Reo fugado en septiembre del 2014 fue detenido en transacción de drogas

2

Óscar Quezada Álvarez escapó desde la Cárcel de Rancagua tras hacerse pasar por enfermo. Ahora deberá esperar una nueva sentencia que se sumaría a la que tiene que cumplir hasta el año 2036.

 
Felipe Alvear Silva
fotos: Marco Lara Silva

 

 

Formalizado por un nuevo delito de infracción a la Ley 20.000 de Drogas y trasladado de inmediato a la Cárcel Colina II de Santiago, quedó el condenado Óscar Fernando Quezada Álvarez, de 53 años de edad, recluso que se fugó de la Cárcel de Rancagua el pasado 6 de septiembre del año 2014 cuando aún le faltaban 22 años de cumplimiento de condenas por tráfico de drogas y robo con violencia.

La detención de este peligroso delincuente se gestó gracias a una operativo antidrogas realizado por los peritos de la Brigada de Antinarcóticos (Briant) de la PDI Rancagua. Los detectives investigaban desde mayo a un sujeto que venía de Santiago a entregar contenedores con pasta base de cocaína para su posterior distribución en el sector nororiente de la capital regional. Gracias a diversas escuchas telefónicas los efectivos supieron de una transacción que se realizaría la noche del martes en la Villa Compañía Real.

Ya en el lugar los policías esperaron la realización de la transacción de pasta base, y una vez hecha, se acercaron para detenerlos. Uno de ellos, el domiciliado en la Región Metropolitana, se subió a su vehículo e intentó arrancar previo choque de un vehículo fiscal de la PDI; fue inmediatamente detenido. El segundo, el dueño de casa, intentó refugiarse en su inmueble, pero también de forma frustrada ya que fue inmediatamente arrestado. En el lugar incautaron dos bolsas con pasta base: una de 992 gramos y otra con 1,04 kilo gramos, más un arma de fuego que estaba en la casa allanada.

Pero al realizar los controles de identidad, los PDI descubrieron algo importante: el sujeto que conocían como el “Tatita Larry” (dueño de casa) es Óscar Fernando Quezada Álvarez (53), peligroso delincuente que el pasado sábado 6 de septiembre del año 2014 se escapó de la Cárcel de Rancagua tras hacerse pasar por enfermo; desde aquella fecha estaba en calidad de prófugo, escapando así a la pena que debe cumplir hasta el año 2036.

 
FORMALIZACIONES Y A NUEVA CÁRCEL

Tras el importante procedimiento realizado por los efectivos de la Briant de la PDI, los dos acusados fueron puestos a disposición del Juzgado de Garantía Rancagua, lugar donde le fiscal Sergio Pérez los formalizó por infracción a la Ley 20.000 de Drogas y a Quezada Álvarez, además, por infracción a la Ley 17.798 de Armas. Tras leer los antecedentes del caso el persecutor le solicitó al juez Luis Barría la prisión preventiva para Quezada Álvarez y para el otro imputado de iniciales N.E.V.M.; a pesar de la objeción del abogado defensor ambos quedaron con esta calidad.

Además, como Quezada Álvarez presentaba un quebrantamiento de condena, el fiscal lo formalizó por este delito, quedando también con la medida cautelar de prisión preventiva por 40 días. Cabe destacar que Quezada se arrancó de la Cárcel de Rancagua el sábado 6 de septiembre tras escapar de la Unidad de Salud, toda vez que se había declarado enfermo; en la ocasión muchos pensaron que el escape se había realizado vía el camión de la basura, ya que de la misma forma escapó el año 1994 desde la Penitenciaría de Santiago.

Óscar Fernando Quezada Álvarez tiene una condena por los delitos de robo con violencia y de infracción a la Ley 20.000 de Drogas, por lo que estaba cumpliendo una condena hasta el año 2036; con esta nueva causa -drogas e infracción a la Ley de Armas- podría aumentar su pena aún más, en al menos 5 años y un día. Para peor, Quezada deberá cumplir el resto de su sentencia en la Cárcel Colina II, considerada la más peligrosa del país y la quinta a nivel Latinoamericano.

Deja un comentario