Las Cabras: Vecinos del Lago Rapel se oponen a nuevo trazado de la Carretera de la Fruta

1-

 

Residentes del sector crearon un grupo en defensa de este embalse artificial, pues argumentan que el trayecto preliminar arrasaría con el estanque, el medio ambiente del lugar y las actividades económicas que allí se realizan. Además, alegan que desde el MOP no les han entregado información oficial al respecto.

Marcela Catalán

Más de 2500 vecinos del área, incluyendo residentes de Santa Julia, El Carmen, Los Aromos y El Manzano, reúne el Comité en Defensa del Lago Rapel. El movimiento fue creado en Las Cabras, en el marco del análisis para definir el nuevo trazado que tendrá la Carretera de La Fruta. Y es que dichos habitantes no están conformes con la trayectoria que preliminarmente tomaría la infraestructura, argumentando que, de seguir tal cual, arrasaría con el citado embalse artificial y con las actividades económicas reinantes en el sector.
La ampliación de la ruta no ha estado exenta de problemas. Prueba de ello es que el proyecto original fue abortado en mayo de 2013, cuando la Sociedad Concesionaria La Fruta S.A, en ese entonces encargada de llevar a cabo la iniciativa, solicitó el término anticipado del contrato. La medida se amparó en una cláusula incluida en el documento y que permitía esa decisión, apuntando a que no podrían financiar las acciones de mitigación. Éstas se encontraban contempladas en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), donde figuraba que debían colocar barreras anti ruidos en las áreas pobladas, entre otras cosas.
En opinión de integrantes del mencionado comité, la anterior propuesta era mucho menos perjudicial que la actual. “Destruirán parte importante de la economía del lago, sólo para hacer pasar una carretera que es tres veces más cara que el trazado pasado. No sé cómo tienen la capacidad para instalarla en medio de un destino turístico. Se supone que estas infraestructuras no atraviesan por los pueblos, las sacan de ellos. En cambio, nos están cortando toda la libertad. Detrás del Cerro El Manzano queda ideal, que es donde se presentó la primera vez. No sé las razones de su rechazo”, arguye Luis Jorquera, tesorero de la agrupación.
Misma posición plantea César Guzmán, presidente de la entidad, quien añade que el proyecto “debería pasar por las faldas” de la colina. A su juicio, esa opción no produciría daño. “Hay alternativas mucho más viables, incluso más baratas, porque ahora vendría por la orilla del río. Ni pensar cuando haya años lluviosos. Al haber un incremento de caudales, se desviaría”, advierte.

 

“No nos han dado datos concretos”
Respecto al impacto del trazado preliminar, este último dirigente explica que la iniciativa traería graves consecuencias para el medio ambiente del sitio, repercutiendo así en el turismo de la zona. “El 80 por ciento de las personas de acá, viven de esta actividad. El 20 por ciento restante lo hace de la agricultura. Y todo lo que proveen, lo venden al turismo. Por tanto, rapeldirecta e indirectamente, resultan todos perjudicados”. Sobre los efectos para el Lago Rapel, apunta a que destruye todo el sector. “Acá tenemos coipos, garzas, llegan cisnes y una gran variedad de patos”, enfatiza
En esta línea, Guzmán recuerda que en el área hay un camping náutico. De acuerdo con él, en época estival llegan 3 mil personas al día. “Al lado está Granja Amanda, donde van mil visitantes en una sola jornada. Por ende, tienes una población flotante de más de 4 mil o 5 mil personas diarias, las que abastecen todos estos negocios. Al hacer un trébol como el planificado, ya no podrán ingresar a este sector, porque la entrada quedaría bloqueada por el trébol. Además, está la contaminación acústica”.
De ahí que Jorquera vuelva a proponer las faldas del cerro como el emplazamiento ideal para la ruta. De todos modos, señalan otro aspecto del problema: la no entrega de información oficial desde el Ministerio de Obras Públicas (MOP), acusándolos de no haberlos invitado a las citas que han sostenido con la Municipalidad de Las Cabras para socializar la propuesta preliminar.
“Ése es el grave conflicto con este trazado, porque no nos han dado datos concretos sobre los lugares y sectores (por donde pasará). Lo que hemos recibido, ha sido a través de otras personas que no tienen nada que ver con esos cargos o mediante lo que ellos han dispuesto en entrevistas de televisión, radiales y en los diarios. Pero es información vaga, los trazados son difíciles de entender”, alega Guzmán. De ahí que se hayan comunicado con Marlene Pérez, jefa de proyectos de la División de Desarrollo y Licitación del MOP, quien les pidió que enviaran sus peticiones a Mónica Ardissoni. Sin embargo, hasta el día de hoy, dice que nunca obtuvo respuesta suya.
También tiene reclamos contra el alcalde Las Cabras, Rigoberto Leiva. “Hemos visto vídeos y diferentes medios de prensa, donde señala que el nuevo trazado es bueno y que la gente está a favor del mismo”, añade el dirigente. Al respecto, Jorquera agrega que jamás se ha hecho una consulta ciudadana donde opinen los residentes del sitio.
“Quieren seguir ocultando el cierre (del proyecto), porque el 30 de enero vence el plazo para coordinar la trayectoria de la nueva carretera. En Santa Inés, donde comienza el Lago Rapel, está todo comprado, ya expropiaron. Lo único que queda pendiente (en este tramo) está acá, en la entrada a la laguna. Por eso no informan. Al mantenernos en duda, incrementan la sensación de pánico, pues las autoridades competentes no se han puesto de acuerdo. Ni siquiera han tenido la dicha de acercarse a hablar con nosotros, los presidentes de las juntas de vecinos”, critica Guzmán.

