Tinguiririca dio un gran paso tras derrotar a Colo-Colo en Santiago

El quinteto de los Energéticos superó en el último segundo 84-82 a los albos y, al cierre de esta edición, jugaba por su segunda victoria del fin de semana frente a Puente Alto en la Liga Nacional de Básquetbol.

 
El Tinguiririca San Fernando de Claudio Lavín se está acostumbrando a ganar sobre los últimos segundos de los partidos, dándole dramatismo a juegos que perfectamente podría abrochar antes. El sábado por la noche, el conjunto actual campeón de Libcentro cobró revancha de la final de la Copa Chile 2015 y superó a Colo-Colo 84-82 en un encuentro que se definió sobre la chicharra.
Los sanfernandinos, en el gimnasio municipal de Quilicura, entraron muy fríos. Un 15-2 en favor de los albos hizo pensar a muchos que otra vez el duelo se escaparía en el primer cuarto. Poco a poco, especialmente por la intensidad aportada por el base Franco Morales (que anotó 24 puntos, 15 de ellos desde fuera del perímetro) y de la potencia del nuevo extranjero Keith Gayden (encestó 17 enteros), TSF se metió en el partido, reacción que le dio réditos en el tercer cuarto.
Luego de bregar veinte minutos con parciales de 26-13 y 21-21 (global de 34-49), comenzaron a jugar. “Corrieron los sistemas” se decía en las tribunas y así fue. Una arremetida de 16-0 en tan solo cuatro minutos y diez segundos le permitió pasar arriba 50-49. A esa altura, los colocolinos no la podía creer más aún cuando, Tinguiririca cerró el cuarto 65-58 (parcial de 31-11) y llegó a estar a diez enteros sobre su rival (68-58 con 09:02 en el reloj) iniciando el último cuarto.
Pero, como para este equipo el segundo semestre no ha sido para nada fácil, bajaron el ritmo y eso lo aprovechó Colo-Colo. El quinteto de Gabriel Schamberger se anotó un parcial de 12-0 para meterse otra vez en ventaja (68-70) con 06:17 por delante. Desde ahí, solo dramatismo. Punto y punto, alternando liderazgos hasta llegar a los segundos finales donde los nervios y erradas decisiones comenzaron a jugar.
A falta de 01:10, Brandon Crowford, igualó el marcador a 82 y, en los tres ataques que vinieron, no hubo puntos, solo en el último segundo y esta favoreció a Tinguiririca. En una jugada preparada, en 15 segundos que quedaban, Franco Morales recibió el saque de Julius Holt y, el talquino aguantó la marca, trasladó el juego de un lado para otro y tras un freno sorpresivo le sirvió la naranja a Eduardo Sepúlveda que desde el límite de la zona sacó el tiro final que decretó la victoria sanfernandina por 84-82, triunfo que lo deja a tiro de cañón para meterse en zona de play-off teniendo en cuenta que, anoche –al cierre de esta edición- se medía contra Puente Alto en la capital.

 

 

REACCIONES

Félix Ibarra, uno de los que aportó desde el banco cuando el quinteto necesitaba rotación (10 puntos) sostuvo que desde el inicio “nos costó tomar el ritmo de juego, en el segundo tiempo tuvimos un cambio de actitud que nos favoreció bastante, entramos con todo y salimos a ganar como equipo, que es lo que tenemos que hacer siempre”.
Por su parte, el capitán del equipo, Eduardo Sepúlveda destacó que “fue una victoria muy trabajada, en el segundo cuarto tuve que tomar la conducción del equipo y la idea era sacarle un poco la pelota a Franco que cuando las cosas no le resultan se pone mal”.
Junto con ello, Lalo dijo que en esta victoria “trabajamos el partido desde el segundo cuarto, manejamos los tiempos pero lo importante es la garra, el renacer del equipo”.
Finalmente de cara a lo que viene, Sepúlveda expuso que “tenemos que entrar a los play-off como sea, este es un equipo que tiene historia de ganador”.

Top