Granerino gana el segundo lugar en el Festival Nacional e Internacional del Charango de Aiquile

2-
  • Cristian Reyes Montoya participó en el conjunto Los Grillitos y vivió en Francia hasta junio de 2015, donde fue uno de los fundadores del grupo Yawar Masi. Hoy produce su primer disco, tarea que lleva a cabo en Potosí. El álbum se llamara “4080”.

 

Marcela Catalán

Entre el 29 y 31 de octubre se desarrolló la trigésimo segunda versión de la Feria y Festival Nacional e Internacional del Charango de Aiquile, realizada en Bolivia, actividad que fue lanzada por el Ministerio de Culturas y Turismo. A la cita asistieron al menos diez delegaciones de otros países, contando entre sus participantes con un granerino. Se trató de Cristian Reyes Montoya (26), quien obtuvo el segundo lugar en el concurso de interpretación del charango.

En sus palabras, la importancia de este certamen es que se efectúa en la nación que es prácticamente la capital global del citado instrumento, en una localidad que constituye su más grande centro de producción y donde más luthiers se han establecido. Para él, “es el festival de charango más importante a nivel mundial”. Es así como en esta ocasión, compitieron músicos de Perú, Colombia, Brasil, Argentina y Francia, mientras que en años anteriores han habido incluso representantes de Japón.

En cuanto a lo que debió hacer, tuvo que ejecutar dos temas y sin uso de la voz. Uno debía ser del país anfitrión y otro tenía que pertenecer a su territorio de origen.

Según comenta Reyes, ésta era la segunda vez que visitaba Bolivia desde junio pasado. Su idea era “descubrir la esencia misma” de este instrumento, “ver cómo era tocado a principios del Siglo XX”, aparte de apreciar sus diferentes formas. Allá, en Potosí, produce su primer disco solista. Su nombre será “4080”, aludiendo a la altura a la que se encuentra esta ciudad, por sobre el nivel del mar. El álbum contempla composiciones propias, además de interpretaciones del folclore de esa nación y de Chile. Serán entre diez y doce melodías.

Sobre sus inicios en la música, explica que desde 1994 hasta 2002 participó en el conjunto Los Grillitos, en tanto que entre 2007 y 2009 aprendió de forma autodidacta la base del folclore, procurando la ejecución de cuecas, tonadas y otros ritmos latinoamericanos como el joropo venezolano. Un punto de inflexión en su carrera fue su llegada a Francia, la que se prolongó desde 2003 hasta junio de 2015. “Hace unos siete años y también con un amigo chileno radicado allá, nos reuníamos a tocar. Él me prestó su charango de estudio y empecé a practicar, siempre de modo autodidacta”, recuerda.

En la nación europea igualmente fue uno de los fundadores del grupo Yawar Masi, el cual sigue vigente hasta hoy para difundir el folclore latinoamericano en Lyon -a 400 kilómetros de París-. Además, en ese país fue parte de los más de cien músicos que interpretaron la cantata “Desde el quinto Sol”. Aquello, en homenaje a Bartolomé de las Casas.

“Quiero participar  de manera activa en la vida cultural de la Región de O’Higgins, con el objetivo de promocionar mi primer disco, hacer conocido el charango allá y abrir las puertas de quien quiera darme un espacio para expresar mi bella pasión”, asegura Reyes.

Deja un comentario