Boliviano fue secuestrado en Rancagua y pedían droga para su liberación

1

 

El secuestro, el más violento realizado desde la Reforma Procesal, duró casi tres días y durante ese tiempo los raptores torturaron y drogaron al afectado. Además de  droga, los imputados le pidieron 100 millones de pesos a la hija del altiplánico, que actualmente cumple condena por narcotráfico.

 
Felipe Alvear Silva
fotos: Marco Lara Silva

 
Con detención ampliada hasta el próximo viernes 27 de noviembre, quedaron tres de los cuatro sujetos que durante la noche del lunes fueron detenidos por personal multidisciplinario de Carabineros, toda vez que eran los responsables del secuestro del ciudadano boliviano que fue raptado el pasado sábado después de ir a visitar a sus hijas a la Cárcel de Rancagua, lugar donde cumplen condena por un delito de narcotráfico.

Todo comenzó durante la tarde del sábado, a eso de las 12:30 horas, cuando el ciudadano boliviano junto a un chileno concurrieron al Complejo Penitenciario La Gonzalina, ubicado en el sector rural poniente de Rancagua, para visitar a las hijas del altiplánico, que están recluidas en el penal cumpliendo condenas por el delito de infracción a la Ley 20.000 de Drogas. Tras la visita, ambos salieron del lugar por calle La Gonzalina.

Pero mientras se retiraban, el vehículo en que se trasladaban fue adelantado raudamente por una camioneta, que al sobrepasarlos, frenó bruscamente para ser colisionada por alcance. El fuerte impacto imposibilitó que el vehículo menor pudiese seguir avanzando, lo que fue aprovechado por los cuatro tripulantes de la camioneta, quienes se bajaron con placas policiales, procedieron a bajar a los dos afectados y a subirlos a la camioneta.

Rápidamente los raptores condujeron la camioneta por la Ruta H-10 hacia el sur, y al llegar a la bencinera del sector cercano al supermercado, el secuestrado de nacionalidad chilena logró zafarse de los antisociales, y escapó del vehículo. Tras ello, los secuestradores escaparon por Río Loco hacia la Ruta 5 Sur, lugar donde enfilaron hacia la Región Metropolitana; paralelamente, el hombre que logró escapar dio aviso del hecho a Carabineros.

 

 

INVESTIGACIÓN Y DETENCIONES

Con los antecedentes aportados por el hombre que logró escapar -que al igual que el boliviano está protegido por el Ministerio Público-, Carabineros de la Sexta Zona conformó un equipo multidisciplinario para dar con los captores. Rápidamente los efectivos de la SIP Rancagua, el OS-7 y el Labocar de Cachapoal, más el apoyo del GOPE, del OS-9 y del OS-7 metropolitanos, lograron dar con el paradero de uno de los responsables en Santiago, el que quedó inmediatamente detenido.

Continuando con el amplio operativo, los carabineros se trasladaron a la comuna de Lampa, lugar donde estaba el resto de la banda. En el inmueble ubicado en un sector rural, los uniformados lograron la detención de otros dos involucrados, los que tenían en su poder al ciudadano boliviano, amarrado, con claros signos de haber sido golpeado en reiteradas ocasiones, en muy malas condiciones de salud ya que durante los casi tres días no lo alimentaron; incluso habrían abusado de él. Además, en el lugar encontraron plantas de marihuana en un indoor y un arma de fuego.

Los detenidos fueron identificados como Juan López Medina (20) -que está siendo además investigado por homicidio- más los hermanos Hugo y Camilo Chávez Salazar (de 28 y 25 años), e inmediatamente fueron puestos a disposición del Tribunal de Garantía Rancagua, lugar donde se realizó el control de detención y por disposición del fiscal Claudio Riobó, quedaron con detención ampliada hasta el próximo viernes para recabar más antecedentes. En la ocasión podrían ser formalizados por secuestro, infracción a la Ley de Drogas, infracción a la Ley de Armas y abuso sexual.

 

 

 

VIOLENTO SECUESTRO POR DROGAS

De acuerdo a lo señalado por el fiscal de la causa, Claudio Riobó, tras el secuestro “los captores se dirigieron a la comuna de Lampa, donde tenían un domicilio habilitado para mantener secuestrado al ciudadano boliviano, respecto del cual comienzan a solicitar dinero y drogas para su libertad, a la hija. En primera instancia pidieron 100 millones de pesos y 200 kilos de pasta base, con el correr de las horas bajaron sus pretensiones a 50 millones, hasta 30 millones”.

Por su parte, el prefecto (s) de Cachapoal, teniente coronel Andrés Troncoso, indicó que una vez conocido el hecho “se conformó un equipo multidisciplinario con personal de Santiago, y comenzaron a recogerse las evidencias que permitieron dar con pistas definidas. Con esto se logró ubicar domicilio en Santiago y se realizaron los allanamientos que terminaron con detención de las tres personas. Hay diligencias pendientes y se cree que hay además (faltantes por detener) una participante mujer y el cabecilla de esta banda”.

Para ambas autoridades el delito fue en todo momento muy violento. “La víctima tiene lesiones múltiples, contusas, también provocadas con un elemento filoso, una costilla rota y un órgano comprometido. Según la víctima durante los tres días recibió múltiples golpes, no se le dio alimentación y se le suministraron medicamentos que lo mantenían drogados”, indicó el fiscal Riobó. Por su parte, el comandante Troncoso agregó que “en general fue un delito que se caracterizó por la violencia, con algunas situaciones que podríamos definir de tortura.

Deja un comentario