Investigadores trabajan para prevenir y mitigar la enfermedad mortal que ataca al kiwi

1

– Gracias a un proyecto financiado por el Gobierno Regional de O´Higgins, científicos de la Universidad de Chile trabajan desde hace dos años, en la implementación de técnicas de diagnóstico molecular para la detección temprana de la agresiva bacteria PSA, más conocida como el cancro bacteriano del kiwi.

 
La bacteriosis del Kiwi causada por Pseudomonas syringae pv. actinidiae (Psa) es una de las enfermedades que ha producido las mayores pérdidas en el cultivo del Kiwi en Italia y Nueva Zelanda, habiéndose reportado recientemente en Chile en huertos de la región del Maule, región del Bío Bío y hace poco también en la región de O´Higgins.
Esta temida enfermedad destruye el sistema de absorción de nutrientes y de agua de la planta, lo que puede llegar a provocar la muerte de la misma, ya que no tiene cura, trayendo consigo cuantiosas pérdidas económicas. A pesar de la gravedad del problema, hasta la fecha no se disponía de ningún resultado publicado de investigaciones (técnica y científica) respecto de la situación actual de la bacteriosis o cómo prevenirla.
Sin embargo y gracias al proyecto de la Universidad de Chile “Prevención de la bacteriosis del kiwi en O’Higgins”, se elaboró un boletín técnico que incluye material para el reconocimiento, manejo y prevención del Cancro bacteriano del kiwi y un catálogo de síntomas de las enfermedades que afectan al cultivo de esta fruta en Chile, constituyéndose esta publicación en la primera de este tipo en el país.
“Cuando nos comenzaron a llamar de distintos lugares por dudas o inquietudes de que la enfermedad ya había llegado a algunos huertos de la región”- señala Jaime Auger, Coordinador del proyecto- “fuimos y comprobamos que los daños eran causados por otras patologías, eso nos llevó a elaborar un catálogo con los síntomas de las principales enfermedades que afectan al kiwi, de tal manera que el sector productivo cuente con esta herramienta y puedan decir esto es Psa o es otro problema y así poder actuar rápidamente con medidas preventivas”, indicó el profesor de la Facultad de Ciencias Agronómicas, de la Universidad de Chile.
La iniciativa contempló monitorear selectivamente la presencia de Psa en la región en material vegetal y zonas de riesgo potencial, priorizando huertos de las variedades de kiwi más susceptibles.
Seminario
El proyecto tuvo su actividad de cierre en el Club de Campo de San Fernando, oportunidad en que los asistentes pudieron conocer acerca de la situación actual del cancro bacteriano del kiwi en la región, también sobre la sintomatología asociada al diagnóstico positivo de la Psa y la presentación del catálogo de síntomas para el reconocimiento de las principales enfermedades que afectan al kiwi en pre y post-cosecha.
Domenico Roberto Bressi, Gerente General de KiwiGold Chile SpA, empresa asociada al proyecto indicó que: “Hoy gracias a esta iniciativa pudimos postergar un poco el tiempo la llegada de la bacteriosis a la región, hemos podido desarrollar un método para detenerla precozmente, ya sabemos cómo se manifiesta y hemos descubierto que muchas veces son otras enfermedades las precursoras de la psa”, comentó.

 

 

Estos resultados constituyen un importante avance en el conocimiento de la enfermedad para su mejor prevención y mitigación, que desde este momento está a disposición de los productores de kiwi tanto de la Región de O´Higgins como de las principales regiones productoras de este importante cultivo en el país.

 

 

El proyecto tuvo una inversión de 150 millones de pesos a través del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de O´Higgins. “La producción y exportación del kiwi es muy importante para nuestra región, Chile es el tercer país productor de esta fruta en el mundo luego de Nueva Zelanda e Italia y O´Higgins una de las regiones del país con más hectáreas plantadas, por lo tanto apoyamos este proyecto que creemos nos ayudará a salvaguardar el sistema productivo regional considerando los múltiples focos ya declarados”, señaló el Intendente de la Región Juan Ramón Godoy.

