Condena de homicida a libertad vigilada preocupa a familiares de victima

1

La familia de Jorge Villegas Hormazábal (San Vicente) aun no olvida cuando Roberto Orellana Riquelme le quitó la vida a este padre de familia. La revisión de la condena ya está en la Corte de Apelaciones.
Felipe Alvear Silva
Malestar existe entre una familia sanvicentana, esto luego que el pasado 26 de noviembre el Tribunal Oral en lo Penal de Rancagua entregara la sentencia que deberá pagar el hombre que asesinó a uno de los suyos, Jorge Villegas Hormazábal de 39 años; según el veredicto, el homicida Roberto Orellana Riquelme fue sentenciado a una pena de 5 años y un día de presidio menor en su grado máximo, por lo que optó y accedió al beneficio de la libertad vigilada.

El hecho en cuestión ocurrió durante la tarde del sábado 7 de junio del año 2014, cuando producto de una disputa amorosa, el argentino nacionalizado chileno enterró en cuatro oportunidades un cuchillo sobre el tórax de Villegas Hormazábal, quien fue trasladado de inmediato en un colectivo al Hospital de San Fernando, lugar donde llegó sin vida debido a la anemia aguda que le provocó la profusa pérdida de sangre.

Roberto Orellana fue detenido durante la misma jornada por personal de la PDI, y tras su formalización por el delito de homicidio fue dejado con la medida cautelar de prisión preventiva, esto hasta el pasado mes de noviembre cuando comenzó el juicio oral. Tras ser declarado culpable del delito de homicidio simple, esto gracias a la gran cantidad de testigos presenciales y peritos que participaron en el juicio oral, Orellana fue condenado a 5 años de presidio menor en su grado máximo, por lo que optó a la libertad condicional. Pero la sentencia ya fue apelada a la Corte de Apelaciones Rancagua, que deberá visar la pena impuesta.

“Se le condenó a cinco años de presidio menor en su grado máximo, y su condena fue libertad vigilada intensiva, o sea a pesar de las declaraciones de los testigos y otros no sirvió de nada. El espanto que esto produjo tanto en la familia como en el entorno fue de un gran dolor, porque la víctima era una persona muy trabajadora, padre de tres hijos, que daba trabajo a muchas personas. Hasta el día de hoy lo lloramos”, señaló a El Rancagüino la hermana de Jorge Villegas Hormazábal, Paola.

Deja un comentario