 

“La carretera no puede pasar por el cielo”

 

Consultado sobre el tema, el seremi de Obras Públicas, Pablo Silva Amaya, explica que durante la definición del trazado preliminar, éste ha sido consensuado con las diferentes municipalidades por donde pasa la Carretera de la Fruta – Malloa, San Vicente, Peumo y Las Cabras-. En sus palabras, en dicha discusión también han participado vecinos de estas comunas, pero que todavía no ha tocado el turno de socializar la propuesta con los residentes de El Manzano. Aquello ocurrirá el jueves 17 de diciembre.
De acuerdo con la autoridad, acerca del tramo de Las Cabras, los primeros encuentros se sostuvieron con esa alcaldía y, a petición de ésta, agendaron otros dos para hablar con la comunidad. Estos se realizaron en la biblioteca de esta parte de la región y en Llallauquén, declara.
Sobre cómo sería el trazado por la citada comuna, relata que irá “por la orilla del río, donde se produce un menor impacto, para después cruzar y enlazarse” con la actual ruta y así llegar a San Antonio. “Nosotros trataremos de que este proyecto tenga el menor impacto negativo posible. Éste se encuentra siendo preparado por los ingenieros de Concesiones de Santiago, donde se mostró una (sugerencia) original, que ha sido trabajada según lo visto en terreno y considerando las peticiones de los municipios. Recién lo mostraremos el jueves. Ahí, la gente tendrá la oportunidad de opinar”, comenta la autoridad.
Acerca de las quejas de los vecinos del Comité en Defensa del Lago Rapel, quienes alegan que no les han querido entregar información hasta este momento, el seremi responde que es imposible “salir y hacer un puerta a puerta para convocar a los residentes. Por lo tanto, los que organizan el territorio, son las alcaldías correspondientes (…) Se estaban haciendo algunas modificaciones a ese tramo y, si se las damos a conocer a todos, se distorsiona. Por eso las comunicamos en una reunión pública, donde los escucharemos (…) Yo tengo la impresión de que, cuando el edil (de Las Cabras) lo está haciendo en El Manzano, quiere decir que está llegando a todos los habitantes del sector”, desliza.
No obstante, la autoridad observa que “es difícil dejar al 100 por ciento de la gente contenta. Esa infraestructura debe pasar por algún lado por donde produzca el menor daño, pero debe pasar por alguna parte. Si será beneficiado o perjudicado, eso es a criterio de cada uno. Lo que nosotros perseguimos, es beneficiar a la mayor cantidad de personas. Queremos evitar la cantidad de accidentes que se producen por esta vía, en las condiciones de hoy”.
Otra preocupación del citado grupo es el aumento de vehículos que transitaría por esta área. En línea con ellos, dicha cifra pasaría de 500 a 4 mil o 5 mil automóviles. En relación a este punto, Silva argumenta que aquello todavía no está resuelto. Esto, debido a que aún no han finiquitado el trazado. Sin embargo, esgrime que sufrirá “un aumento proporcional al movimiento que se hace” por el lugar. “No es que vayamos a traer medios de transporte de otras partes. Nosotros queremos dar seguridad a la carretera, para los vecinos. En algunos sectores, la ruta pasa por donde mismo. En otros tiene un desvío, (pero) llevará el flujo que tiene en la actualidad”, sentenció.
Respecto a si el 30 de enero es el plazo final para definir la trayectoria de la iniciativa, el seremi responde que esa pregunta será contestada por Mónica Ardissoni el 17 de diciembre. “Nos interesa terminar este diseño, para poder licitar (…) Yo diría que no hay límites. Si no contamos con la aprobación de la comunidad, no tiene sentido hacer este proyecto. Pero acá debemos tener algo establecido. La carretera no puede pasar por el cielo”.
En relación a las expropiaciones llevadas a cabo en Santa Inés, Pablo Silva expresa que éstas fueron hechas para realizar la propuesta pasada. “Esta iba por la orilla del cerro, con lo cual la gente no estuvo de acuerdo”, asegura.
Sobre cuándo se realizaría el estudio de impacto ambiental, el seremi indica que dicha etapa tendrá lugar después de definir el trazado. Aquello, para determinar “cuánto medirá la ruta y los costos que tendrá, además de ver si habrá interesados en participar en la licitación. No sacamos nada con hacer ese análisis, si no pasará por un sector específico. Si lo hubiésemos hecho antes, quizá hablaríamos de un camino completamente distinto. Una vez que se resuelva esto, considerando la opinión ciudadana y lo demás, hay que licitar la construcción”. A juicio de la autoridad, esto último podría ocurrir durante el segundo semestre de 2016. Sin embargo, agrega que no se trata de “plazos tan tácitos. Eso dependerá de cómo avancemos en los trámites, por las diversas situaciones que deben cumplirse”.

Deja un comentario