EDITORIAL: Exportando a nuestra juventud

En estos días miles de alumnos de Cuarto Medio en nuestra región se encuentran de lleno en el proceso para poder postular a la educación superior.

 

Son días muy intensos, de sentimientos encontrados, último día de clases, licenciaturas , notas, puntajes, cálculos y posibilidades dan vuelta en sus cabezas con mucha intensidad.
Podrían ser los mismos sentimientos de un alumno santiaguino, pero los de los nuestros tienen el agravante de la incertidumbre, del no saber donde se irán ni cuanto costará a sus familias la nueva vida que significa el abandonar la casa, la ciudad y la región en busca de un futuro profesional.
Los primeros seguirán durmiendo en sus propias camas y compartiendo con sus familiares y muchos de sus seres queridos, los nuestros con suerte podrán volver a casa los fines de semana o tendrán que viajar cada día de madrugada para regresar en la noche sin importar la estación del año. Muchos de los nuestros no podrán regresar más que para las vacaciones y también muchos tal vez no regresarán.
Nuestra región es por esencia una región exportadora y generadora de riquezas para el país, pero como lo hemos dicho en otras oportunidades nuestra principal riqueza exportable no es el cobre , no es la producción frutícola ni los vinos , no son los productos agroindustriales …
Nosotros exportamos a gran parte de lo mejor de nuestra juventud que debe partir a estudiar a las distintas universidades del país ya que no contamos con los establecimientos educacionales que necesitamos.
Aunque hemos visto numerosos intentos fallidos de universidad para la región esperamos que algún día por lo menos una gran cantidad de nuestros jóvenes exportables se queden en la región y participen con toda la fuerza de su juventud en el crecimiento y progreso de todos.

 

Alejandro González Pino
Director

Top