 

 

Al respecto el Director Regional del Servicio Agrícola Ganadero, Rodrigo Sotomayor, señala que: “El trabajo de investigación que ha hecho la Universidad de Chile se complementa con lo que realizan los profesionales del SAG, ya que ambos efectúan una importante labor de educación fitosanitaria con los productores de Kiwi. Además, como servicio hemos implementado un plan de contingencia tendiente al control de esta plaga y hemos reforzado las actividades de vigilancia”, comentó.

 

 

Cabe destacar que el éxito de este proyecto ha sido fruto del trabajo conjunto del Laboratorio de Fitopatología Frutal y Molecular de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, el Gobierno Regional de O’Higgins y la empresa privada representada en esta oportunidad por KiwiGold Chile SpA.
Recuadro
Claudio Moore Tello, Encargado Regional Protección Agrícola y Forestal, SAG
¿Qué medidas de mitigación o plan de contingencia está trabajando el SAG para el control de esta plaga en la región de O´Higgins?
En primer lugar, se está haciendo énfasis en adoptar medidas básicas preventivas para evitar la infestación de huertos libres de esta enfermedad, tales como estacionar los vehículos fuera de los predios a una distancia de 100 m. de ellos, así mismo todo vehículo que ingrese a un predio debe desinfectar sus ruedas por medio de rodiluvio o lavado a presión con desinfectantes. También desinfección de manos a la entrada y salida de huerto, desinfectar todas las herramientas que se vayan a utilizar en el manejo de los kiwis, tanto a la entrada como salida del predio. Especial importancia tiene la labor de poda, donde se recomienda que cada trabajador disponga de 2 tijeras de podar y lleve un dispensador con solución desinfectante para éstas.
Así mismo a la entrada de cada predio se deberá disponer de pediluvio, para desinfectar el calzado de todas las personas que ingresan al predio, incluidos asesores, empresas de agroquímicos, trabajadores, etc.
En este mismo contexto, se recomienda a los productores implementar un calendario de pulverizaciones con el objetivo de proteger la planta de heridas naturales y daños mecánicos que puedan servir de puntos de ingreso de la bacteria. Para ello, se dispone de un listado de productos autorizados por el servicio cuya eficacia está comprobada, y que en su mayoría corresponden a productos en base a cobre.
Recordar que el mayor riesgo lo representan plantaciones menores de 6 años, y de variedades amarillas o rojas.
¿Cuándo y cómo se detectó la presencia de la Psa en la región?
El primer predio positivo fue detectado en octubre de 2014, correspondiendo a un predio de la variedad Hayward, plantado el año 2003 y ubicado en la comuna de Chimbarongo, y que lamentablemente no había aplicado medidas preventivas. La detección se realizó durante las labores de prospección habituales que realiza el Servicio en la región, y su posterior confirmación mediante el diagnóstico realizado en el Laboratorio lo Aguirre, mediante el respectivo Informe Fitosanitario.
A la fecha tenemos 13 predios positivos en la región, que comprenden las comunas de Chimbarongo, San Fernando, Rengo, Rancagua y Las Cabras y que en su totalidad suman 83,13 hás.
¿Cuál es el aporte que entrega este proyecto a los productores de kiwi? ¿Es importante el trabajo en conjunto entre el sector público, académico y privado para resolver estos temas?
La importancia de este proyecto se ve reflejada en varios aspecto tale como : permite abarcar un mayor número de predios prospectados ya que existe una coordinación entre los predios muestreados por el servicio y prospectados por la U. de Chile, otro beneficio lo representa la labor de educación fitosanitaria que se realiza con los productores de Kiwi, a través de seminarios, enseñanza en terreno de la sintomatología de la enfermedad, y entrega de material de difusión, del mismo modo se destacan las posible vías de infección incluyendo el polen contaminados.
Otro beneficio de este tipo de proyecto radica en la capacidad de la Universidad de realizar diagnósticos en su laboratorio de Fitopatología con técnicas moleculares para detección de la enfermedad, lo cual complementa la acción del servicio en esta materia y por lo tanto permite disponer de un diagnóstico oportuno cuando un predio se encuentra positivo, y mediante ello, implementar de inmediato las medidas de control definidas por el programa de Control Obligatorio.
Finalmente cabe destacar que en nuestra región existen 3054,4 hás y sólo 83,13 hectáreas positivas por lo tanto queda mucha superficie por proteger y por ello es relevante que adopten las medidas preventivas.

Deja un comentario