Cientos de jóvenes peregrinaron al Santuario de Puquillay

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 12 13 15 16 18 19 20 21 22 24 25 26 27 28

 

Fernando Ávila Figueroa
Texto y fotos

 

El estadio municipal de Nancagua fue el punto de encuentro para que cientos de jóvenes iniciaran ayer sábado su peregrinar hacia el Santuario de Puquillay. Con cantos y alegría los jóvenes subieron el cerro para así participar de la misa que encabezó el obispo, Alejandro Goic.

El recorrido estuvo resguardado por Carabineros, Bomberos y la Cruz Roja, así como hubo puntos de hidratación, pese a que gran parte de la región amaneció con un día nublado y frio, lo que ayudó a que el peregrinar fuera un poco más aliviado.

Se trató de la décima segunda oportunidad en la que los jóvenes peregrinan a Puquillay, y este año con el lema, “Con María a los Pies de la Cruz”, la idea fue que las nuevas generaciones se acerquen a la Iglesia con este tipo de actividades cercanas a ellos.
Momento especial se vivió cuando los jóvenes realizaron un homenaje al obispo Goic, recordando parte de su vida, entregándole obsequios, así como brindándole la sorpresa de presentarle a algunos familiares que viajaron especialmente para la ocasión.
En el marco del año de la Misión, donde se celebran los 90 años de la Diócesis de Rancagua, los jóvenes eligieron como testigo de la fe al obispo Goic, creador de esta peregrinación, por lo que le regalaron los atuendos propios de un sacerdote y episcopales para que pueda lucir.
Para muchos llegar hasta la cima del santuario fue un esfuerzo no menor, sin embargo, el Padre Diego Martin Nace, coordinador de esta actividad, indicó que no se registró ninguna situación que lamentar. Una vez en la cima los jóvenes fueron recibidos con canticos y entusiasmo, para luego reponer fuerzas con la colación que cada uno llevaba y así ser partícipes de la misa que encabezo el obispo Goic.
El Padre Martín Nace añadió que fueron cerca de mil 500 jóvenes los que finalmente llegaron a peregrinar, los que pertenecen a todas las parroquias de la Diócesis. Durante el trayecto pudieron reflexionar, así como muchos aprovecharon de reconciliarse con el Señor. “Es una alegría ver a esta cantidad de jóvenes, sacerdotes y todo el despliegue y trabajo que hemos realizado desde hace un par de meses”, dijo el sacerdote.
Para Javiera Figueroa, secretaria de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Rancagua, la convocatoria fue la esperada, destacando el entusiasmo que hubo durante la jornada. Destacó la relación que tienen con el Padre Diego Martín Nace, quien es el Asesor Diocesano, asegurando que en todo momento cuentan con su apoyo.

Top