a 50 metros el ancho de Hernán Ciudad. “Por lo tanto, deberían expropiarse alrededor de 70 casas, desde Bombero Villalobos hasta El Parque. También mata Villa Triana, al introducir aproximadamente 3 mil o 4 mil vehículos diarios en horario peak, porque ésta sólo dispone de tres calles transversales que van de poniente a oriente. Y como no tiene salida, harán un bypass para desembocar de forma subterránea en la Alameda”, añade.

Además, esgrime que la materialización de la iniciativa bajará la plusvalía de sus residencias. Esto, debido a su impacto negativo en la calidad de vida de los vecinos.

“Nuestra participación (en su desarrollo) nunca existió y, por ende, no cuenta con nuestro respaldo. La gente compró en Hernán Ciudad y en Villa Triana, porque el proyecto se regiría por el Plan Regulador de 1990, el que establecía sólo 25 metros de ancho para ésta. Aquí, lo único que se quiere resolver es un problema de Machalí. Desde 2005 y 2010, se han entregado recursos para unir (esta comuna con Rancagua) a través de Avenida El Sol y hacer otra por República de Chile. Pero el alcalde (José Miguel Urrutia) ha sido inepto en eso, llevando inmobiliarias y casas, cuando las personas no tienen cómo salir de ahí”, recalca.

Por último, Shipley argumenta que esta iniciativa significará gastar $30 mil millones sin éxito, teniendo dos vías grandes y estructurantes como República y El Sol a intervenir. “Eso es botar el dinero. Si esto no se soluciona, pondremos banderas negras en Villa Triana y también haremos movilizaciones entre Machalí y Rancagua”, remata.

 
LA VERSIÓN DEL SERVIU
Consultado sobre el tema, el director regional del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), Víctor Cárdenas, señala que han efectuado dos audiencias de participación ciudadana con los vecinos del sector. A pesar de aquello, reconoce que la propuesta de 50 metros de ancho genera rechazo de los residentes y admite que ésta era la opción que más expropiaciones contemplaba. “Ahora, hay distintos tipos de ésta. Algunas no tocan las construcciones y sólo alcanzan el antejardín, por ejemplo”, añade.

Respecto a si esa sugerencia efectivamente implica un bypass para desembocar de forma subterránea en la Alameda, responde que consideraba “el hundimiento de la Avenida Miguel Ramírez, para dar continuidad en el tránsito y prolongar Avenida Bernardo O’Higgins. Pero todo esto hay que mirarlo en el contexto de varias vialidades que se están viendo. Hay que observar (las iniciativas) a escala de ciudad, por lo que significa el crecimiento de estas dos comunas”, enfatiza.

En cuanto a si la propuesta de 50 metros de ancho contempla el tránsito de 3 mil a 4 mil vehículos por Villa Triana, explica que este punto todavía no es estudiado, por lo cual será examinado en las próximas fases del anteproyecto.

No obstante, en vista del rechazo que generó esta alternativa, el director regional del Serviu asevera que manifestaron a la Seremi de Vivienda “la urgencia de mantener el trazado y ancho (en 25 metros), de acuerdo a lo establecido en el Plan Regulador de 1990. Eso es importante de señalar, porque no es una vía que quisimos sugerir como ministerio. Más bien, está planteada como vía estructurante desde dicho plan”, sostiene. En ese sentido, afirma que la opción de 50 metros está descartada. “Esto fue planteado en algún momento, siendo incluso consensuado por la municipalidad, pero se desechó en esa fase. Ahora estamos sugiriendo una alternativa distinta, más cercana al Plan Regulador”, destaca.

Además, la autoridad declara que gran parte del camino ya posee 25 metros, aunque precisa que el lado más cercano a Escrivá de Balaguer y Avenida Central no tiene con esa extensión.

Sobre en qué fase se haya el anteproyecto, agrega que ésta consiste en su revisión y descarta que se vaya a materializar a corto plazo. Aquello, pues subraya que se trata de “una primera etapa de acercamiento a lo que puede ser un diseño definitivo”, cuyos resultados deben entregarse en tres o cuatro meses más. Por tanto, reitera que hoy analizan diferentes alternativas, para determinar la más rentable social y económicamente.

En cuanto a lo que viene cuando termine el proyecto de prefactibilidad, argumenta que deberán buscar los dineros para desarrollar el diseño, para más tarde conseguir el financiamiento para su ejecución. “Estamos hablando de alrededor de seis años (más)”, deduce la autoridad. Y en relación a las críticas a la alcaldía de Machalí, acerca de que les habrían traspasado montos para vincular esta comuna con Rancagua, por Avenida El Sol, Cárdenas contesta que desde el ministerio no han participado “en la entrega de ningún recurso asociado a eso”.

1 comments

LAS CALLES DE SERVICIOS, DEBEN EXISTIR, PERO EN RANCAGUA, LOS EXPERTOS EN LA MATERIA, CUANDO PASARON ESTA MATERIA EN SUS RESPECTIVOS CENTROS DE ESTUDIOS SUPERIORES, FUERON, PERO NO ENTRARON A LA SALA DE CLASE.
Este problema se presenta en Rancagua, Machali y a lo mejor en todas las comunas de Chile, Rancagua deben diseñar una nueva planificación territorial, mirando la calidad de vida de todos los habitantes y no de un pequeño numero de vecinos.
Faltan autoridades que dominen temas y tengan don de mando, pero en el horizonte no se divisa ninguno, prueba de ello es la instalación de la Universidad de Rancagua, en la Alameda, donde un señor que es afuerino sigue la sugerencia de un señor alcalde, cuyo resultado final, será peor a las soluciones que se barajan en Hernán Ciudad.
Mantener un plan regulador del Año 1990, CON ANCHOS DE CALLES DE 25 METROS, ES LA GUINDA DE LA TORTA.
Normalmente estos problemas se producen cuando las autoridades respectivas, no son capaces de HACER LAS COSAS UNA VEZ Y BIEN y no escuchan las opiniones de expertos en las materias respectivas, situación que se estaría repitiendo por enésima vez en Rancagua y Machali.

Deja un comentario