Los chilenos no conocemos cómo es el calor estival

Bastó que estos últimos días, la temperatura del aire subiera a los 30°, para que casi todos pensáramos que llegaba el verano con toda su intensidad en la zona central de Chile. Pero es casi lo mismo que ocurre todos los años. Diciembre es el mes en el que se despide la primavera.
Ello ocurre generalmente alrededor del día 21, poco antes de la Navidad, pero nos cuesta habituarnos al calor, como así mismo aceptar la llegada de los fríos en el mes de junio.
En otros años hemos escrito artículos parecidos a éste de hoy, que nos llevan a pensar que los chilenos no conocemos el “calor estival”.
En nuestros recuerdos personales hemos evocado lo que ocurre en otros países del mundo en donde se alcanzan temperaturas que en el verano suben de los 40° a la sombra. Por ejemplo, en la ciudad de Miami, en los Estados Unidos, muy visitada por los chilenos, se considera normal que los termómetros marquen ese número.
Más cerca, en Panamá, Puerto Rico, Colombia y otros ocurre lo mismo. Lo que pasa es que en esos lugares el calor es húmedo y las manos y el resto del cuerpo lo reciben como si fuera más intenso.
Hace algunos años relatamos en estas páginas nuestra experiencia al recorrer valles del Rio Amazonas. Recordamos, por ejemplo, un artículo publicado en los primeros días de diciembre de 1967, hace cerca de 50 años.
Entonces decíamos: “Estuvimos un día completo en la selva, tras navegar unos 100 kilómetros por el rio hacia el oriente y recorrer a pie (con un guía por supuesto) hasta una tribu de indígenas yaguas y comprendimos por qué tanto hombreS como mujeres andaban totalmente desnudos.

Deja un comentario