EDITORIAL: La culpa no la tienen los celestes

Con vergüenza, rabia e impotencia como todos los chilenos fuimos anónimos testigos de los bochornosos hechos de violencia ocurrido en el estadio Elías Figueroa en Valparaíso.

 

Fuimos testigos de cómo delincuentes actuaron –hasta el momento- impunemente en vivo y en directo y nos sumamos a todas las palabras de repudio expresadas en varios medios de comunicación.
Pero el día después viene la reacción. La autoridad política asegura que el plan estadio seguro ha funcionado y se habla de jugar sin público los partidos de alta convocatoria, de bajar aún más los aforos de los estadios al mismo tiempo de poner aún más complejidades para que los verdaderos hinchas asistan al estadio.
Todo lo anterior nos lleva a preguntarnos ¿qué culpa tenemos los hinchas celestes de las mafias incrustadas en algunas barras?,¿porque una hinchada que se caracteriza por su buen comportamiento debe ser castigada?. Las declaraciones de ayer de las autoridades centrales no fueron claras, ¿O’Higgins deberá jugar sin público frente a Colo Colo?, esperamos que los delincuentes sean castigados, encarcelados y que las verdaderas hinchadas como la celeste no se vean limitadas aún más por un problema que afortunadamente en Rancagua aún miramos de lejos.
Ojala que nuestras autoridades locales sean capaces de defender este simple punto de vista y no se sometan a un plan, como estadio seguro, que no se caracteriza precisamente por considerar las variables locales al momento de la planificación.
Y cómo todo puede ser peor, el gran esfuerzo comunicacional desplegado durante el fin de semana por el gobierno, donde el gabinete en pleno salió a la calle a explicar todo lo realizado para mejorar la seguridad pública se ve empañado por los actos delictuales de Valparaíso. La sensación de impunidad no hace más que exacerbar la sensación de inseguridad, a lo que se suma el extraño robo del que fue víctima ayer la gobernación de Cachapoal.

 

 

Luis Fernando González
Sub Director.

1 comments

LOS PARTIDOS EN EL ESTADIO EL TENIENTE, PROVOCAN GRAVES PROBLEMAS A LOS VECINOS DE RANCAGUA, QUE SON CERCA DE 250.000, LOS HINCHAS DEL OHIGGINS, DEBIERAN UN NUMERO INFERIOR A 5.000 SOCIOS. LA SEGURIDAD DENTRO Y FUERA DE LOS ESTADIOS ES UN DRAMA EN NUESTRO PAIS, Y RANCAGUA NO ES LA EXCEPCION. EL FUTBOL PROFESIONAL ESPECIFICAMENTE EN RANCAGUA ES UN NEGOCIO EMPRESARIAL Y LOS HINCHAS Y AUTORIDADES SON CLIENTES, SALVO QUE ALGUNOS SEAN INVITADOS VIP.

Deja un comentario