Niño de 8 años fue herido por una pedrada mientras jugaba

Madre del menor afectado acusó a un vecino de ser el autor del hecho; no fue la primera vez que se encuentran en tribunales, ya que hay una serie de acusaciones cruzadas, pero jamás de esta violencia.
Felipe Alvear Silva
fotos: Marco Lara Silva
Un complejo caso policial-vecinal ocurrió durante la tarde del pasado martes y que involucró a un niño de sólo 8 años, que como tal, se encontraba jugando en una plaza de la Villa Los Naranjos, lugar donde reside. De acuerdo a la información el hecho ocurrió a eso de las 18 horas cuando el pequeño junto a otros niños disfrutaban de la agradable tarde; en ello, y sin mediar provocación, la víctima recibió una pedrada de gran tamaño, lo que le provocó un profundo corte en su cuero cabelludo, que le provocó un profuso sangramiento.

Ocurrido el hecho, los niños que jugaban se asustaron y fueron a sus respectivas casas. El menor afectado fue atendido por las vecinas de las casas colindantes a la plaza y posteriormente llevado a un centro asistencial. Y en medio de esto, las vecinas, entre ellas la madre del menor llamaron a Carabineros para acusar del hecho a un vecino del sector, de iniciales L.E.S.P.

Al lugar llegó personal de Carabineros de la Subcomisaría Diego Portales, quienes detuvieron al acusado. Al día siguiente, durante la mañana de ayer, el hombre fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía para ser formalizado por el delito de agresión a un menor de edad con lesiones leves, y la fiscal solicitó la medida cautelar de prohibición de acercarse a la pequeña víctima -que es su vecino-.
La medida fue debatida por la defensa, que acusó que la acusación de la madre era una denuncia instrumental, ya que el imputado por esta causa tiene un caso en que supuestamente es víctima de la madre del menor.

A la salida del tribunal la madre y el padre del menor señalaron a El Rancagüino que no es primera vez que ocurren agresiones contra su familia y otras de la villa, por lo que ya hay denuncias ante la Subcomisaría Diego Portales. Por su parte, el acusado indicó que él no fue ya que esa hora estaba en el centro de Rancagua comprando repuestos para automóviles, y que en los próximos días tiene un comparendo en que él es víctima de la madre del menor, por lo que sería un acto de venganza. Vecinos no involucrados en el tema señalaron que no es primera vez que el imputado tiene problemas con vecinos, aunque jamás con esta violencia.

2 comments

Me sorprende saber que una institución como los es un diario
escriba esta “verdad”, aún más el que usen eufemismos como “pequeña victima”
para dar lastima a los lectores. 1eramenete el “padre” del niño ni siquiera lo
es, el solo es una pareja más de la mujer. Otra cosa es que si ustedes
realmente indagaran solo un poquito más sabrían que este “padre” anteriormente había
apedreado la casa del acusado justo en la habitación de una chica-yo- que producto
de la hora (casi las 3 de la mañana) y las constantes veces que en la calle el “padre”
le gritara obscenidades ha tenido que empezar a tomar calmantes, eso sin contar
que actualmente está estudiando e incluso eso se ha visto afectado por los
hechos. Por tanto ustedes mejor que nadie saben las consecuencias de difamar a
alguien solo por supuestos por lo tanto se espera que esto no tenga que pasar a
más. PD: No es extraño pensar que si dos mujeres son amigar pueden mentir para
su beneficio aún más si los únicos testigos que
dijeron que eso sucedió sean 2 niños amigos ¿no? PD 2: soy estudiante de
psicología así que soy consciente de cómo los medios de comunicación pueden
manipular los hechos para beneficio de algunos así que no hablo solo por
hablar. Sin más me despido a la espera que empiecen a ser más considerados con
los hechos.

Que noticia más extraña, suena más a un caso de telenovela barata que a una noticia de verdad.
Al menos, como plantean el caso aquí, es muy sospechoso.
Para hacer semejante acusación se necesitan pruebas contundentes que avalen lo que se dice, puesto que lo que esta en juego es la reputación de un hombre.
¿No les parece sospechoso que la familia del pequeño agredido no dudara en inculpar al vecino?, la madre lo acusa fehacientemente pero ¿por qué? según el relato ella ni si quiera estaba allí (puesto que no fue ella, sino, otras vecinas quienes ayudaron al menor), tomando en cuenta que la familia del menor ya fue puesta en tribunales por el acusado, parece más una forma de venganza que tiene esa familia contra el vecino que un verdadero caso de agresión por parte de este.
A demás, el acusado presenta pruebas de no haberse encontrado en dicho lugar ese día, pero la familia del menor solo presenta el testimonio de una madre que no presencio el caso…
Que falta de respeto dar por hecho una noticia sin pruebas donde se deja desprotegida a la otra cara de la moneda.

Deja un comentario