Productores de cereza toman medidas para enfrentar las lluvias de primavera

El agua caída hace unos días coincidió con las primeras cosechas de las variedades más tempranas. Por ello, los fruticultores han activado acciones para secar la fruta y reducir daños, por medio de la utilización de molinos de viento e, incluso, helicópteros. “La situación provocada por las lluvias de la semana pasada no es para generar alarma”, dijo el director de Fedefruta, Claudio Vergara Tagle, “sin embargo seguimos atentos”, detalló
Las lluvias de las últimas semanas no pillaron desprevenidos a los productores de cereza, fruta susceptible a daños y partiduras por agua caída, después la experiencia de diciembre de 2014.
“Sabíamos que esta primavera sería más lluviosa, por lo que ya estábamos mejor preparados para recibirlas”, señaló el director de Fedefruta y productor frutícola de la zona metropolitana, Cristián Allendes, con respecto a las precipitaciones que coincidieron con las primeras cosechas de las variedades más tempranas de cerezas.
El empresario explicó que por ejemplo en su caso, tras las lluvias que en su zona fueron de 7 milímetros, “partimos con pulverizadoras y prendimos los molinos de viento para control de heladas a modo de secar lo más rápido posible los árboles, para después realizar aplicaciones de fungicidas solo en la cereza que estaba en cosecha, ya que las variedades que aún estaban pintando y tomando color, no era necesario”.
Además, como la cosecha de cerezas en general se atrasó esta temporada al menos ocho días a causa de factores climatológicos, solo el 3% de lo plantado se vio expuesto a daños, centrándose en variedades más tempranas como Royal Dawn, GlenRed, y Brooks, que recién estaban comenzando esta fase.
Dicho diagnóstico coincide con el del también director de Fedefruta, Claudio Vergara Tagle, en cuya zona -Región de O’Higgins- cayeron 18 milímetros de agua. “Afortunadamente faltan más días para entrar en temporada alta de cosecha que es cuando se podría producir un daño mayor”, dijoVergara, quien en todo caso, no se quedó atrás en las acciones para evitar partiduras en las cerezas. “Normalmente, el 5% de la fruta temprana está bajo cobertizos, y la forma de controlar el resto que no está techado es ‘soplando’ con máquinas para control de heladas, nebulizadora y helicóptero”.
Segun el director de Fedefruta, “la situación provocada por las lluvias de la semana pasada no es para generar alarma todavía sin embargo seguimos atentos porque sabemos que el clima está inestable y vendrán nuevas precipitaciones que podrían reducir aún más las 20 millones de cajas estimadas para esta temporada”.

 

Buenos calibres

En cuanto a la temporada de cerezas, el director de Fedefruta y presidente de Fruséptima, Antonio Walker, indicó que “estamos apuntando a una producción similar a la última campaña, ya que si bien habrá menor carga de fruta por hectárea, entrarán en producción huertos nuevos y precoces que sostendrán los volúmenes”. Por ese mismo motivo destacó además que “la menor cantidad de frutos por árbol nos pone en condiciones de asegurar una cereza de calibre grande y de muy buena calidad, lo que sabemos redundará en una excelente demanda, no solamente de China, que compra más del 75% de la oferta chilena, sino también de otros países”.
Hay que recordar también que Fedefruta y Fruséptima lograron, a principios de año, un importante entendimiento con BancoEstado para techar huertos de cereza con acceso a créditos acordes a los flujos de caja de la fruticultura chilena, lo que da una oportunidad a los productores de hacer inversión antes imposibles, dado el bajo tipo de cambio que impactó por años al sector.

Related posts

Top