PRESUPUESTO 2016: MÁS INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO

Luis Felipe Céspedes Cifuentes
Ministro de Economía, Fomento y Turismo

 

La forma como los gobiernos asignan sus prespuestos refleja de modo transparente sus prioridades y sus respuestas a los desafíos más urgentes que el país debe abordar. Así, el presupuesto 2016 recoge claramente los compromisos y prioridades que como gobierno le hemos propuesto al país: mejor educación, salu pública de excelencia y seguridad ciudadana. En el presupuesto 2016 tambien se destaca un decidido apoyo al emprendimiento, la innovación y al fomento productivo. Todo lo anterior, dentro de un marco de responsabilidad fiscal que ha caracterizado a los gobiernos de la Presidenta Michelle Bachelet.
Por décadas nuestro desarrollo se ha basado en sectores económicos ligados a la explotación de recusos naturales. En muchos de estos sectores hemos sido capaces de ser altamente competitivos, lo que queda reflejado en el fuerte incremento de nuestras exportaciones. Pero si queremos seguir creciendo de manera sostenida, debemos innovar y diversificar nuestra canasta productiva. Y si queremos hacerlo de manera inclusiva, debemos dar oportunidades para que sea nuestro capital humano el factor principal de crecimiento. Y eso implica generar empresarios innovadores y trabajadores con mayores niveles de calificación. De esta forma daremos un salto en la productividad.
En materia de emprendimiento, nuestra apuesta es que quienes tienen buenas ideas y quieren esforzarse, cuenten con mayores oportunidades para emprender e innovar.

 
Nuestro compromiso es claro, se basa en acciones concretas y no solo palabras. Los recursos que el proyecto de Ley de Presupuestos 2016 consigna para el Ministerio de Economía crecen un 10,8%, y acumulan un crecimiento de 35% para los dos primeros años de esta administración. Contrasta con el 2,5% de crecimiento promedio anual de los cuatro años anteriores.
Tras ello hay una clara hoja de ruta: la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento, con un especial énfasis en la política de apoyo al emprendimiento y la innovación.
Con el presupuesto 2016 se consolidarán los programas que nacieron a partir de esta agenda. Destaca el nuevo programa de emprendimiento social, la red de mentores y los nuevos fondos de capital de riesgo temprano que buscan apoyar a los emprendedores en el llamado valle de la muerte. Tambien los más de 30 co-work o espacios físicos para el encuentro y trabajo colaborativo entre emprendedores, que ya comienzan a operar y cubrirán todas las capitales regionales, facilitando la regionalización del programa Start-Up Chile.

 
Pero más allá de las medidas, nuestro objetivo es reforzar los resultados que hoy ya se están materializando y que dan cuenta del comienzo de una mayor democratización del emprendimiento y la innovación.
El 2015 incrementaremos el número de beneficiarios de los distintos programas de emprendimiento e innovación, los que crecerán en un 87% respecto de lo logrado en 2013. Estamos respondiendo a una demanda creciente por emprender y que manifiesta en los números. Las postulaciones a los distintos programas de emprendimiento pasaron de 4.000 en 2013 a más de 10.832 en 2014. Para el caso de los programas de innovación, durante el año 2014 postuló un 75% más de empresas que el 2013.

 
No solo estamos aumentando el número de beneficiarios, sino que también llegando como nunca antes a un mayor número de empresas de menor tamaño y a más beneficiarios en regiones.
Durante el 2015 las micro y pequeñas empresas recibirán un 70% más de recursos para emprendimiento e innovación que en 2013. Y en 2015 casi el doble de empresas de regiones serán apoyadas con este tipo de programas respecto de los dos años anteriores.

 
Los resultados muestran también una mayor disposición a innovar. Los montos certificados por la Ley de I+D para el año 2015 se proyectan en más del doble de lo alcanzado en 2013.

 
Tenemos confianza en que está brotando una nueva generación de chilenos dispuestos a emprender e innovar y que como Gobierno estamos apoyando. Una nueva generación que está enfocada en el futuro, que no le teme a los cambios y quiere apostar en sus ideas, porque confía en ellas y en Chile. Creemos que a partir de ellos se puede formar un nuevo motor de crecimiento, con industrias más inteligentes y capaces de darle sustentabilidad a nuestro desarrollo.
El más reciente informe de la OCDE sobre Chile señala que la Agenda de Productividad es un paso importante en la dirección correcta y llama a su total despliegue. El Presupuesto 2016 responde a ese desafío. Lo tomamos como una muestra de confianza a los miles de emprendedores e innovadores que se están atreviendo. También como un respaldo a la política que como Ministerio de Economía estamos desplegando.

Deja un comentario