Portazo al progreso de ciencia

Dr. Gastón Muñoz Vera

Centro de Biotecnología Vegetal
Universidad Andrés Bello

 

 

Hace tiempo que vivimos en la sociedad de la información, la cual nace de la generación de conocimiento en base a la investigación científica en todo el mundo. Si nuestro país hubiese participado de la carrera espacial, que puso al hombre la luna, podría haber sido un agente activo del fuerte desarrollo tecnológico que esto trajo consigo. Afortunadamente, gracias a ciertas políticas acertadas, Chile cuenta con investigadores que tienen un buen nivel de formación y han participado, y entienden situaciones actuales como es vivir en la era post genómica, por ejemplo. En efecto, con el secuenciamiento del genoma humano se desarrollaron fuertemente nuevas ciencias como la biotecnología, bioinformática y nanotecnología que han impactado fuertemente el área de salud humana y agricultura, donde poseemos centros de este tipo e incluso carreras universitarias. Sin embargo, esta capacidad científica se desbaratara y no se constituirá en un pilar del progreso como lo ha sido en los países de la OCDE.
Es evidente que el país presenta particulares características que lo diferencian de otros. Al menos tres climas bien marcados, que otorga una amplia y diversa fuente de recursos naturales. Pero seguimos siendo productores de materias primas, sin agregar valor a éstos. El conocimiento, generado en el país, puede transformarse en tecnología y ésta resultar en un factor de innovación que mejorará la capacidad productiva, elevando los estándares de vida del país. Pero la capacidad de generar y aplicar conocimiento en Chile se frenará. Nuestros gobernantes han elegido la ignorancia.
Los movimientos llamados mediáticamente Furia Científica, Revuelta de Delantales Blancos o Científicos Indignados no son antojadizos y nacen de una serie de hechos preocupantes. La reciente renuncia de Dr. Francisco Brieva a la presidencia del CONICYT, máximo organismo que gestiona la investigación científica en Chile encendió las alarmas. Argumentó su cansancio al estar trabajando sin salario los últimos seis meses y ya cansado de luchar contra la burocracia estatal y el nulo interés por parte del Estado por mejorar y modernizar la organización interna y la relevancia de esta institución para el desarrollo de una política científica en Chile. Además, en el último tiempo ha habido una serie de irregularidades relevantes al pagos de becas, sanciones cuestionables a una gran cantidad de investigadores. Esto se suma a la baja en el número de Proyectos de Iniciación a la Investigación y al estancamiento del número de proyectos financiados en el concurso posdoctoral y a la falta de empatía en darle un status laboral más formal (con los seguros que todo trabajador debiera tener) al tipo de contratos que son sometidos quienes ejecutan investigación través de proyectos han terminado por crear un ambiente poco estimulante y frustrante para los investigadores.
Desde la vuelta a la democracia, diversos investigadores han conformado varias comisiones, atendiendo gobiernos de turno, para elaborar propuestas en bases a diagnósticos y comparación con otros países para generar un sistema que estimule la investigación científica y genere el conocimiento que necesitamos para poder dar el salto a un sociedad con un progreso sostenido, acorde a los tiempos. En este gobierno se constituyó una de las comisiones más ambiciosas, generando amplias expectativas, que a través del informe Un Sueño Compartido para el Futuro de Chile, da las directrices para formar el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Hasta la fecha, las gubernamentales indican que esto quedó en el olvido. De esta manera, se entiende que no hay intenciones de modernizar el aparato estatal para administrar y fomentar la Ciencia en Chile. Esto no solo frustrará a generaciones de investigadores altamente motivados y comprometidos, sino que condena al país a seguir siendo un mero espectador y consumidor de tecnologías que otros crearán, o sea un país tecnológicamente dependiente y con una economía en base a materias primas de bajo valor.
Es de esperar que las movilizaciones, marchas y protestas de los investigadores y estudiantes de Ciencias saquen al actual gobierno del letargo y abandono de la Ciencia Chilena y se enmienden rumbos hacia los caminos sugeridos y se apueste definitivamente a tener un mejor futuro en base a la investigación científica.

1 comments

Deja un comentario