Escuela de Coínco cuenta con su propio centro meteorológico

Los alumnos que integran el taller de ciencias junto a las profesoras a cargo, María José Rojas y Carolina González.
  • Iniciativa fue instalada en el Colegio Huallilén, fruto de la ayuda de profesionales de la Universidad de Santiago de Chile. De tal modo, los alumnos aprenden a interpretar datos sobre la radiación solar, la velocidad y dirección del viento, como también la lluvia caída y la humedad del aire.
Marcela Catalán

A fines del año pasado se instalaron los primeros implementos y en marzo de este 2015 se dio el vamos a la propuesta. Se trata del centro meteorológico del Colegio Huallilén de Coínco, iniciativa que es la primera de este tipo en la mencionada comuna y que es el resultado del financiamiento otorgado por la Ley de Subvención Escolar Preferencial (SEP) y el aporte de la Universidad de Santiago de Chile (Usach).  Esto último, pues el proyecto contó con la asesoría de los académicos Guillermo Sánchez -Dr. en Ciencias de la Universidad Federal de Río de Janeiro-, Álvaro Mauro -meteorólogo- y Ernesto Gramsch -Dr. de la Universidad de Nueva York-.

En cuanto a las características  de la propuesta, ésta incluye una estación de clima que está ubicada en el patio del establecimiento, la cual es inalámbrica y genera datos sobre la velocidad y dirección del viento, la temperatura interna y externa, cantidad de agua caída y la humedad del aire. Dicha información llega a un computador donde los alumnos pueden procesar estas cifras y darles un sentido, para transmitir todo aquello al resto de la comunidad educativa. Ahora también miden la radiación solar, luego de que el viernes obtuvieran los dispositivos para poder calcular este indicador, además de aprender a manejar estas herramientas.

Así lo explica María Antonieta Toro, directora del Colegio Huallilén, quien detalla que la iniciativa se realiza en el marco del Plan de Mejoramiento de la escuela. En sus palabras, cuando en 2014 se incorporó a esta institución, ya había trabajado en una experiencia de este tipo junto a la Usach, aunque dentro de otra recinto escolar. Dado el éxito de ésta es que desde la citada casa de estudios ofrecieron otra vez su apoyo, posibilitando el desarrollo del proyecto en Coínco. Así, en un comienzo, se invirtieron cerca de $4 millones.

Para continuar con esta iniciativa, la autoridad del establecimiento pretende comprar diez dispositivos para medir la radiación solar. Aparte, desean adquirir un solmáforo. El fin de este aparato es informar cuando haya una radiación UV extrema, pero valiéndose del uso de colores para, tal como un semáforo, difundir estos datos de manera más didáctica y comprensible -hoy ocupan uno artesanal-. Igualmente tienen colgado un panel Led en el mismo pasillo, el cual transmite esto de modo escrito.

En cuanto a los alumnos que han aprendido a trabajar en este centro meteorológico, se trata de doce pupilos. Estos se encuentran inscritos en el taller de ciencias, el que este año se enfocó en la ciencia que analiza los fenómenos atmosféricos. De acuerdo a María José Rojas, docente a cargo de la instancia, primero se capacitó a los profesores que están involucrados en la propuesta, para después comenzar a laborar con los estudiantes -que cursan entre tercero y octavo básico-. Es así como han realizado gráficos sobre el agua caída, aparte de efectuar otras actividades con los datos emanados por la estación del clima.

En ese contexto es que también conocieron el Servicio Meteorológico de la Armada de Chile, ubicado en Valparaíso. El viaje fue gestionado por Guillermo Sánchez de la Usach.

“Fue una visita súper enriquecedora, porque si bien es cierto que íbamos temerosos de estar partiendo con esta innovación, nos dimos cuenta de que los niños manejan súper bien la información y se pudieron desenvolver de forma excelente. Les sirvió bastante, ya que conocieron otras experiencias y compartieron con profesionales del tema. Fue una actividad muy motivante para ellos”, cuenta Rojas.

En esa línea, la directora de Colegio Huallilén enfatiza que su idea es hacer proyectos diferentes. “Esto marca una diferencia. Estamos buscando realizar iniciativas distintas, cosas novedosas para que nuestros niños aprendan”, remata.

Deja un comentario