Buscan rescatar el uso de vasijas de pañul para producir vinos más naturales

2pañul

-Se trata de un proyecto que está evaluando técnica y enológicamente la vinificación y guarda de vinos en vasijas diseñadas con arcilla de pañul, con el objetivo de agregar valor a la oferta vitivinícola regional conservando prácticas ancestrales.

 

 

Durante muchos años las vasijas de arcilla fueron recipientes utilizados para vinificar y guardar el vino, incluso existen pruebas de que eran usadas desde la época de los fenicios. Ya en el siglo XIX fueron sustituidas por recipientes de madera y finalmente, por los depósitos de acero inoxidable que se usan en la actualidad.
Debido a la tendencia mundial de producir vinos más naturales y como una forma de mejorar la competitividad de los pequeños productores de vino de la región, es que el Centro del Vino de Colchagua perteneciente a la Universidad de Talca, se encuentra trabajando en el proyecto “Evaluación de un prototipo de vasijas de vinificación y guarda fabricadas con arcillas de PañuI, para pequeños productores vitivinícolas de la Región de O’Higgins”.
Esta iniciativa busca entre otras cosas, diferenciar la producción vitivinícola de pequeña escala, a través de la innovación en los procesos de vinificación y guarda del vino. Para esto se han realizado distintas evaluaciones técnicas y enológicas sobre el proceso de vinificación y guarda de vinos en prototipos de vasijas diseñados con arcilla de Pañul.
“Con los análisis que hemos hecho hasta la fecha, se ha observado que no existen diferencias significativas entre un vino elaborado en una tinaja convencional, en una de pañul o en un tanque de acero inoxidable. Esto sumado a una degustación ciega que hicimos con la asociación de enólogos de Chile, en el que participaron 20 especialistas, dio como resultado que las pocas diferencias que se presentaron entre los distintos tratamientos del vino, fueron totalmente al azar”, comenta Macarena Berrocal, coordinadora del proyecto.
“Eso es una noticia muy buena – señala – porque significa que las vasijas hechas de arcilla de pañul sí sirven para hacer vino y perfectamente pueden sustituir el modelo de acero inoxidable y ofrecer vinos de la misma calidad, pero ahora con un valor agregado que es más atractivo y además más barato”, indicó la especialista.
Efectivamente el objetivo general del proyecto apunta a conseguir una vinificación que de un valor agregado al vino de pequeños productores, a través del uso de tinajas fabricadas con arcilla de la zona y así rescatar antiguas técnicas enológicas. Usando un material que se consideraba obsoleto, pero que puede entregar características únicas al vino.
La iniciativa que tuvo un costo de 89 millones de pesos, fue financiada por el Gobierno Regional de O´Higgins, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad. “Apoyamos este tipo de proyectos porque como Gobierno estamos realizando esfuerzos para dejar de depender exclusivamente de nuestros recursos naturales y ser capaz de agregar valor a lo que producimos. Si los pequeños productores comienzan a vender sus vinos elaborados en vasijas de arcilla de Pañul, tendrán algo atractivo para comercializar, algo diferente a la oferta que existe hoy en día y además entregarán un sello con identidad regional al mostrar la artesanía tan propia de esta región como lo es la arcilla de Pañul”, indica el Intendente de la Región de O´Higgins, Juan Ramón Godoy.
La etapa siguiente del proyecto será evaluar los potenciales cambios en la composición química y organoléptica de los vinos, atribuibles a la vinificación y guarda en este tipo de envases y se espera que al finalizar el proyecto que tiene una duración de dos años, los resultados obtenidos serán transferidos a los pequeños productores de vino de la zona.

 

 

PAÑUL

Cabe destacar que Pañul es una de las localidades de Cardenal Caro, provincia de la sexta región, que se caracteriza por sus hermosos paisajes y por sus artesanos que trabajan la arcilla del sector creando en mayor medida utensilios de cocina. Esta arcilla de Pañul fue escogida por el proyecto debido a que su composición química y física es compatible para el almacenaje de productos alimenticios y porque además la experiencia de los artesanos de la zona es ideal para fabricar vasijas de 300 a 500 litros.

Deja un comentario