Animita que recordaba a hincha atropellado fue destruida

IMG_0627

José Pinto – Felipe Alvear Silva

 

A propósito de los grotescos hechos ocurridos en Valparaíso, en que un grupo de antisociales ingresó a la cancha del Estadio Elías Figueroa para sostener una batalla campal que, para muchos, fue el corolario de la violencia desmedida que le está ganando al fútbol –y que tanto la federación como las autoridades políticas actuaron cobardemente y no ejercieron sanciones-, la Región de O’Higgins también vivió su propio retrato de este mal endémico del deporte más popular del país.

Todo ocurrió la noche del 2 de diciembre tras la final de la Copa Chile que enfrentó a los dos equipos más populares del país: Colo Colo y Universidad de Chile. Una vez culminado el partido, que terminó con triunfo para los azules, desconocidos llegaron al kilómetro 103 de la Ruta 5 Sur –a la altura de Requínoa-, y sin medir el sufrimiento de los familiares le prendieron fuego a una famosa animita que recuerda a un joven hincha de la Universidad de Chile.

La pequeña construcción ubicada al lado del camino, fue erguida en honor a Samuel Sanhueza, hincha de la comuna de Renca que durante el año 2011 falleció atropellado en el mismo lugar, toda vez que intentó cruzar la carretera cuando regresaba de la Región del Maule junto a unos amigos, justo al mismo tiempo que un desconocido transitaba en su vehículo; decimos desconocido porque tras el atropello de Samuel, huyó.

Tras la dolorosa pérdida, familiares del joven instalaron la animita, y sus amigos de la barra azul la adornaron con los colores que a él más le gustaban. La construcción recordatoria era constantemente visitada por amigos y familiares, incluso por miembros del plantel de la Universidad de Chile que detuvieron su marcha para mostrar sus respetos. Esto, hasta el citado día, en que descriteriados decidieron prenderle fuego y destruir la imagen sin medir el dolor de amigos y familiares; al parecer, todo por el bendito fútbol.

 

IMG_0627

Deja un comentario